Monet | Almiares al final del verano

Monet | Almiares al final del verano

Monet | Almiares al final del verano. Claude Monet pintó series de obras con el mismo tema, casi idéntico el motivo pero tomado a diferentes horas del día o diferente época del año. Así están la serie de la Catedral de Rouen, los álamos, los nenúfares, los almiares…

Los cuadros de los almiares, repetido a diferentes horas del día y en diferentes épocas del año, compositivamente siempre es igual, pero es diferente la luz y por tanto el color del cual se vale Monet para representar la luz del momento.

monet-almiares-1-curiosidario

En esta obra es clara la hora porque el sol está en el cénit, de forma que la sombra proyectada es muy corta y la parte cilíndrica del almiar está en sombra toda ella. La parte cónica vemos una zona iluminada y otra en sombra y por ella deducimos que la luz viene de la izquierda. El color es intenso como corresponde a la hora y a la época que es previa al otoño. Al ser los almiares rojizos rodeados de color verde en diferentes tonos y matices produce una gran luminosidad al ser complementarios. Las sombras son frías, azuladas, lo que hace destacar los almiares al ser cálido el color, incluido el campo amarillo con toques de verde, así pues la armonía de los colores no solo es buena y atractiva sino luminosa también. Por tanto el objetivo principal de representar la hora y la época del año está conseguido plenamente, pero claro está que Monet no se conforma con eso.

Compositivamente hablando vemos fundamentalmente dos línea horizontales a lo largo del cuadro (marcadas en color naranja) que definen el horizonte y el comienzo de la línea de árboles, tenemos también dos almiares y dos árboles de copa redonda (círculos en azul) cuyos círculos son incompletos y uno más grande que otro. Los almiares debido a la perspectiva, también uno es más grande que el otro. De esta forma se crea un ritmo de repetición de líneas y figuras, una más grande que otra.

monet-almiares-2-curiosidario

Los triángulos producen sensación de grandiosidad y equilibrio y los cuadriláteros rectángulos la sensación que producen es de unidad y estabilidad, luego este es el significado del cuadro que provocan los almiares. Los círculos de los árboles, los dos incompletos para que el ritmo sea acorde, producen sensación de equilibrio.

 

Artículos relacionados

Deja un comentario


         




Subir arriba