Palabras diferenciadas solo por el acento

Palabras diferenciadas solo por el acento

Damos por sabido lo esencial de la gramática, en este caso sobre la acentuación de las palabras. Así que simplemente recordaremos que el acento es el relieve con que se pronuncia una sílaba, distinguiéndola de las demás de la palabra por una mayor intensidad o un tono más alto. Este relieve se expresa en el lenguaje escrito a través de una tilde o rayita oblicua (´). Hoy solo existe esta forma de tilde, llamado acento agudo, pero en el s. XVII y primera mitad del XVIII se usó en nuestro idioma también el acento grave (`).

            No siempre las palabras de nuestro vocabulario se han acentuado igual. Parásito, por ejemplo, fue escrito y pronunciado primero por la Academia (1737) como parasíto, conforme a la acentuación latina. Pero ya en 1817 la cambió por la acentuación actual, copiada del griego.

            En algunos casos, el acento de una palabra es producto de un error. Ejemplos:

Arcen se escribió así, sin tilde, desde 1570 hasta 1884, que la Academia lo registró con él: arcén. Muy probablemente esto se debió al error del lexicógrafo (especialista en componer diccionarios), influenciado por la mayor frecuencia de palabras terminadas en –én (desdén, sostén, cercén, retén, etc.).

            Mientras conservaba su significado etimológico de ‘flaco, débil’, hasta el principio del s. XIX, imbecíl se escribía y pronunciaba así. Pero ya en 1822 la Academia admitió el significado actual ‘alelado, escaso de razón’, procedente del francés imbécille, cambiando al mismo tiempo la acentuación de la palabra sin razón alguna: imbécil; error este que logró imponerse.

            Vaguido, antepasado de vahído, es actualmente en España un adjetivo poco usado. Pero hasta el s. XVIII váguido era muy corriente, así, con acento esdrújulo, y así fue recogido por el Diccionario de Autoridades (1739). Pero este siglo XVIII fue, como dice Corominas, «la época en que en España se vacilaba vulgarmente entre caído y cáido, vizcaíno y vizcaíno, leído y léido, y entonces se tomó erróneamente la acentuación váido por una de estas pronunciaciones vulgares: la gente educada dio en pronunciar vaído por ultracorrección, y la Acad. consagró esta alteración fonética ya en su ed. de 1780 (la h no se introdujo hasta la de 1803). Pero váguido se conserva hasta hoy por lo menos en Nuevo Méjico, Méjico, América Central, Colombia y Santo Domingo».

            Vértigo es un cultismo del siglo XVIII que la Academia recogió en 1739 sin acento, vertigo, conforme a la pronunciación de su étimo (lat. VERTĪGO). Pero en la segunda mitad se dio por convertir esta palabra en esdrújula sin motivo alguno, error que fue consagrado por la Academia en 1817.

            Hay palabras que pueden escribirse con o sin tilde, sin cambiar de significado. Ya hemos visto muchas, pero aquí pondremos, a modo de ejemplo, otras:

            Bebe (pronunciado [bébe] en algunos países americanos) y bebé.

            Cenit y cénit.

            Chofer (pronunciado [chófer] en América) y chófer.

            Cóctel (pronunciación llana y más acorde con la etimológica inglesa, única en España y preferida en los países del Cono Sur americano) y coctel (pronunciado [koktél], que se oye también en el resto de América).

            Daiquiri (pronunciación llana usada en España y algunos países americanos) y daiquirí (pronunciación aguda preferida en amplias zonas de América, más acorde con le pronunciación etimológica cubana).

            Dominó (pronunciación aguda conforme a su etimológica francesa) y dómino (pronunciación esdrújula solo usada en Puerto Rico).

            Elite y élite.

            Elixir y elíxir.

            Orgia y orgía.

            Futbol (México y Centroamérica) y fútbol (España y la mayor parte de América).

            Icono (pronunciado [ikóno] conforme a su etimología francesa, de uso mayoritario en España) e ícono (pronunciación esdrújula, más usada en América).

            Karate (pronunciación llana [karáte] más acorde con su etimología japonesa y la más extendida en América) y kárate (pronunciación esdrújula más habitual en España).

            Maniaco y maníaco.

            Medula y médula.

            Misil y mísil.

            Naif y naíf ‘estilo pictórico’.

            Olimpiada y olimpíada.

            Periodo y período.

            Policiaco y policíaco.

            Pudin (pronunciación llana y etimológica, la más usada en España) y pudín (pronunciación aguda preferida en América).

            Reuma y reúma.

            Rail y raíl.

            Tangana y tángana.

            Travesti y travestí.

            Video (pronunciación llana [vidéo] mayoritaria en América) y vídeo (pronunciación esdrújula, más cercana a la acentuación etimológica inglesa, y única usada en España).

            Zodiaco y zodíaco.

            Pero muchas otras palabras que cambian de acentuación, cambian también de significado. Ya ocurría en latín, donde PARĒRE ‘parecer’, ‘aparecer’, nada tenía que ver con PARĔRE ‘dar a luz’, ‘producir, proporcionar’. En español podemos poner varios ejemplos:

            Cadí ‘juez musulmán’ y cadi ‘palmera de Ecuador’ y adaptación gráfica propuesta por la Academia para la voz inglesa caddie ‘persona que lleva los palos a un jugador de golf’.

            Carne ‘parte muscular del cuerpo de los animales’ y carné ‘documento de acreditación de una persona’.

            Claque ‘grupo de personas a las que se paga para aplaudir en un espectáculo’ y claqué ‘baile moderno’.

            Garrulo ‘persona rústica, zafia’ y gárrulo ‘dicho de un ave: que canta, gorjea o chirría mucho’ y ‘dicho de una persona: muy habladora o charlatana’.

            Parque ‘terreno cercado con plantas’ y parqué ‘entarimado de maderas ensambladas’.

            Peuco ‘ave de rapiña’ en Chile y peúco ‘calcetín o bota de lana para los niños de corta edad’.

            Porque, conjunción subordinante átona, y porqué, sustantivo que significa ‘causa o motivo’.

            Revolver ‘menear’ y revólver ‘arma de fuego’.

            Sabana ‘llanura’ y sábana ‘pieza de tejido para cubrir la cama’.

            Muchas veces, especialmente en monosílabos, la tilde se pone para diferenciar una palabra de su homónima. Se llama tilde diacrítica y se usa en casos como los siguientes:

            El ‘artículo determinado’ y él ‘pronombre personal’.

            Mas, conjunción adversativa equivalente a ‘pero’, y más, adverbio comparativo que denota superioridad.

            Mi, pronombre posesivo y nota musical, y , pronombre personal.

            Que, conjunción o pronombre relativo, y qué, pronombre, adjetivo o adverbio interrogativo o exclamativo.

            Quien, pronombre relativo, y quién, pronombre interrogativo o exclamativo.

            Si, conjunción, y , pronombre.

            Te, pronombre personal, y , bebida.

            Tu, adjetivo posesivo, y , pronombre personal.

            El pronombre personal ti, al no tener homónima de la que tener que distinguirse, carece de tilde diacrítica, aunque hay mucha gente que se la coloca por error.

            Existen casos especiales, como cartel y cártel, en los que nos podemos encontrar con que signifiquen o no lo mismo, con o sin acento. Esto es así porque, para el significado ‘organización ilícita que trafica con drogas o con armas’, en español son válidas ambas formas (la acentuación etimológica –del alemán kartellcartel, mayoritaria en el conjunto del ámbito hispánico, y la acentuación llana cártel); pero existe otro cartel (de origen provenzal) que significa ‘lámina de papel que se exhibe con fines publicitarios o informativos’.

            Lo mismo sucede con las palabras mama y mamá con el significado ‘madre’, por cuanto también existe mama ‘teta’; y con papa y papá, por cuanto hay varias palabras homónimas de papa: ‘patata’, ‘tontería’, ‘sopas muy blandas’ en plural, ‘tomate’ en Argentina y Uruguay, ‘dinero’ en El Salvador, ‘mentira’ en México, ‘tonta’ en Honduras…

& Comentarios

 

  1. comment-avatar
    Milka Vidal.2 Octubre, 2014 - 21:39

     

    Bueno no es k me sirvan muchas pero por lo menos me ha servido 1 k en otros lados no habia ninguna.
    Pero por los menos se han calentado la cabeza y son unas personas buenas. ¡GRACIAS!!!!

  2. comment-avatar
    Ayala15 Diciembre, 2014 - 21:20

     

    Hablando de acentos y ortografía, está padre el artículo, de suficiente ayuda, gracias. Sólo una observación, el título del mismo está mal escrito. Irónicamente se le olvidó el acento a la palabra “solo”, de únicamente. Saludos!!

    • comment-avatar
      Curiosidario17 Diciembre, 2014 - 11:36

      Efectivamente se acentúa el adverbio “sólo” (únicamente) cuando puede confundirse con el adjetivo “solo”. Hasta hace relativamente poco era obligatoria dicha acentuación. Pero ya no lo es. Véase la RAE:
      http://lema.rae.es/drae/?val=solo
      donde se puede comprobar cómo el adverbio puede o no acentuarse.

  3. comment-avatar
    sara g10 Octubre, 2016 - 5:18

     

    Recuerden que para que un artículo sea fiable debe llevar fuentes…

    • comment-avatar
      Alfonso Palazón11 Octubre, 2016 - 20:25

      Todos los artículos publicados en Curiosidario.es son creados por su autor Gerardo Munoz Lorente. Los que son reproducidos por parecernos de interés, salvo error u omisión, incluimos fuentes.

Deja un comentario


         




Subir arriba