Cultura

Balcones y Terrazas

Balcones y terrazas. Antiguamente no se construían balcones, por lo menos tal como ahora los entendemos. En algunos palacios antiguos de Oriente hay construcciones parecidas, pero están en estancias interiores y siempre cerradas por celosías. El balcón, en el sentido de ‘hueco abierto al exterior desde el suelo de la habitación, con barandilla por lo común saliente’, apareció en Italia a finales de la Edad Media, hacia el siglo XV. Dante fue el primer autor que escribió la palabra balcone, derivada de balco ‘tablado’ y esta a su vez del longobardo balko ‘viga’, de la misma raíz que el alemán balken. En el Renacimiento los balcones italianos sobresalieron algo más de la fachadas y fueron exportados al resto de Europa, sobre todo a los países meridionales.

El español adoptó el balcone italiano (junto con otros términos arquitectónicos) como balcón, documentado ya en 1535. Más tardío en nuestro vocabulario es palco ‘espacio o aposento de los teatros con forma de balcón’, duplicado del balco italiano y con pronunciación longobarda, registrado por primera vez en nuestro idioma en 1737 (Diccionario de Autoridades).

Los balcones suelen ser una prolongación exterior de los salones o estancias principales de las casas, pero también los hay en otras habitaciones, como las alcobas. Pueden ocupar un solo hueco, pero también los hay que ocupan todos los huecos de un piso de la fachada, dando incluso la vuelta a otras fachadas del mismo edificio, en cuyo caso se les conoce como balcones corridos.

Los primeros balcones eran de piedra labrada y calada, incluida la balaustrada (todavía hoy se construyen así), pero muy pronto empezaron a fabricarse también con barandilla de hierro. En los edificios rústicos y rurales el material preferido para la construcción de balcones fue (y en algunos sitios sigue siendo) la madera. Al conjunto de balcones de un edificio se le llama balconaje o balconada.

En las ciudades, las dimensiones de los balcones, su salida sobre la fachada y la distancia a que han de estar separados de los balcones de los edificios contiguos están reglamentadas en las ordenanzas municipales. Pero, ¿qué diferencia hay entre un balcón y una terraza? La ambigua definición que ofrece la Real Academia de terraza no ayuda a responder a esta pregunta: ‘Sitio abierto de una casa desde el cual se puede explayar la vista’; porque también podría servir para definir al balcón. Arquitectónica y jurídicamente balcón y terraza son términos diferentes, y la diferencia solo puede residir en la amplitud. El balcón no suele tener más de un metro o metro y medio de profundidad en perpendicular a la fachada, ya sea entrante o saliente, mientras que la terraza supera esta longitud, ocupando un espacio interior del edificio.

 

Leave a Comment