Menorca – Ibiza | Las Islas de la Luna

Menorca – Ibiza | Las Islas de la Luna

Menorca – Ibiza | Las islas de la Luna | La primera de Las Islas de la Luna, y de todo el territorio español, en recibir y despedir los rayos del sol es Menorca, quizá la Isla Central del mundo que cantara Homero.

Menorca es la isla más oriental y septentrional de las Islas Baleares (España). Es la segunda en extensión y tercera en población del archipiélago mediterráneo. Su nombre proviene del latín Minorica, debido a que los romanos así la denominaron por ser menor que la isla de Mallorca.

Fue declarada Reserva de Biosfera el 8 de octubre de 1993 por la Unesco. Menorca tiene una población de 92.348 habitantes para 2015, por lo que es la tercera isla más poblada de Baleares, tras Mallorca e Ibiza. Menorca es uno de los paraísos del Mediterráneo occidental, una perla bañada por un mar apacible y protegida por un clima amable. Una banda cromática infinita permite ver como se confunden el azul de su cielo con el turquesa de sus aguas, el verde oscuro de sus bosques, el marrón de sus rocas y el blanco de sus playas.

Con 216 kilómetros de costa, Menorca cuenta con más de 70 playas, de fina arena blanca en el sur y de rojizos tonos en las más agrestes calas del norte. Su variedad geológica la convierte en un paraje de indudable belleza en el que contrastan salvajes acantilados con suaves arenales. Además, los puertos nos muestran una tradición marinera que sigue como medio de vida para muchos y como diversión navegante para otros. Menorca vive de cara al mar y sus faros repartidos por su geografía nos lo recuerdan.

Menorca tiene un tempo especial, propio. Menorca vive a otro ritmo. Un ritmo lento, tranquilo, que se acopla al entorno, que se adapta a su paisaje. Menorca es un destino Slow desde siempre, antes incluso de que se acuñara esta expresión. Es toda una declaración, una filosofía propia, un estilo de vida. El carácter isleño se ha forjado con este ritmo propio que ahora ofrece al visitante.

Ibiza (Eivissa) es una isla situada en el mar Mediterráneo y que forma junto a las de Mallorca, Menorca y Formentera y varios islotes de menor tamaño el archipiélago y comunidad autónoma de las Islas Baleares, en España. Cuenta con una extensión de 572 km² y una población de 140.964 habitantes en 2015, por lo que es la segunda isla de Baleares en términos de población tras Mallorca.

Su longitud de costa es de 210 km, donde se alternan más de 40 peñascos e islotes de diversos tamaños. Las distancias máximas de la isla son de 41 kilómetros de norte a sur y 15 kilómetros de este a oeste. Posee una morfología muy irregular formada por varias montañas, de las cuales la más alta es Sa Talaia, situada en el municipio de San José, con 475 metros de altitud.

La isla tiene gran fama en todo el mundo por la belleza de sus calas y playas y la calidad de sus aguas, así como por fiestas y discotecas, que atraen a numerosos turistas. Entre los clubs más famosos se encuentran Space, Pachá, Privilege Ibiza, Amnesia, Café del Mar, Es Paradís y Ushuaïa Ibiza. La zona del puerto de Ibiza también atrae a muchos turistas por su vida nocturna.

En la ciudad de Ibiza, el visitante encontrará el recinto amurallado renacentista, la iglesia de Santo Domingo, las casas señoriales, la Catedral, la Casa de la Curia, el Museo Arqueológico, el Castillo, el Museo de Arte Contemporáneo de Ibiza y la Necrópolis Púnica del Puig des Molins, entre otros puntos de interés.

ibiza
Sant Josep de sa Talaia ofrece un patrimonio extenso. La iglesia de Sant Jordi, la de Sant Francesc de s’Estany, las torres des Carregador y de ses Portes, el poblado fenicio de Sa Caleta, declarado también Patrimonio de la Humanidad; la iglesia parroquial de Sant Josep, la Torre del Pirata o d’es Savinar, el establecimiento rural púnico-romano de Ses Païses de Cala d’Hort y la torre de Comte o d’en Rovira. Sin olvidar la iglesia de Sant Agustí o la parroquia de es Cubells.

En Sant Antoni de Portmany se pueden visitar la iglesia de Sant Rafel, la capilla subterránea de Santa Agnès, la Cova des vi o de ses Fontenelles, las torres d’en Lluc, la iglesia de Sant Antoni y la de Sant Mateu y la pequeña capilla de Buscastell.

En Sant Joan de Labritja pueden disfrutar del conjunto arquitectónico rural de Balàfia, las iglesias de Sant Miquel y de Sant Llorenç, la torre de Portinatx, las iglesias de Sant Joan y Sant Vicent y el santuario púnico de es Culleram.

En Santa Eulària des Riu pueden visitar ses Feixes junto al núcleo de Jesús, la iglesia de Puig d’en Valls y el Puig de Missa en Santa Eulària, donde se encuentran el museo Barrau y el museo Etnológico junto a la iglesia.

En la zona de Sant Carles, encontraremos la iglesia con el mismo nombre y la Torre d’en Valls, cerca del Pou d’es Lleó.

En Santa Gertrudis de Fruitera nos deleitaremos con la arquitectura de su bella iglesia.

Formentera es una isla mediterránea y municipio que forma parte, junto con Mallorca, Menorca e Ibiza de la Comunidad Autónoma Balear. Además, junto con Ibiza y varios islotes forma las llamadas islas Pitiusas.

Formentera es conocida como el último paraíso del Mediterráneo por haber sabido conjugar el turismo con la protección del medio ambiente.

La lucha de varias generaciones de formenterenses ha hecho posible la conservación de una isla cuyas playas, aguas cristalinas y clima, la hacen ser una pequeña joya del Mare Nostrum.

formentera

Sólo se puede llegar a Formentera en barco desde Ibiza. Esta inaccesibilidad la convierte en un lugar tranquilo donde huir del estrés y de la masificación. Se puede disfruetar de la isla paseando en bicicleta o bañándose en su más de 20 km de playas de arena blanca y aguas de transparencia infinita, donde es posible practicar todo tipo de deportes náuticos. El secreto de la existencia de un mar cristalino y de las largas playas de Formentera que la diferencian del resto del Mediterráneo, es la pradera de posidonia que rodea la isla, una depuradora natural que limpia el agua y permite la sedimentación de la arena en el litoral. Una auténtica selva submarina que fue declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 1999.

El éxito turístico de la isla, amada tanto por residentes como por visitantes, radica en que la gente todavía encuentra en Formentera algo diferente. La diferencia la marca el respeto por la naturaleza, la pervivencia de su propia cultura y la visión de conseguir la exclusividad a través de la protección del medio ambiente.

Otros hechos diferenciales de Formentera son la libertad y su luz, que se han convertido desde los años 70, en atractivos para artistas y artesanos que hoy en día son parte del patrimonio diferencial de la isla. Sus diseños en ropa, complementos y joyas, o sus obras de arte, son poderosos reclamos de Formentera.

Fuentes:
RTVE
Artículos relacionados

Deja un comentario


         




Subir arriba