Historia del retrete

Historia del retrete

Hasta bien entrado el siglo XIX las casas carecían de retretes, en el sentido que ahora los conocemos. Los habitantes de los pueblos y ciudades hacían sus evacuaciones en lugares ajenos a la vivienda propiamente dicha, casi siempre ubicados en rincones del corral anejo. Eran las letrinas

La palabra «letrina» deriva del latín «latrina», que a su vez era una contracción de «lavatrina», nombre con el que los romanos designaban antiguamente el lugar destinado para el baño, luego llamado «balneum». Situadas junto a la cocina para aprovechar el agua caliente con que se hacía la comida, las lavatrinas sirvieron también como lugares donde expeler los excrementos, que eran desalojados por los desagües con el arrastre del agua. Cuando en el siglo III a. C. los romanos establecieron los baños públicos, desaparecieron los privados de las casas modestas y, en las ricas, se construyeron con hipocaustos, quedando la «latrina» como aposento dedicado únicamente para evacuar.

En Pompeya, debido a la gruesa y mortífera capa que la cubrió, generada por el flujo piroplástico expulsado por el Vesubio en el año 79 d. C., se han conservado casi a la perfección las letrinas públicas. En una gran sala, pegados a tres de sus paredes y con soportes de piedra, había asientos que vertían sobre un canal de agua corriente que pasaba junto al muro y que arrastraba las inmundicias hasta el alcantarillado.

En esta ciudad había una o dos letrinas en casi todas las casas. Muchas tenían dos piedras labradas donde poner los pies, en cada una había una esponja sujeta a un palo (que servían para lo mismo que las actuales escobillas), algunas estaban aireadas por ventanas y las que no vertían en las alcantarillas lo hacían en pozos ciegos. Pero, como muchas otras costumbres higiénicas, el uso del agua en las letrinas, tanto privadas como públicas, desapareció durante la Edad Media.

Reducidas a un simple agujero en el suelo que comunicaba con un sencillo y maloliente pocillo a manera de depósito, sobre el que se colocaba, en el mejor de los casos, tablones de madera o placas metálicas en los que poner los pies (conocidas popularmente «a la turca»), las letrinas estuvieron durante siglos situadas fuera de las casas, en lugares cubiertos y más o menos escondidos, en los que el agua, si llegaba, lo hacía en cubos. El motivo principal por el que las letrinas se preferían lejos de las viviendas era obvio: el mal olor que despedían. Pero esta lejanía entrañaba también la incomodidad de tener que salir de la casa por las noches o en momentos de fuerte inclemencia climática. Para evitarlo, se usaban bacines u orinales, que por supuesto apestaban hasta que eran vaciados y limpiados. A pesar de este inconveniente, como si los efluvios que despedían sus cuerpos no fueran tan hediondos como los del resto de los humanos, algunos privilegiados contaron ya en el Medievo con la comodidad de tener siempre cerca una especie de segundo trono en el que evacuar.

Eran reyes, príncipes, cardenales y demás gentes poderosas que tenían a su servicio sillones o cajas cuadradas de madera, debidamente agujereados y que contenían un bacín. Estos otros tronos solían guardarse en un cuarto pequeño y contiguo a la alcoba, junto a otros objetos de variado uso. Estos cuartos servían por tanto de almacén, pero también para retirarse a meditar, comer a solas o lavarse.

Solo los palacios y las mansiones de los más potentados poseían estos aposentos íntimos, llamados retretes (del provenzal o catalán retret). En 1597, el escritor inglés John Harington inventó un asiento con cisterna que se vaciaba con el agua que ésta despedía al accionar una válvula. Ofreció su invento, al que llamó «Ayax», a la reina Isabel II de Inglaterra, quien mandó instalarlo en su palacio de Richmond. Pero al parecer dejó de usarlo muy pronto por culpa del ruido que producía y por la peste que salía constantemente del pozo ciego sobre el que estaba colocado el «trono», conocido como «water-closet» (literalmente, ‘armario de agua’).

Fue un matemático y relojero escocés, Alexander Cummings, quien perfeccionó en 1775 el «water-closet», convirtiendo el viejo trono de madera en una taza de porcelana e incorporando una tubería en forma de ese (un sifón) en el desagüe, de modo que en la parte inferior de la misma siempre quedaba algo de agua, evitando así que los gases salieran del depósito subterráneo o del albañal que comunicaba con el alcantarillado. Cummings patentó su w.c. con sifón y setenta años después fue obligatoria su instalación en todas las casas inglesas de nueva construcción.

Los españoles fueron poco a poco aceptando el water-closet inglés, no importándoles meterlo dentro de sus casas, por cuanto era inodoro, o sea, no olía. ¿Y dónde lo colocaron? Pues en los retretes, que por aquel entonces (comienzo del siglo XIX) ya era una habitación bastante común en las casas españolas, y cuya semántica evolucionó de ‘cuarto pequeño destinado a retirarse’ a ‘aposento dotado de las instalaciones necesarias para orinar y evacuar el vientre’ (Academia, 1817) y ‘estas instalaciones’ (1970). Comoquiera que «retrete» fue convirtiéndose en una palabra demasiado vulgar, a lo largo del siglo XIX empezó a ser sustituida por «inodoro» para referirse al aparato y «escusado o excusado» para la habitación donde estaba instalado.

A finales de ese siglo se empleó igualmente el nombre inglés, water-closet, o simplemente water, que acabó siendo adaptado a nuestro idioma como váter. Pero también váter se consideró vulgar, por lo que ya en del siglo XX empezaron a emplearse otros sinónimos supuestamente más elegantes para referirse tanto al aparato (taza) como a la habitación (aseo, baño, lavabo). Fue a partir de la segunda mitad del siglo XIX cuando los ayuntamientos españoles comenzaron a exigir la colocación de inodoros, debidamente conectados al alcantarillado o a pozos ciegos, para conceder permisos de edificación.

& Comentarios

 

  1. comment-avatar
    Gloria Hinojoza13 Agosto, 2015 - 17:48

     

    Muy buena información, podría saber cual es tu fuente?
    Saludos =)

    • comment-avatar
      Curiosidario13 Agosto, 2015 - 23:58

      Curiosidario ofrece la bibliografía utilizada para la mayoría de sus entradas en
      el apartado correspondiente del menú principal. Para este artículo en
      particular, son diversas las fuentes a las que se ha recurrido: revistas,
      periódicos de época (hemeroteca), libros, enciclopedias… Las publicaciones
      principales consultadas son el “Diccionario crítico etimológico” de Corominas y
      Pascual, y la Enciclopedia Universal de Espasa-Calpe.

Deja un comentario


         




Subir arriba