No a las confusiones

No a las confusiones

 

Hay palabras que pueden confundirse debido a su parecido ortográfico o fonético, pero que en realidad tienen significados diferentes. Ejemplos:  Abertura y apertura, aunque comparten etimología, no son verbos intercambiables en todos los contextos porque han especializado sus usos: Abertura se emplea casi siempre con el sentido de ‘hendidura o espacio que rompe la continuidad de una superficie, permitiendo una salida al exterior o comunicando dos espacios’, y rara vez se usa para designar la acción o el efecto de abrir; apertura, por el contrario, sí que se usa frecuentemente para este último significado, o para la acción de dar comienzo a un acto público, una temporada de estudios o espectáculos, una partida, un expediente administrativo, etcétera.

Acerbo ‘áspero’, ‘cruel’ y acervo ‘conjunto de bienes’.

Acmé y acné, ambos términos médicos pero con diferentes significados: ‘período de mayor intensidad de una enfermedad’ (acmé) y ‘enfermedad de la piel’ (acné).

Acoquinar ‘acobardar’ y apoquinar ‘pagar’.

Actitud ‘disposición de ánimo’ y aptitud ‘capacidad’, ‘calidad’, ‘idoneidad’.

Adicción ‘dependencia del consumo de alguna sustancia o de la práctica de una actividad’ y adición ‘acción y efecto de añadir’, ‘sumar’.

Alcaide (ár. qa’id ‘capitán’, ‘gobernador’) ‘gobernador de una cárcel’ y alcalde (ár. qadi ‘juez’) ‘gobernador de un municipio’.

Algarada y algazara tuvieron antiguamente un significado común: ‘tropa de a caballo’. Hoy cuentan con acepciones parecidas, pero con matices diferenciadores, pues en la algazara el ruido es producido mayormente por los gritos: ‘ruido de muchas voces juntas’, ‘ruido, gritería, aunque sea de una sola persona’, mientras que en algarada el ruido tiene un origen menos concreto: ‘tumulto causado por algún tropel de gente’.

Alimentario ‘de la alimentación o de los alimentos’ y alimenticio ‘que alimenta o sirve para alimentar’.

Amarillamiento y amillaramiento. Parecidas fonéticamente, son sin embargo estas dos palabras completamente distintas en su origen y significado. Como cabe esperar, amarillamiento o amarilleamiento ‘acción de tomar el color amarillo’ es un derivado del nombre de este color, mientras que amillaramiento significa ‘acción y efecto de amillarar (regular los caudales y granjerías de los vecinos de un pueblo)’ y ‘lista o padrón en que constan los bienes amillarados y sus titulares’.

Apóstrofe y apóstrofo tienen la misma raíz griega, pero sus respectivos significados son muy dispares: ‘figura retórica consistente en dirigir la palabra con vehemencia en segunda persona’ (apóstrofe) y ‘signo ortográfico (‘) que indica la elisión de una letra o cifra’ (apóstrofo).

Apotegma ‘dicho breve y sentencioso’ y apotema ‘perpendicular que va desde el centro de un polígono a uno cualquiera de los lados’ y ‘altura de las caras triangulares de una pirámide regular’.

Aprender y aprehender derivan, de forma popular y culta, respectivamente, del verbo latino APPREHENDĔRE ‘coger’, ‘apoderarse’, y son sinónimos en cuanto al significado de ‘llegar a conocer’. Pero, por lo demás, tienen otras acepciones que no son comunes: ‘coger, asir’ y ‘concebir filosóficamente las especies de las cosas’ (aprehender); ‘memorizar’ (aprender).

Apropósito y a propósito nada tienen en común. El sustantivo apropósito significa ‘breve pieza teatral de circunstancias’; la locución a propósito tiene el sentido de ‘adecuado’ y ‘adrede’.

Arrear y arriar tienen significados muy diferentes: Arrear sirve para ‘estimular a las bestias’, ‘dar prisa’, ‘caminar de prisa’; mientras que arriar es un verbo marinero: ‘bajar las velas y banderas’.

Artritis y artrosis son términos médicos con significados próximos pero distintos, tal como determinan sus respectivos sufijos: ‘inflamación de las articulaciones’ (artritis, con sufijo griego –itis ‘inflamación) y ‘enfermedad degenerativa de las articulaciones’ (artrosis, con sufijo griego –sis ‘estado irregular, enfermedad’).

Azahar y azar comparten el mismo étimo árabe (zahr ‘flores’), pero sus significados son muy diferentes: ‘casualidad’, ‘desgracia imprevista’, ‘lances de diversos juegos’ (azar) y ‘flor blanca, y por antonomasia, la del naranjo, limonero y cidro’.

Azular ‘dar o teñir de azul’ y azulear ‘dicho de alguna cosa: mostrar el color azul que en sí tiene’ y ‘tirar a azul’.

Basto ‘grosero, tosco’ y vasto ‘muy extendido o muy grande’.

Bufé y bufete son adaptaciones de la misma palabra francesa (buffet), pero mientras bufé significa ‘conjunto de platos dispuestos sobre una mesa para que cada comensal se sirva a su gusto’, bufete hace referencia a una ‘mesa de escribir con cajones’ o a un ‘estudio o despacho de abogados’.

Cicerón y cicerone son voces que aluden al mismo personaje, el orador romano M. T. Cicerón (106-43 a. C.), y tienen como base la facilidad de palabra que este poseía, pero ambas difieren en el significado: ‘hombre muy elocuente’ (cicerón); ‘guía, persona que enseña y explica las curiosidades de una localidad, edificio, etc.’ (cicerone, de procedencia italiana).

Clausular y clausurar. Comparten una misma y remota raíz latina, pero sus significados son diferentes: ‘cerrar (poner fin)’, ‘cerrar, inhabilitar un edificio o local’ (clausurar, derivado de clausura); ‘cerrar o terminar el periodo; poner fin a lo que se estaba diciendo’ (clausular, derivado de cláusula).

Competer y competir son duplicados tomados del latín COMPETĔRE ‘ir al encuentro una cosa de otra’, ‘responder, estar de acuerdo con’, ‘corresponder, ser adecuado, pertenecer’, ‘pedir en competencia’. Antiguamente en nuestro idioma ambos verbos significaban lo mismo: ‘dicho de dos o más personas: contender entre sí’, ‘dicho de una cosa: igualar a otra análoga’, pero la diferencia se estableció cuando competer se especializó con el significado ‘dicho de una cosa: pertenecer, tocar o incumbir a alguien’.

Conciencia y consciencia «no son intercambiables en todos los contextos –explica el Diccionario Panhispánico de Dudas (2005)–. En sentido moral, como ‘capacidad de distinguir entre el bien y el mal’, solo se usa la forma conciencia (…). Con el sentido general de ‘percepción o conocimiento’, se usan ambas formas, aunque normalmente se prefiere la grafía más simple (…). El adjetivo correspondiente, en todos los casos, es consciente, y su antónimo, inconsciente. No son correctas las formas *conciente ni *inconciente (…). El verbo correspondiente (‘hacer que [alguien] sea consciente de algo’) es concienciar (…) sustantivo concienciación».

Confraternar y confraternizar. Son verbos muy próximos en todos los sentidos, pero no llegan a ser sinónimos debido a cierto matiz semántico: ‘dicho de una persona: hermanarse con otra’ (confraternar); ‘tratarse con amistad y camaradería’ (confraternizar).

Cuchichear y cuchichiartienen el mismo origen onomatopéyico, pero significan conceptos distintos: ‘hablar en voz baja o al oído de alguien’ (cuchichear); ‘dicho de una perdiz: cantar’ (cuchichiar).

Desinfectar y desinfestar. Mientras desinfectar significa ‘quitar a algo una infección’, desinfestar es el verbo empleado en Honduras y México con la acepción ‘limpiar un lugar de insectos o roedores’.

Deudo y deudor. Del latín DEBĬTUS ‘debido’, deudo significaba antiguamente ‘deuda’, pero en la actualidad se usa solo como ‘pariente’. Por su parte, deudor (del latín DEBĬTOR, -ŌRIS) es un adjetivo usado siempre para indicar al que debe.

Devanar y devanear. Nada tienen en común estas dos palabras, puesto que devanar (del latín *DEPANĀRE, de PANUS ‘ovillo’) significa ‘ir dando vueltas sucesivas a un hilo, alambre, cuerda, etc.’, mientras que devanear (de de- y vanear ‘hablar vanamente’) significa ‘decir o actuar con desconcierto’.

Égida y hégira. Égida (del lat. AEGIS, -ĬDIS, y este del griego αἰγίς, -ίδος ‘escudo o coraza de piel de cabra’) ‘escudo’, ‘protección, defensa’, nada tiene que ver con hégira (del francés hégire, y este del árabe clásico higrah) ‘era de los musulmanes, que se cuenta desde el año 622 de la era cristiana’.

Elipse y elipsis. Solo tienen en común en que son términos femeninos, pues el primero significa ‘curva plana de forma ovalada’, en tanto el segundo sirve para designar la ‘eliminación de alguna parte del discurso’.

Embebecer y embeber. Aunque embebecer deriva de embeber y ambos tienen significados próximos, estos verbos no son sinónimos y no deben, por tanto, confundirse: ‘absorber’, ‘empapar’ (embeber); ‘entretener, divertir’, ‘quedar embelesado’ (embebecer).

Enjuagar y enjugar no solo carecen de afinidad semántica, sino que además podrían considerarse antónimos. Enjuagar (antiguo enjaguar) significa ‘aclarar y limpiar con agua’, ‘lavar ligeramente’. Por el contrario, enjugar (lat. EXSUCĀRE ‘dejar sin jugo’) significa ‘quitar la humedad’.

Escalpelo y escarpelo comparten raíz latina (SCALPELLUM) y son herramientas, pero para distintos oficios y usos: ‘instrumento médico en forma de cuchillo pequeño’ (escalpelo); ‘herramienta de carpintería de hierro acerado y mango de madera’ (escarpelo).

Especia y especie proceden de la misma palabra latina (SPECĬES), que tenía varias acepciones: ‘mirada’, ‘aspecto’, ‘apariencia’, ‘tipo, especie’, ‘mercancía’… Con esta última (‘artículo comercial, mercancía’) tomó el castellano primitivo la voz especia, que se especializó posteriormente en artículos tales como clavo, pimienta, azafrán, etc. Poco después apareció especie, que tomó el significado latino de ‘apariencia’, y de ahí a las acepciones modernas.

Ex abrupto y exabrupto. La segunda deriva de la primera, pero tienen significados diferentes: ‘de repente’, ‘de improviso’ (ex abrupto, locución adverbial que en latín significaba, literalmente, ‘con brusquedad’) y ‘salida de tono’ (exabrupto).

Gira (de girar) ‘excursión o viaje de una o varias personas por distintos lugares, con vuelta al punto de partida’ no debe confundirse con jira (del francés [bonne] chère ‘[buena] comida’) ‘banquete o merienda, especialmente campestres, entre amigos, con regocijo y bulla’.

Gorgorear (gorgoritear en Andalucía, Bolivia y Chile) y gorgotear proceden de la misma voz onomatopéyica: gorgor, pero sus significados son muy distintos. De gorgor derivaron gorgorito ‘quiebro que se hace en la voz, especialmente al cantar’, y gorgoteo ‘acción y efecto de gorgotear’. De gorgorito surgió el verbo gorgorear (o gorgoritear) ‘hacer quiebros con la voz en la garganta, especialmente en el canto’. De gorgoteo salió el verbo gorgotear ‘dicho de un líquido o de un gas: producir ruido al moverse en el interior de alguna cavidad’, ‘borbotear’.

Hipérbola ‘curva cónica simétrica’ e hipérbole ‘exageración’.

Hockey o jóquey y yóquey o yoqui. Solo tienen en común su anglicismo. Del inglés jockey la Academia ha admitido las adaptaciones gráficas yóquey o yoqui ‘jinete profesional de carreras de caballos’. Por otra parte, de la voz inglesa hockey ‘juego entre dos equipos’, la Academia ha propuesto la adaptación (aun no está en el DRAE) jóquey.

Hojalatero (de hojalata) ‘fabricante o vendedor de piezas de hojalata’ y ojalatero (de ojalá), adjetivo coloquial y en desuso con el que se designaba al ‘que, en las contiendas civiles, se limitaba a desear el triunfo de su partido’.

Hojear y ojear tienen un significado muy próximo, pero que no llega a ser iguales. Hojear (de hoja) es ‘mover o pasar ligeramente las hojas de un libro o de un cuaderno’; ojear (de ojo) significa ‘mirar alguna parte’, ‘lanzar ojeadas a algo’, ‘mirar superficialmente un texto’.

Huevos y uebos son vocablos distintos y tienen significados muy diferentes, a pesar de que hubo una época en que ambas voces se escribían igual: huevos. Pero uebos no tiene nada que ver con la gallina ni con los atributos varoniles. Procedente del latín OPUS ‘necesidad’, uebos significaba en el castellano antiguo ‘necesidad, cosa necesaria’ y era usado en expresiones tales como uebos me es, uebos nos es o uebos de lidiar. Con el tiempo derivaron estas expresiones trocando el tradicional uebos por huevos (siempre en plural), por lo que en la actualidad se cree que se alude a los atributos del varón cuando alguien expresa que tal cosa hay que hacerla por huevos. Aunque antigua, es preferible emplear la forma clásica hacerlo por uebos, por necesidad, pues también las mujeres pueden verse obligadas a hacer las cosas por lo mismo.

Indiciar, indicar e indizar o indexar comparten el mismo origen, pero tienen significados distintos: ‘dar indicios’ y ‘sospechar’ (indiciar); ‘mostrar o significar algo con indicios y señales’ y ‘recetar remedios un médico’ (indicar); ‘hacer índices’, ‘registrar ordenadamente datos e informaciones, para elaborar su índice’ (indizar o indexar).

Inerme ‘indefenso o sin armas’ e inerte ‘sin vida o sin movimiento’.

Inferir ‘sacar una consecuencia’, ‘llevar consigo’, ‘producir ofensas’ e interferir ‘interponer algo en el camino de otra cosa’, ‘interrumpir una señal a otra’.

Infligir ‘causar daño’, ‘imponer un castigo’ e infringir ‘quebrantar leyes, órdenes, etc.’.

Ingerir ‘introducir por la boca la comida, bebida o medicamentos’ e injerir ‘meter una cosa en otra’. El sustantivo de ingerir es ingestión, mientras que el de injerir es injerencia. Tampoco es lo mismo injerir (transitivo) que injerirse (pronominal), ya que este último significa ‘entremeterse, introducirse en una dependencia o negocio’.

Inicialar, inicializar e iniciar tienen el mismo origen pero significados distintos: En Cuba y Puerto Rico, ‘dicho de una persona: firmar un documento oficial solo con las iniciales de su nombre y apellido’, casi siempre de manera provisional y como paso previo para la firma definitiva (inicialar); en informática, ‘establecer los valores iniciales para la ejecución de un programa’ (inicializar); ‘empezar’ (iniciar).

Intimar ‘requerir, exigir el cumplimiento de algo’ e ‘introducirse en el afecto o ánimo de alguien, estrechar la amistad con él’, no debe confundirse con intimidar ‘causar o infundir miedo’.

Lapso ‘tiempo entre dos límites’ y lapsus ‘falta o equivocación cometida por descuido’.

Latente ‘oculto, escondido o aparentemente inactivo’ y latiente ‘que late’. Es un error muy común confundir ambos vocablos, incluso entre gente culta, pues desde hace tiempo se ha usado hasta en lengua escrita latente en el sentido de ‘palpitante’ o ‘vivo, intenso’, por creerlo participio del verbo latir, cuando en realidad este es latiente.

Maniaco o maníaco ‘que padece manía’ no debe confundirse con maniático ‘que tiene manías’. La diferencia radica en las dos primeras acepciones de manía: ‘especie de locura, caracterizada por delirio general, agitación y tendencia al furor’ (maniaco o maníaco) y ‘extravagancia, preocupación caprichosa por un tema o cosa determinada’ (maniático).

Matahambre ‘especie de mazapán’ en Cuba y República Dominicana y matambre ‘capa de carne o fiambre’ en Argentina, Bolivia, Paraguay y Uruguay.

Nobel ‘premio otorgado anualmente por la fundación sueca Alfred Nobel’, ‘persona o institución galardonada con este premio’ y novel ‘que se estrena en una actividad’.

Orín y orina son palabras distintas en todos los aspectos, pero desde hace mucho tiempo se ha tendido a confundir ambas, sobre todo en el lenguaje hablado. Gran parte de culpa de este equívoco se debe al plural de orina, que coincide con el de orín: orines. Pero ambas voces tienen etimología diferente y significados distintos: ‘óxido rojizo que se forma en la superficie del hierro’ (orín); ‘líquido excrementicio que secretan los riñones’.

Pelicano o pelícano ‘ave acuática’ y pelicano ‘que tiene cano el pelo’.

Permisibilidad ‘cualidad de permisible (que se puede permitir)’ y permisividad ‘cualidad de permisivo (que permite o consiente)’ y ‘tolerancia excesiva’. Permisibilidad no figura en el DRAE, pero sí en el Diccionario panhispánico de dudas (2005) y, a mayor abundamiento, en respuesta a una consulta hecha el 13 de abril de 2010 la Academia aclaró que «no todos los derivados correctamente formados figuran en el DRAE con artículo propio, lo cual no significa que su empleo sea censurable. Permisibilidad es el derivado sustantivo correctamente formado sobre el adjetivo permisible para indicar la cualidad o condición de lo indicado por dicho adjetivo».

Reverter ‘rebosar’ y revertir ‘volver una cosa al estado o condición que tuvo antes’.

Sobretodo y sobre todo no son lo mismo. El sustantivo masculino sobretodo es el nombre de una ‘prenda de vestir, larga y con mangas, que se lleva encima de las demás prendas’, mientras que la locución adverbial sobre todo significa ‘especialmente, principalmente’.

Utilería ‘conjunto de objetos y enseres necesarios para una representación escénica’ y utillaje ‘conjunto de útiles necesarios para una industria o trabajo’.

Vergonzante ‘que tiene vergüenza; se dice regularmente de quien pide limosna con cierto disimulo’ y vergonzoso ‘que causa vergüenza’, ‘que se avergüenza con facilidad’.

& Comentarios

 

  1. comment-avatar
    Sam14 Febrero, 2013 - 8:41

     

    Buenas.
    ¡Enhorabuena! Me ha parecido un artículo interesantísimo.
    ¿Es una recopilación tuya? ¿Cuál es la fuente? Lo digo porque estoy escribiendo un manual para escribir bien que me ha pedido una editorial y me interesaría incluirlo, pero, claro, respetando al máximo los derechos de quien haya hecho y explicado la recopilación.
    Gracias y saludos.

    • comment-avatar
      Gerardo Muñoz14 Febrero, 2013 - 19:57

      Hola, Sam. Gracias por tu comentario. La recopilación es mía. Te mandaré un correo con más explicaciones.
      Gerardo Muñoz, autor.

      • comment-avatar
        Sam15 Febrero, 2013 - 9:33

        Muchas gracias.

Deja un comentario


         




Subir arriba