De vírgenes, espadas, chulos y santos

De vírgenes, espadas, chulos y santos

De vírgenes, espadas, chulos y santos. Pues sí, es un combinado explosivo. Pero así  es el castellano. Hace poco hablamos de espadas y hoces. Hablamos de la conexión entre espadas curvas, herramientas para labores agrícolas y el origen de sus nombres. Pero la cosa no para ahí. Los griegos nos han dejado un legado maravilloso, los pobres. Indro Montanelli escribió la “Historia de los Griegos y de Roma”. Los Griegos. No formaron un estado, sino una serie de ciudades-estados que se aliaban, separaban, federaban, etc. No hay nada nuevo bajo el Sol. Todo es ambiguo. Y los idiomas, más.

La descripción que hace Quesada, catedrático de muchas cosas, experto en la Ilíada y gran conocedor de la lengua griega antigua, de las armas de los Héroes, es muy interesante. Cuando habla de las copix o espadas clásicas y de las machaeras o espadas con filo, punta y de tamaño más corto, define estas como una “navaja suiza de la época”. Es un cuchillo o machete, palabra que viene directamente de MACHAERA, complementario, algo curvo, que lo mismo sirve para ser utilizado para corte que para agolpear, machacar. No es una espada de ataque y esgrima, pocas lo eran.  Lo que vemos en las películas es mentira podrida. Se iba al golpe o estocada.

Pero veamos dos palabras griegas. Makaira y maxaira.  Se dan varias posibilidades. Makaira puede venir de MAKAR (feliz). Nos encontramos con San Macario, gran protagonista del Concilio de Nicea y Obispo de Jerusalén. Colega de San Eusebio (el bueno) y de Santa Elena o Helena (Luminosa). Esta última era concubina de Constancio Cloro. De sus amores nació el tal Constantino que llegó a ser Emperador de Roma y promotor de la fusión de religiones que llevó al Catolicismo Romano . De hecho tanto el tal Macario como el tal Eusebio fueron los más opuestos a la teoría de Arrio.  Los tres santos buscaron en Judea y alrededores gran cantidad de suvenires religiosos. Se atribuye a San Macario el hallazgo de la Santa Vera Cruz. Hay versiones de los hechos. Se cuenta que encontradas bajo tierra varias cruces, Helena escogió la más grande. Pero se olvidan todos, o casi, que las cruces no existían. Los estipes eran palos clavados en el suelo. Así se ha llamado siempre al “tronco” de las palmeras. Y el Patibulum era el tronco de un largo equivalente a una persona con los brazos extendidos y que era portado desde el lugar del juicio al de la ejecución por el propio reo. Recuperado el cuerpo del reo, el patibulum volvía para ser reutilizado. Pero esa es otra historia. Macario parece ser la traducción de feliz. Pero antes de la versión sobre el nombre del Santo, vemos otro significado. El que lleva la machaera. Veamos como varias palabras que se utilizan en la Península y en varios idiomas, nos llevan a esta versión. MACARRA. Rufián que esconde un puñal o machete. Hombre de mala catadura que va armado. Chulo, majo o en catalán “maco”. Esto último parece conectar con macarra o su superlativo: macarrón.  MACARRÓN. Palabra genérica con que denominaba a las pastas secas con que se hacen comidas y que proceden del puré de raíces bulbosas o de harinas de cereales. Hoy fideos, macarrones, espaguetis, etc. Traídas de oriente por los mercaderes de la ruta de la Seda. Esta pasaba por el Sacro Imperio Romano de Oriente, de allí seguía por mar hasta la Playa de los Genoveses cerca del Cabo de Gata. En algún momento recibió esta pasta tal nombre. Hoy conocemos como macarrón a una de estas pastas secas de forma cilíndrica y huecas. Un chulo o macarra es una persona hueca, sin argumentos salvo la fuerza o ventaja que le da el ir armado. Pero no sé….

cabo de gata

Con el tiempo las cosas cambian y si decimos que algo es chulo estamos diciendo que nos gusta, pero si decimos de alguien que es chulo, la cosa varía. Puede ser un chulo desaprensivo o alguien valiente, valioso, ejemplar. Lo mismo pasa con majo, maja, chula, chulapa, chulapo, maco, maca… No es lo mismo el chulo madrileño que va como un pincel que el chulo antes mencionado. Igual pasa en Catalunya con maco y maca. Por ejemplo, si Gerardo Muñoz escribe un libro, dices: ¡Que chulo!  Un joven al ver el libro diría: ¡Que guapo!

Pero vayamos a algo que a mí me ha causado desasosiego. La palabra MACARENA. En Sevilla encontramos anécdotas maravillosas como la de la Virgen de Triana o María de la O. ¿Su origen? Barrio marinero de Triana. Marinos de religión musulmana y lengua mixta. Mezcla de árabe, latín, etc. Abecedario árabe. ¿Cómo enseñarles el culto cristiano? Fácil. Asistencia a Misa y repetición de cánticos y oraciones. Las mujeres de los marinos asistían al culto a María. El sacerdote les enseñaba varias retahílas. “Oh Clementisima, Oh Piadosa, Oh Siempre Pura Virgen María”. MARIA DE LA O. En esta bella ciudad tenemos dos Vírgenes Dolorosas. La Virgen de las Angustias y la Esperanza Macarena. De esta segunda se dice que su nombre viene de la construcción de su altar primero en un lugar dedicado a San Macario. De Macario, Macarena. Pero me parece algo muy simple. Sabemos que en Sevilla se lanzan piropos a las figuras de Santos y Vírgenes, incluso a las del propio Jesús. No creo que llamen a la Virgen de la Esperanza eso de Macarena por ser una imagen feliz. Es una Dolorosa. Su rostro es bello pero denota sufrimiento. ¿Lo de Macario? Pudiera ser. Pero veamos un detalle. Las  imágenes Dolorosas llevan un corazón, que a veces es de plata, oro o simplemente de madera, con siete puñales clavados. Los siete Dolores. El ropaje de la Macarena, a pesar de ser Dolorosa, no deja ver ningún puñal. Pero es dolorosa. ¿Quizás sea esta serie de puñales, chuchillos escondidos, el origen de su nombre? La que lleva los puñales, las espadas.  En su lugar vemos unas esmeraldas formando una serie de flores sujetas a su manto. Sobre el pecho. Como cubriendo los siete puñales, las siete penas. Les llaman “las Mariquillas”. Siempre acabo mis diatribas con una petición. Si alguien sabe algo más que lo diga. Porque tenemos una lengua rica, que convive con otras lenguas maravillosas, porque no acaba nunca de crecer, pero me gusta saber dónde ha empezado cada una de sus palabras. ¿No os pasa lo mismo?

EUSEBIO PÉREZ OCA

Artículos relacionados

Deja un comentario


         




Subir arriba