Noviazgo

Noviazgo

Los hombres y mujeres que mantienen este tipo de relaciones amorosas, que se hablan, tratan y salen juntas fuera de sus domicilios, pueden acabar emparejándose e, incluso, ennoviándose.

Emparejarse: ‘Juntarse dos personas formando pareja’, ‘unir las personas de distinto sexo formando pareja’.

Emparejamiento: ‘Acción y efecto de emparejar’.

Pareja: ‘Conjunto de dos personas que tienen entre sí alguna correlación o semejanza, y especialmente el formado por hombre y mujer’, ‘cada una de estas personas en relación con la otra’.

Ennoviarse: ‘Echarse novio’, coloquialmente. En la Argentina existe, aunque muy poco usado, el verbo noviar.

Novio/via: ‘Persona que mantiene relaciones amorosas con fines matrimoniales’, ‘persona que mantiene una relación amorosa con otra sin intención de casarse y sin convivir con ella’. Del latín novus ‘nuevo’ derivó el latín vulgar novius, de donde procede el español novio y el italiano novella ‘relato novelesco algo corto’, propiamente ‘noticia’, que pasó al español como novela.

Noviazgo: ‘Condición o estado de novio’, ‘tiempo que dura’.

            Estrechamente relacionados con el noviazgo son los términos pegue, marcar y sapo/pa, en algunas de sus acepciones. Nos explicamos:

Pegue: Coloquialmente, en Honduras: ‘Acción de conseguir novia’.

Marcar: ‘Dicho de un novio: Visitar a su novia’, en Costa Rica y Cuba. Marcar tarjeta dicen en otros países, como Ecuador y el Perú, refiriéndose a la enamorada y no solo a la novia, frase esta no recogida en el DRAE.

Sapo/pa: En Cuba: ‘Persona que inoportuna con su presencia a una pareja de enamorados’. Voz prerromana y de origen onomatopéyico, por el ruido que hace al caer en un charco o en tierra mojada este anfibio de ojos saltones, cuenta en América con varias y simpáticas acepciones.

Negro/gra es una voz de cariño usada en América y Andalucía entre casados, novios o personas que se quiere bien.

No están en el DRAE, pero sí en otros diccionarios, estas otras voces cariñosas: namiqué (del nahua namiquí ‘esposo’), equivalente a ‘amor mío’, y yolo (del nahua golotli ‘corazón’) ‘nombre cariñoso que se da a la persona amada’, y que se emplean familiarmente en México y varios países de América Central.

Como ya hemos visto antes, pololear equivale a ennoviarse en Bolivia y Chile; del mismo modo que pololo y polola se entienden en Chile como ‘novio’ y ‘novia’, respectivamente.

            Chorbo/ba y futuro/ra son sinónimos de novio/via. También lo es, en Nicaragua, chavo/va, que significa asimismo, entre nicaragüenses, mexicanos y hondureños ‘muchacho (niño que no ha llegado a la adolescencia)’. Lo mismo sucede con el mexicano chamaco/ca, que también es ‘muchacho’ entre cubanos, salvadoreños, hondureños y los propios mexicanos. En Puerto Rico, pestillo es ‘novio, cortejador’. Y en El Salvador, cipote/ta es ‘novio/via’ —en España y otros países cipote significa pene—, mientras que bicha es ‘novia’ —el novio no es un bicho—. Igual de machista es el jalón hondureño y nicaragüense, que en línea con los ya vistos jalar y jalencia significa ‘novio, pretendiente’, ya que su femenino, jalona, es sinónimo, por el contrario y en Honduras, de prostituta.

No están en el Diccionario académico los americanismos: piquín ‘novio, galán’; empate ‘novio o novia’ y pechuga ‘novia’, en Venezuela; pelado/da ‘novio o novia’ en Ecuador; y jana ‘novia’, en México; aunque considerados todos ellos con algo menos de formalidad que los novios realmente comprometidos con casarse.

Carillo/lla es diminutivo de caro ‘amado o querido’ y, además, ‘amante, novio’, en lengua rural y poética. Y también maromo ha de entenderse como ‘novio o amante masculino’. De nuevo esta o diferenciadora nos causa cierta incertidumbre, que no conseguimos despejar con la ayuda del jaño/ña nicaragüense ni el polisémico camote.

Jaño/ña: ‘Novio’, ‘querido’, en Nicaragua.

Camote: ‘Mujer de la que un hombre está enamorado’, en Ecuador. En Perú y Uruguay: ‘Enamoramiento’. En el Perú, ‘querida’. En México ‘querido’, y también ‘pene’. Y la frase tomar un camote, entre guatemaltecos y mexicanos: ‘Tomar afecto o cariño a una persona, generalmente del otro sexo’.

¿Qué diferencia hay entre novio y amante? ¿Puede haber en tal distinción connotaciones sexuales? Hasta ahora, todas las palabras que hemos trasladado del Diccionario de la RAE no especifican nada al respecto. Así sucede, igualmente, con el chileno lacho, que, además de ‘hombre enamoradizo’, tal como vimos anteriormente, significa también ‘amante, galán’.

            Al tratar de disipar dudas leyendo las definiciones de amante, nos encontramos con un resultado asimismo incierto, ya que si amantes son ‘hombre y mujer que se aman’ —sin aclarar si entre ellos hay o no trato carnal—, el singular, amante, es ‘querido/da’.

Querido/da: ‘Hombre, respecto de la mujer, o mujer, respecto al hombre, con quien tiene relaciones amorosas ilícitas’.querido, querida,

            Lo mismo que nos ha ocurrido antes con las relaciones sentimentales, que según el Diccionario académico carecen de vínculos regulados por la ley, el adjetivo querido/da nos arroja una sombra de dudas acerca de la ilicitud en que lo sitúa la RAE. Una cosa es ilícita cuando no está permitida legal o moralmente, de manera que nuestros académicos de la lengua española parecen insinuarnos que los queridos mantienen relaciones más profundas que las puramente amorosas, habiendo entre ellos, por tanto, un trato sexual y hasta puede que adúltero. Así parece confirmárnoslo el segundo frente con que los salvadoreños y mexicanos llaman a la ‘querida’ (dando por sentado que el adúltero que abre este segundo frente es el marido).

            Coger fiado es una frase coloquial cubana que se aplica a ‘una pareja que tiene relaciones antes del matrimonio’, sobrentendiéndose como tales las sexuales.

Lo mismo quiere decir —aunque no están en el Diccionario académico— las acepciones chilenas de comprometer ‘tener relaciones sexuales hombre y mujer antes del matrimonio’ y de compromiso ‘relación sexual de hombre con mujer antes del matrimonio’, así como la frase mexicana adelantar vísperas.

Artículos relacionados

Deja un comentario


         




Subir arriba