,

Orígenes del idioma

Orígenes del idioma

 

 Muchas palabras de nuestro vocabulario actual conservan la misma forma y el mismo significado que tenían en los orígenes de nuestro idioma. Ejemplos: Acordar, baño, barba, bien, bueno, confortar, cola, contar, cosa, cuerno, cuerpo, dar, decir, dedo, desafiar, dos, engendrar, entre, estar, fiar, fiero, fin, fuerte, genital, grano, grueso, guarda, guerra, guiar, hembra, ir, judío, jueves, labrar, ladrón, leer, ley, limpio, linde, llave, lleno, lobo, lucir, luengo, luz, madre, mal, mano, mar, mayor, mear, menguar, merecer, mes, mesa, miedo, miel, miembro, mierda, moneda, moro, morir, mosca, mostrar, mover, mudar, nave, negro, nuevo, ojo, oler, ombligo, onda, oreja, osar, oso, padre, paja, pan, papa ‘papilla’, parir, pecho, pedir, pelo, peña, pesar, pez, pie, pobre, poco, prender, primo, puente, puerco, puerta, rabo, todo, vedar, vereda, verter, viento, yerno.

Pero la mayoría de las palabras han evolucionado fonética (sonido), ortográfica (forma) y semánticamente (significado).

Los cambios fonéticos siempre han representado un cambio ortográfico.

Deja un comentario


         




Subir arriba