Salud

Gripe

La palabra gripe es una adaptación del francés grippe, que a su vez procede del sufijo alemán grüpi, derivado de grûpe(n) ‘agacharse, acurrucarse’,‘temblar de frío’, ‘estar enfermizo, encontrarse mal’. Documentada grippe en 1855 (Gaspar y Roig) ‘catarro pulmonar epidémico’, esta forma nunca fue recogida por el diccionario de la Real Academia Española, que registró gripe por primera vez en su edición de 1899, forma ya documentada en 1895 (Zerolo). Sin embargo, durante la pandemia de 1918, en la mayoría de los periódicos españoles aparece escrita la forma grippe.

Así, pues, aunque la gripe es una enfermedad conocida desde tiempos remotos, su denominación actual es relativamente reciente. ¿Tiene otros nombres esta enfermedad? Al mismo tiempo que gripe, la Real Academia registró en su diccionario (1899) la voz figurada y familiar trancazo, con idéntico significado. También se conocía esta enfermedad con el nombre de influenza, del italiano influenza, documentada también en 1895 (Zerolo) ‘palabra italiana que se emplea para designar una enfermedad epidémica, conocida con los nombres vulgares de dengue y trancazo y que es una especie de catarro epidémico’; en el DRAE desde 1927 ‘italianismo por trancazo o gripe’.


La confusión entre dengue y gripe duró todavía varias décadas. Hasta que por fin se descubrió que el dengue es una enfermedad distinta, transmitida por el mosquito aedes aegyti.

¿Y qué agente patógeno causa la gripe? Ahora sabemos que la pandemia de gripe de 1918 fue causada por un brote de influenza virus A del subtipo H1N1, pero entonces este dato se desconocía y se pensaba en otros gérmenes patógenos, como el bacilo de Pfeiffer o bacillus influenzae, un microorganismo descubierto por Richard Pfeiffer en 1892. Actualmente se sabe que el bacilo de Pfeiffer (más conocido como haemophilus influenzae), responsable de un amplio rango de enfermedades (meningitis, neumonía, sepsis), en la gripe no es más que un germen de acompañamiento.

La pandemia de 1918 causó millones de muertes en todo el mundo. Los indicios apuntan a que brotó en un campamento militar del condado estadounidense de Haskell y que los soldados llevaron consigo el virus al frente francés en aquel último año de la Primera Guerra Mundial, y desde allí se propagó por todo el orbe.

Debido a la censura que existía en los países combatientes, nada se publicó en ellos sobre la epidemia. Pero en España, país neutral, la prensa informó enseguida de su existencia, por lo que se creyó en el resto del mundo que había surgido aquí, dándole el nombre de «gripe española». Ello indignó a buena parte de los periódicos españoles, muchos de los cuales protestaron diciendo que, en todo caso, debía llamarse «grippe francesa», pues era evidente que, en el caso de España, había llegado desde ese país vecino, presumiblemente a través de los soldados portugueses que regresaban enfermos o heridos desde el frente a su país en trenes españoles.

En España, donde enfermaron casi 8 millones de personas, de las que fallecieron cerca de 150.000 según fuentes oficiales (el doble, según datos oficiosos), la epidemia fue conocida popularmente también con otros nombres: «enfermedad de moda» y «soldado de Nápoles», porque apareció cuando en los teatros se representaba la Canción del Olvido.

Dejar un comentario