Salud

Citas sobre Dieta y Drogas

Citas sobre Dieta y Drogas

Dieta y drogas. El consumo de drogas siempre ha formado parte de la dieta cotidiana de millones de personas. Desde hace menos de un siglo se han prohibido determinadas drogas, y se controlan muchas de las consideradas legales a través de recetas médicas y venta en farmacias.  La ilegalización de ciertas drogas no sólo no ha acabado con la comercialización y consumo de las mismas, sino que ha propiciado la aparición de organizaciones criminales que traficaban con ellas, fabricándolas de manera peligrosamente fraudulenta, y condenando a la mayoría de los consumidores a la marginación.


            Por otra parte, resulta cuando menos contradictorio que existan drogas legales (controladas o no), que resultan ser tanto o más adictivas y dañinas que las ilegales: nicotina, valium, alcohol, anfetamina, cafeína, etcétera.


Al Dr. Solomon Snyder [descubridor de la endorfina], profesor de psiquiatría y farmacología en [la Universidad] Johns Hopkins, le gusta hablar del caso de una encantadora hindú ayudante de laboratorio, que trabajó con él. De pequeña había sido muy delgada, y sus padres estaban preocupados. La llevaron a uno de los mejores médicos de Bombay, en busca de algún tratamiento que la hiciera engordar. El médico prescribió marihuana –un vaso de marihuana en forma líquida, llamada bhang, antes de cada comida– para abrirle el apetito. Durante años lo estuvo tomando llena de fe, tres veces al día, hasta que, a los diecisiete años, se la juzgó suficientemente seductora para suspender el tratamiento. Pero como se trataba simplemente de una medicina, y nadie le había dicho que podía alterar su estado de ánimo de algún modo, ella nunca sintió el más mínimo síntoma de intoxicación ni ningún otro efecto. Maya Pines. Los manipuladores del cerebro.


Antes de 1650, los únicos europeos que habían tomado café eran los que habían viajado por el extranjero. Parece que es originario de Etiopía, probablemente de la región de Kafia, y se dice que el primer hombre que lo bebió fue un monje que se fijó en que las cabras que habían estado pastando en una zona de cafetos, saltaban llenas de vitalidad y de energía. Carson I. A. Ritchie. Comida y civilización.


Aún hoy, en comarcas tradicionalmente célticas de Gales (Reino Unido), cierta variedad de hongo psilocibio es consumido por Navidad en familia. Como puedo atestiguar por información de primera mano, se trata de stropharia c., generalmente de tamaño muy pequeño y potencia nada espectacular, que inducen una especie de cálida hilaridad. Antonio Escohotado. Historia de las drogas.


Como señala René Dubos, «los seres humanos siempre han tomado drogas: café, té, vino, mate. Según tengo entendido, Ghandi tomaba reserpina con mucha frecuencia; era parte de la cultura hindú desde hacía miles de años. Todos nos drogamos continuamente, aunque por lo general sin ser conscientes de ello. No consideramos que algo es una droga cuando es la norma en nuestra cultura. Simplemente es algo que solemos tomar». Algunas de las drogas más antiguas y legales, como el alcohol y el tabaco, son aceptadas por todo el mundo, aun cuando probablemente sean más dañinas que la marihuana, cuya posesión está castigada con años de cárcel. Las drogas más peligrosas de todas, las anfetaminas y los barbitúricos, algunas veces son recetadas con plena liberalidad por parte de los médicos, y eso en cambio se acepta. Cuando queremos mantener tranquilos a los niños o a los ancianos aceptamos los tranquilizantes. Hora es ya de que miremos estas prácticas con más objetividad. Maya Pines. Los manipuladores del cerebro.


Cuando se derogó la Ley Seca en USA, hubo una reunión de jefes mafiosos que decidió trabajar la heroína, cuya fabricación acababa de prohibirse en Estados Unidos. Como previó A. Rothstein, esa nueva prohibición iba a salvar la empresa de todos. Antonio Escohotado. Historia de las drogas.


El cocimiento de troncos de lechuga es un hipnótico de potencia proporcional a la cantidad de vegetal reducido. Tradiciones rurales vigentes en Francia y España (especialmente en Andalucía) recomiendan ese jugo para «soñar». Ya Dioscórides clasificaba el «jugo de lechugas salvajes» como un «áspero fármaco».Antonio Escohotado. Historia de las drogas.


El té fue descubierto por un emperador amante de las hierbas medicinales. En el año 2737 antes de Cristo, el emperador chino Shen Nung estaba preparándose una infusión de hierbas al aire libre. Puso al fuego su puchero con agua debajo de un árbol de Camellia thea, del que cayeron algunas hojas al agua mientras ésta hervía. Debió tratarse de un otoño suave, pues las hojas se habían secado en el mismo árbol y antes de que Shen Nung pudiese retirarlas del puchero, ya habían conferido a la infusión del emperador tal fragancia, que éste no pudo resistir la tentación de probar su sabor. Como aficionado a la medicina que era, Shen Nung intentó comprobar las ventajas de su descubrimiento. Pronto llegó a la conclusión de que el té no curaba ninguna enfermedad, pero que podía utilizarse para provocar el sudor, lo cual era muy útil para determinados tratamientos. Sólo había una de las penalidades humanas que pudiese aliviar: la fatiga. Apenas un sorbo le ayudaba mucho a desperezarse y levantarse por la mañana, y le mantenía despierto cuando tenía que seguir despachando sus asuntos de estado hasta altas horas de la madrugada. El té le desvelaba porque es un estimulante. Contiene teína, un alcaloide muy relacionado con la teobromina del chocolate y con la cafeína del café. Carson I. A. Ritchie. Comida y civilización.


En ciertos momentos críticos, los políticos necesitan encontrar un chivo expiatorio. Esta víctima brota como producto de estrategias políticas, más o menos conscientes, especialmente cuando los fundamentos de la autoridad se debilitan (…). En nuestros días, el poder suele utilizar los medios de comunicación para exagerar la peligrosidad del supuesto enemigo, y así consigue tres resultados: a) Restablecer la solidaridad social, que estaba debilitándose; b) Apartar la atención pública de los problemas reales y desviarla hacia problemas “montados” por la propaganda; c) Crear admiración y gratitud hacia las personas e instituciones que combaten contra los adversarios del bien común (…). No raras veces el poder necesita vocear con toda clase de megáfonos ciertos delitos de drogas para así lograr la (discutible y quizá injusta) unidad y aceptación de los valores políticamente defendidos. Y para silenciar otros delitos más graves, por ejemplo, de fraudes fiscales, de urbanismo, de corrupción pública, etc. A. Beristain. Citado por A. Escohotado en Historia de las drogas.


Farmacológicamente, uno de los hallazgos de la brujería medieval parece ser la poderosa psicoactividad de la piel de sapo, que contiene bufotenina o dimetiltriptamina (DMT), un alcaloide indólico muy visionario. Antonio Escohotado. Historia de las drogas.


Millones de personas, abstemias durante toda su vida, que nunca habían estado en una taberna o en un cabaret y que experimentaban una indiferencia absoluta hacia las alegrías de un bighball o de un Martini, de repente sintieron ansia de voltear botellas. Yo fui uno de esos millones. Nunca había bebido antes del 16 de enero de 1920. No era que lo desaprobara desde un punto de vista moral, pero es que no me gustaba el sabor del alcohol. De hecho, sigue sin gustarme. Bebo de vez en cuando, en reuniones, para evitar que me atrapen estando sobrio. Pero con el advenimiento de la prohibición, llegué a la conclusión de que, si era ilegal, debía haber algo especial en él que yo nunca había descubierto. Groucho Marx. Groucho y yo.


Mucho mejor me sabe lo que como en mi rincón sin melindres ni respetos, aunque sea pan y cebolla, que los gallipavos de otras mesas donde me sea forzoso mascar despacio, beber poco, limpiarme a menudo, no estornudar ni toser si me viene gana, ni hacer otras cosas que la soledad y la libertad traen consigo. Miguel de Cervantes. El Quijote.


Quiero afirmar algo de modo tajante: la evidencia científica acerca de la inocuidad de la marihuana es abrumadora, y no hay probablemente un solo producto del vademécum que haya sido analizado y estudiado más detenida y cuidadosamente. E. Lamo de Espinosa, exministro de Agricultura y de la Presidencia del Gobierno de España. Contra la nueva prohibición: los límites del Derecho Penal en materia de consumo y tráfico de estupefacientes. Boletín de Información del Ministerio de Justicia, 25-2-1983.

Leave a Comment