Amor

Palabras de amor, cariño y afecto

Amor, cariño y afecto | Amar y querer son palabras sinónimas. Amar significa ‘tener amor a alguien o algo’ y querer ‘amar, tener cariño, voluntad o inclinación a alguien o algo’, ‘cariño, amor’. En español se utiliza más comúnmente el verbo quererpara expresar este sentimiento, quizá porque amar resulta más poético, casi cursi. Sin embargo, no ocurre lo mismo con amor y cariño, pese a ser igualmente sinónimas, ya que la primera de estas palabras suele identificarse con un sentimiento más intenso. Aunque cariño significa ‘inclinación de amor o buen afecto que se siente hacia alguien o algo’, es con el afecto con lo que más se relaciona.

Afectotambién es sinónimo de amor, pues, además de ‘inclinación a alguien o algo’, significa ‘cada una de las pasiones del ánimo, como la ira, el amor, el odio, etc., y especialmente el amor o el cariño’, y su adjetivo afectuosose define como ‘amoroso, cariñoso’; pero en la práctica la afectuosidad(cualidad de afectuoso) se encuentra en el peldaño más bajo en la escala del sentimiento amoroso. Un enamorado, si no es muy torpe, jamás se declarará a su amada confesándole sentir afecto por ella; del mismo modo que dos amigos no se dirán sentirse unidos por el amor. Cariño y querer, en cambio, se hallan en una situación intermedia que bien pueden ser utilizados tanto por los enamorados como por los familiares e incluso por los amigos.

Resulta curioso saber que, antes de significar ‘afecto’, cariñoquería decir ‘añoranza, nostalgia’, y como tal aparece aún en el DRAE. El verbo cariñar‘sentir nostalgia o añoranza’ dejó de usarse en España hace tiempo (menos en Aragón, donde todavía se utiliza con esta acepción). Era un derivado del latín CARĒRE ‘carecer’, de donde procede el español carecer‘tener falto de algo’. Pero siguen vigentes los verbos encariñar‘aficionar a alguien, despertar o excitar cariño hacia algo’ (aficionar: ‘gustar alguien’) y entrañar ‘unirse, estrecharse íntimamente, de todo corazón, con alguien’, así como los derivados entrañable‘íntimo, muy afectuoso’ y entrañablemente‘con sumo cariño, con la mayor ternura’. Derivado de cariño es el adjetivo cariñoso, que antiguamente significaba ‘enamorado’. En algunos países americanos —El Salvador, México—, equivale a ‘caro (de precio elevado)’, siendo cariñeroel adjetivo que se emplea en algunos lugares de Hispanoamérica con el sentido de ‘afectuoso’, ‘amoroso’, entendiéndose en cambio cariñosacomo ‘sarna, roña’, en Panamá.

Así pues, aunque en la práctica los amantes dicen quererse más que amarse, es amorla palabra con que se identifica el ‘sentimiento intenso del ser humano que, partiendo de su propia insuficiencia, necesita y busca el encuentro y unión con otro ser’, el ‘sentimiento hacia otra persona que naturalmente nos atrae y que, procurando reciprocidad en el deseo de unión, nos completa, alegra y da energía para convivir, comunicarnos y crear’, y el ‘sentimiento de afecto, inclinación y entrega a alguien o algo’, según define el DRAE en un alarde de romanticismo decimonónico. Amor tiene además otras acepciones menos románticas y que se adentran en el terreno de Eros, pero dejémoslas para más adelante. De momento, quedémonos dentro de los límites del reino de Cupido, dios del amor en la mitología romana, inocentemente representado en forma de un niño desnudo y alado, que suele llevar los ojos vendados y que dispara flechas amatoriascuyos destinatarios son inducidos a relacionarse amorosamente.

Existe, en fin, otro verbo, camelar, que también puede utilizarse coloquialmente como sinónimo de amar, ya que significa ‘amar, querer, desear’, pero que resulta algo sospechoso, tal vez porque ha sido contaminado tanto por sus otras acepciones (que veremos más adelante) como por las de su voz de origen, camelo‘simulación, fingimiento, apariencia engañosa’, ‘chasco, burla’.

Estimar y apreciar, aunque son señalados en algunos diccionarios como sinónimos de amar, quedan en realidad lejos de la intensidad de amor que aquí nos interesa.

 

Leave a Comment