Muchacho encendiendo una candela, Soplón 1570-76 | El Greco

Muchacho encendiendo una candela, Soplón 1570-76 | El Greco

Muchacho encendiendo una candela, Soplón 1570-76 | El Greco | Tradicionalmente, se ha considerado esta imagen como una muestra de la influencia de Jacopo Bassano en la pintura de El Greco. Sin embargo, en la actualidad se piensa que intentaría reproducir una

pintura de la Antigüedad. Este tipo de obras sería muy habitual en el Renacimiento y recibía el nombre de ecfrasis; surgió gracias al contacto cada vez más intenso entre pintores y humanistas, facetas que encontramos en Doménikos y en el círculo de intelectuales que se reunía en el palacio Farnesio bajo la “dirección” del bibliotecario Fulvio Orsini, deseosos todos ellos de demostrar cómo en pintura y escultura se había superado la tradición clásica.

Un joven trata de encender una vela aprovechándose del fuego de un ascua. Para avivar la llama sopla pacientemente: éste es el tema del cuadro, donde la luz artificial se convierte en la protagonista. El resplandor del ascua incide de diferente manera en la camisa, el rostro o las manos del muchacho, destacando ese fogonazo de luz sobre el fondo oscuro que impide ver cualquier referencia espacial. Los colores adquieren diferentes tonos dependiendo de cómo les afecte la luz.

El gesto del protagonista evidencia la elevada calidad de los retratos de Doménikos, como el de Giulio Clovio, realizado en esos momentos en Roma. Existe otra versión del Soplón en la Galleria Nazionale di Capodimonte en Nápoles. El que aquí observamos está firmado en letras capitales: Doménikos Theo… habiendo desaparecido el resto de la firma.

El lienzo, mencionado en 1644 y en 1635 en la ” estancia de los cuadros ” del Palacio Farnesio de Roma, es uno de los más sugestivos de la época romana del Greco. A medio camino entre la pintura de ” género ” y “la fábula ” y el puro estudio lumínico, representa a un muchacho que enciende una vela soplando un carbón encendido. El modelo es sin duda real, pero la idea de la serie sugerida al pintor por algún cliente culto , tal vez del círculo de los Farnesio, durante la estancia en el palacio homónimo y de ahí que la fecha del cuadro deba ser anterior al invierno de 1572, cuando el Greco se traslada y pone casa y taller por su cuenta.
El cuadro ha sido considerado como una ” reconstrucción ” del tema análogo pintado en el siglo IV por el rival de Apeles, Antifilo de Alejandría y descrito por Plinio el Viejo en su Naturalis Historia como ejemplo admirable de las investigaciones lumínicas, capaz de reflejar el fuego en el rostro del muchacho. Le serían asimismo útiles los chiquillos que soplan las brasas pintados por Jacopo Bassano como figuras secundarias de sus Adoraciones a los pastores o en la Visión de San Joaquín.
muchacho enciende 1
El tema fue tratado también autónomamente por el veneciano de la década de 1570. El logro del Greco es una obra maestra, de fuerte impacto por el juego de la luz sobre el rostro del  muchacho y sobre todo por la elección, audaz para la época, de un tema humilde y cotidiano. En Roma, el pintor realizó varias versiones del mismo asunto , hoy conservadas en colecciones públicas y privadas, y en la época española volvió sobre él, añadiendo nuevos personajes, un hombre y un mono. El significado alegórico del grupo recuerda proverbios y ” fábulas ” de la época ( así se denominaron estos cuadros del Greco en los inventarios españoles ) actualmente bastante sibilinos. El cuadro de Nápoles , uno de los más afortunados de la serie, anuncia obras maestras en el género de mano de Georges de la Tour yRembrandt.

Lugar: Museo de Capodimonte, Nápoles – Italia
Técnica: Óleo sobre lienzo
Museo: Colección Particular
Características: 61 x 51 cm.
Estilo: Manierismo

Fuentes:
ARTEHISTORIA
PINTURAS DIVERSAS

Artículos relacionados

Deja un comentario


         




Subir arriba