El español del futuro

El español del futuro

El español del futuro. Basta leer el Cantar del Mío Cid para comprobar lo mucho que ha cambiado nuestro idioma en el último milenio. Un cambio que se supone seguirá desarrollándose a lo largo de este nuevo que acabamos de estrenar. Elucubrar sobre cómo será el español dentro de mil años entra dentro de la ciencia-ficción, o mejor dicho de la filología-ficción, empresa harto difícil y aventurera por cuanto son muchos los factores que a buen seguro influirán en el vocabulario y la ortografía con el transcurso de los años, las modas y las resoluciones que adoptará la RAE. Sin embargo, como ejercicio futurista y acaso divertido podemos imaginar al menos cuales podrían ser algunos de estos cambios, considerando varias propuestas que se han hecho hasta ahora al respecto, casi todas inspiradas por un espíritu pragmático que propugna escribir tal como se pronuncia y que, sospecho, irá robusteciéndose (tal como ya vemos en los mensajes entre móviles y por internet) en las próximas décadas y hasta siglos.

Y si empezamos por orden el alfabeto, nos encontramos muy pronto con el viejo dilema existente entre la b y la v, dos letras que tienen idéntica pronunciación. Haciendo nuestras las pretensiones de antiguos lingüistas, podemos imaginar que en un futuro quizá no muy lejano una de ellas será sacrificada. En este caso, supongamos que será la v, por aquello de que hay muchas menos palabras que la incluyan (no hay ninguna que empiece, por ejemplo, por vl- o vr-). De manera que ya no se dirá ver, mover, suave, sino ber, mober, suabe.

cantar mio cid 1

Sigamos con la c (letra que encabeza el mayor número de palabras recogidas hoy en el diccionario de la RAE), que comparte dígrafo con la h para formar la ch y pronunciación con la k y la z. Podría muy bien quedar reducida su presencia a la ch (de pronunciación propia e insustituible), toda bez que la k podría sustituirla en palabras tales como kaballo, kobalto, kuna (algo por cierto ya muy de moda en algunas partes y sektores sociales, como Euskadi y los okupas) y la z hacer lo propio con bokablos tales komo zenar, zima.

Hay que rekonozer que kon la g existe desde siempre una konfusión enorme, debido a su koinzidenzia fonétika kon la j por un lado y al akoplamiento de una u muda por el otro. No es deskabellado que nuestros deszendientes simplifiquen todo esto dezidiendo que el sonido más lebe se eskriba siempre kon g, dejando la j para representar el más fuerte. De manera que se eskribirá gerra o gitarra (sin nezesidad de interkalar la u muda) y jenética, jemir o jitano.

Pokas kosas hay más predezibles que la desaparizión de la inútil h, quedando solo komo bestigio en el dígrafo ch. Eskribiéndose por konsigiente desde entonzes ablar, elado, igo, otel, umedad, zanaoria…

Entre la i y la y existe un konflikto fonétiko que podría resolberse kon ayuda de la ll, que también komparte sonido kon la griega. La ll, por ser letra doble y más fázil de konfundir en la kaligrafía, podría ser sustituida por la y, que a su bez dejaría de ser bokal, en benefizio de su ermana latina, inkluso komo konjunzión kopulatiba i no solo kuando la sigiente palabra empieze por i. Así, es posible que en el futuro se eskriba yabe, yebar, yober, kabayo, boi, ai, oi…

Otra sakrifikada será mui probablemente la q, que asta oi siempre yeba detrás una u muda i que komparte sonido kon la moderna i ambrienta k, que akabará sin duda sustituyéndola en palabras tales komo keso, kitar, porke o maketa.

Entre la r i la rr ai una inkoerenzia ke también es mui posible ke se resuelba en el futuro. Una i otra son impreszindibles por representar sonidos mui diferentes (bibrante simple la senziya, bibrante múltiple la doble) i no ser por tanto lo mismo pero ke perro. Sin embargo, ay bezes en ke, sonando komo bibrante doble, se eskribe komo r, lo kual yama a konfusión entre los aprendizes de nuestra lengua. De modo ke es mui probable ke dentro de unas dékadas o siglos, nuestros deszendientes eskriban algunas palabras tal komo nosotros las pronunziamos aora: sonrreír, alrrededor, rrapidez, Enrrike.

Komo konsekuenzia de lo dicho kon respekto a la g i a la q, desaparezerán todas las u mudas, no prezisándose pues la puntiyosa diéresis, ya ke todas ellas abrá ke pronunziarlas sin nezesidad de distingirlas: pinguino, berguenza.

La foránea w también desaparezerá, por preszindible. Se sustituirá por la letra kon la ke se pronunzie kada palabra, sigiendo las aktuales rrekomendaziones de la RAE: la b para las palabras de orijen alemán, la g+u para las de orijen inglés (Bagner, Bestfalia, guater, Guasinton).

Lo mismo okurrirá kon la x, kuya pronunziazión kada bez se asemeja más a la s, eszepto en akeyas palabras ke se pronunzian komo la j, eskribiéndose pues eszelente, senófobo, dúples, Méjico, aunke tal bez para esta última aya una mayor rresistenzia a tal kambio entre los abitantes de este país, pese a ke también eyos la pronunzian kon jota i ya esiste un prezedente kon Jalisko.

se habla español

I a todo esto abría ke añadir los kambios ke surjirán en los azentos, así komo la inkorporazión de neolojismos i la adaptazión de estranjerismos, ke a buen seguro serán numerosos y mui bariados, prozedentes de dibersos idiomas.

En rresumen, para kuando todo esto ocurra, si es ke ocurre, el español se escribirá de una manera mui diferente a la actual. I si no suzede komo akí emos pronostikado, será de otra forma, kon otras bariaziones, pero el rresultado final será el mismo, ya ke a nuestros deszendientes del siglo XXXI les rresultará tan difízil leer nuestros testos, komo a nosotros leer el Mío Zid.

Artículos relacionados
1 Comentario

 

  1. comment-avatar
    alicia parada14 marzo, 2014 - 16:50

     

    muy interesante!!

Deja un comentario


         




Subir arriba