Prendas superiores (de cintura para arriba)

Prendas superiores (de cintura para arriba)

En este apartado se encuentran relacionadas todas las prendas de vestir que se usan o se han usado en España para cubrir la parte superior del cuerpo, llamadas también de pecho. Se han desglosado en varios grupos. Dentro de las prendas comunes a ambos sexos, están las prendas de cuello (incluida la bufanda), camisa, chaqueta, corbata, guantes y manguitos, y jubón-chaleco-jersey-polo. Aparte están las prendas propias del sexo femenino y masculino.

Para calcular su antigüedad en el vocabulario español, en cada palabra se ha procurado poner la fecha más remota en que está documentada, así como la fecha de su registro en el diccionario académico. Cuando solo se menciona la primera, se entiende que la Academia ya la recogió en su primer diccionario, el de Autoridades.

 

Mantaropa suelta que usa la gente del pueblo para abrigarse, y en algunas provincias es considerada como parte del traje y se lleva en todo tiempo’. Documentado en º495 (Nebrija).

Mantum hispani‘manto pequeño de época visigoda que cubría hasta las manos; su pervivencia se documenta en el traje mozárabe’. No recogido en DRAE. Lo cita Francisco de Sousa (2007).

Mucetaesclavina que cubre el pecho y la espalda, y que, abotonada por delante, usan como señal de su dignidad los prelados, doctores, licenciados y ciertos eclesiásticos; suele ser de seda, pero se hacen algunas de pieles’. Del italiano mozzetta. Documentado en 1592 (Fonseca).

CUELLO

Abanilloadorno de lienzo afollado del que se formaban ciertos cuellos alechugados’.

Abaninoadorno de gasa u otra tela blanca con que ciertas damas de la corte guarnecían el escote del jubón’. «Moda que en España introdujeron las damas de Palacio, que se reducía a una porción de gasa blanca de un palmo de largo, entorchada con unos como bollos, la cual se ponía atravesada u ondeada en el escote del jubón como los bobillos o maragatos; y con esta señal o divisa (que solo podían traer estas damas) se distinguían de las demás de la Villa y Corte, incluyendo misteriosamente en este adorno o señal distintiva todos los atributos de veneración y rendimiento con que los caballeros que las servían, las respetaban», explica el Diccionario de Autoridades (1726), que cita a Lope de Vega (La Dorotea, 1632).

Alzacuellotira de tela endurecida que, ceñida al cuello, obligaba a llevarlo erguido’. Calco del francés hausse-col y este del neerlandés halskote ‘ropa de cuello’. El Diccionario de Autoridades de 1726 la define como voz antigua y de poco uso, y que el alzacuello eclesiástico deriva del usado anteriormente por hombres y mujeres. La Enciclopedia Espasa-Calpe (1909), por el contrario, dice que era un «cuello que usaban, como adorno, las mujeres». Sousa (2007), por su parte, lo define como «soporte de la lechuguilla surgido al aumentar en exceso el tamaño de ésta y realizado en cartón» y lo presenta como sinónimo de collarín.

Arandelacuello encañonado y puños que usaron las mujeres’. Del francés rondelle. El Diccionario de Autoridades de 1726 explica que «por ser costosos, se vedaron por Pragmática».

Cuelloparte de algunas prendas de vestir que rodea o cubre el cuello’, ‘pieza suelta de encaje, piel, etc., que, para adorno o abrigo, se pone alrededor del cuello’. Ya en el Diccionario de Autoridades de 1729.

Cuello acanaladoo Cuello alechugado‘adorno antiguo de lienzo, sobrepuesto al cabezón de la camisa y encañonado con molde’. En el DRAE desde 1884.

Cuello alto‘el de los jerséis que sube por el cuello y se dobla sobre sí mismo’. En el DRAE después de 1992.

Cuello apanalado‘cuello acanalado’. En el DRAE desde 1884.

Cuello blando‘el de camisa no almidonado’. En el DRAE desde 1956.

Cuello cisne‘cuello alto’. En el DRAE desde 1983.

Cuello de cisne‘cuello alto’. En el DRAE después de 1992.

jersey-cuello-cisne-vuelto

Cuello de foque‘el de camisa almidonado, de puntas muy tiesas’. En el DRAE desde 1956.

Cuello de pajarita‘el de camisa, postizo y almidonado, con las puntas dobladas hacia fuera’. En el DRAE desde 1947.

Cuello duro‘el de camisa almidonado’. En el DRAE desde 1956.

Cuello escarolado‘cuello acanalado’. En el DRAE desde 1884.

Cuello vuelto‘cuello alto’. En el DRAE después de 1992.

Engolillado, daque andaba siempre con la golilla puesta’. Ya en el Diccionario de Autoridades de 1732.

Enlechuguillado, daque usaba cuello de lechuguilla’. En el DRAE desde 1791.

Escarola ‘cuello alechugado que se usó antiguamente’. Del catalán y provenzal escarola. Documentado en 1605 (Pícara Justina).

Foque ‘cuello de foque’. Del neerlandés fok. En el DRAE desde 1925.

Golaadorno del cuello hecho de lienzo plegado y alechugado, o de tul y encajes’. En el DRAE desde 1925.

Golillaadorno hecho de cartón forrado de tafetán u otra tela negra, que circundaba el cuello, y sobre el cual se ponía una valona de gasa u otra tela blanca engomada o almidonada usado antiguamente por los ministros togados y demás curiales’. Ya en el Diccionario de Autoridades de 1732, documentándolo en una pragmática de 1680. «Cuello circular, pequeño y almidonado, que desde el primer cuarto del siglo XVII sustituye a la lechuguilla. También es vocablo usado para denominar un soporte de cartón forrado con tela sobre el que se coloca la valona. Este soporte más adelante sería usado sin valona, siendo también golilla la voz usada para denominarlo» (Sousa, 2007).

Gorgueraadorno del cuello, hecho de lienzo plegado y alechugado’. Ya en el Diccionario de Autoridades de 1734, documentándolo en 1490 (Celestina).

Lechuga‘lechuguilla’, ‘cada uno de los fuelles formados en la tela a semejanza de las hojas de lechuga’. En el DRAE desde 1803.

Lechuguillacabezón o puño de camisa muy grande y bien almidonado, y dispuesto por medio de moldes en forma de hojas de lechuga, usado durante los reinados de Felipe II y Felipe III’. Documentado en 1604 (Palet). «Remate del cuello o cabezón de la camisa, rizado, plisado o fruncido, que sobresale por el cuello del coleto, la cuera, etc. Aparece en los años treinta del siglo XVI. Más adelante será un elemento independiente y adquirirá dimensiones amplísimas a inicios del siglo XVII. Sebastián de Covarrubias, en Tesoro de la lengua castellana o española (1611), relaciona el rizado de estos elementos con las hojas de lechuga. A cada una de las ondulaciones de la lechuguilla se la llamaba abanino» (Sousa, 2007).

Marquesotacuello alto de tela blanca que, muy almidonado y hueco, usaban los hombres como prenda de adorno’. En el DRAE desde 1895.

Pañoletaprenda triangular, a modo de medio pañuelo, que se pone al cuello como adorno o abrigo’. Documentado en 1846 (Salvá) como neologismo ‘pañuelo pequeño que usan las mujeres para el cuello’. En el DRAE desde 1852 con el mismo significado que Salvá. Con el significado actual desde 1992.

Pañolónpañuelo grande, de abrigo’. Documentado en 1846 (Salvá). En el DRAE desde 1884.

Pañuelo‘trozo de tela, por lo general cuadrado y mayor que el de bolsillo, usado para abrigarse o como accesorio en la indumentaria femenina y masculina’. Documentado en 1570 (Casas).

Sarmenteratoca de red o gorguera’, en germanía. Documentado en 1609 (Juan Hidalgo). En el DRAE desde 1869.

Sobrecuellosegundo cuello sobrepuesto al de una prenda de vestir’. En el DRAE desde 1780 como sinónimo de collarín.

Tirillatira de lienzo que se pone por cuello en las camisas para fijar en ella el cuello postizo’. Ya en el Diccionario de Autoridades de 1739.

Valonacuello grande y vuelto sobre la espalda, hombros y pecho, que se usó especialmente en los siglos XVI y XVII’. Ya en el Diccionario de Autoridades de 1739. «Cuello de lienzo u otra tela usado en sustitución de la lechuguilla desde el primer cuarto del siglo XVII. Podía ser pequeña y dispuesta sobre un soporte, la golilla, o grande y caída sobre los hombros, por influencia del traje francés» (Sousa, 2007).

BUFANDA

Braga‘prenda de abrigo similar a una bufanda cerrada, pero de tejido más fino’. Del galolatino braca. En el DRAE después de 1992.

Bufandaprenda larga y estrecha, por lo común de lana o seda, con que se envuelve y abriga el cuello y la boca’. El DRAE dice que quizá procede del francés bouffante, mientras que Corominas lo da por seguro, derivado a su vez del participio activo de bouffer ‘inflarse’. Documentado en 1782, fue registrado por primera vez en el DRAE de 1884.

Estolabanda larga de piel que usan las mujeres para abrigarse el cuello’. En el DRAE desde 1936.

Fular‘pañuelo para el cuello o bufanda de este tejido’. Del francés foulard. Documentado en 1917 (Alemany y Bolufer) como ‘pañuelo de seda’. Con el significado actual, en el DRAE desde 1984.

fular-bufanda

Tapaboca‘bufanda’. Documentado en 1869 (Domínguez). En el DRAE desde 1884.

Tapabocas ‘bufanda’. En el DRAE desde 1925.

CAMISA

Alcandoravestidura a modo de camisa, o la camisa misma’. Del árabe hispánico alqandúra y este del persa qanture. Documentada en el siglo XIV. El Diccionario de Autoridades (1726) dice que es blanca, pero Corominas rebate esto recordando que «las alcandoras granadinas eran de muchos colores». Voz sinónima de camisa.

Árbolcuerpo de la camisa, sin las mangas’. Ya en el Diccionario de Autoridades de 1726.

Asientostirillas de lienzo doblado que se ponen en los cuellos y puños de la camisa y otras piezas de ropa’. Ya en el Diccionario de Autoridades de 1770.

Blusaprenda abierta de tela fina, similar a la camisa, que usan las mujeres y los niños, y que cubre la parte superior del cuerpo’, ‘prenda de trabajo holgada y con mangas, generalmente de lienzo, que cubre el torso y suele llegar a media pierna’. Del francés blouse. Documentada en el segundo cuarto del siglo XIX, en el DRAE desde 1869.

Blusónblusa larga y holgada, generalmente con canesú y sin cuello’. En el DRAE desde 1936.

Cabezo‘cabezón (de la camisa)’. En el DRAE desde 1780.

Cabezón‘lista de lienzo doblado que se cosía en la parte superior de la camisa y, rodeando el cuello, se aseguraba con unos botones o cintas’. Documentado en Berceo.

Camisaprenda de vestir de tela que cubre el torso, abotonada por delante, generalmente con cuello y mangas’, ‘prenda interior de tela fina y largura media, que cubre hasta más abajo de la cintura’. Del celtolatino camisĭa. Documentada en el año 899. En latín tardío, camisia, no aparece hasta el siglo IV d. C. «Griegos y romanos habían usado una túnica interior que los primeros llamaban endymata y los segundos inductus e indusium. Llevábanla sobre la piel y los romanos solían tener otra vestidura para idéntico fin llamada vestis senatoria que se ponían durante la comida y los enjugaba el sudor (…). Durante la Edad Media se tenían en tal aprecio las camisas que se ofrecían como regalo, y en el siglo IX el duque de Bretaña, Salomón, envió 30 camisas al papa Adriano II (…). En el siglo XII las camisas de hombre eran cortas y las de las mujeres llegaban hasta los pies, y en este siglo y el siguiente llevaban las camisas menudos pliegues, bordados y presillas de plata y oro en el cuello y bocamangas, cerrándose el cuello, en ocasiones, con un botón. Del siglo XIII al XVI se llevaban con muchos bordados en las mangas y en la parte superior, y en antiguos inventarios se habla de camisas adornadas de oro, perlas y piedras preciosas, llegando alguna a tener mil perlas. Especialmente en el siglo XV abundan los inventarios que mencionan camisas de seda, y en uno de Felipe el Hermoso, fechado en 1499, se describen varias camisas ricamente bordadas en oro y en particular una de España, de mangas estrechas y abiertas, y con los puños, el cuello y todas las costuras cubiertas con 26 agujetas del mismo metal. Como se comprende camisas de tal riqueza no habían de llevarse sin lucirlas, y se estableció la moda de llevar ropa acuchillada o de modo que permitiera ver la camisa. Los hombres la llevaban debajo del brial o prendas análogas que permitían ver la camisa por los puños y por la parte inferior, y en los siglos XV y XVI asomaba en bullones en los codos y hombros y por debajo del justillo, pero ya no por la parte del faldón, pues considerada ya como verdadera prenda interior y que ya se mudaba con alguna frecuencia, el decoro obligaba a llevarla muy blanca y a que solo asomara por el cuello y las partes indicadas. Desde entonces se hizo de hilo y como prenda de lujo perdió toda su importancia. De la camisa de la mujer solo se veían las mangas; los hombres, hasta que el traje no se hizo más cerrado, la llevaban abierta por delante y por detrás cuando la usaban para montar a caballo, y los campesinos, sobre todo en las faenas del campo, la llevaban como único traje, según se ve en la viñeta de un manuscrito del siglo XV. Las camisas de mujer llegaron a hacerse de cendal tan fino que a su través se veían los brazos. A principios del siglo XVII los jubones acuchillados permitían que se siguiera viendo la camisa por sus aberturas; de 1624 a 1625 aparecieron los jubones de mangas acuchilladas, pero éstas solo llegaban al codo, desde donde aparecía la camisa. Después hiciéronse jubones cortos que dejaban ver la camisa por la cintura, por lo que comenzó la moda de llevar camisolines sobre aquella prenda. Después la camisa de hombre se llevó, como en la actualidad, viéndose el cuello, la pechera y los puños (…), y si bien perdió en valor al desaparecer los bordados de oro y piedras finas, ganó en importancia al considerarla como prenda higiénica y limpia, que enjuga el sudor y evita el roce de los demás vestidos…» (Enciclopedia Espasa-Calpe, 1911).

Camisa de fuerzaespecie de camisa fuerte abierta por detrás, con mangas cerradas en su extremidad, propia para sujetar los brazos de quien padece demencia o delirio violento’. En el DRAE desde 1869.

Camisero, raperteneciente o relativo a la camisa’, ‘dicho de una prenda de vestir o de alguna de sus partes: que tiene características propias de la camisa’. La segunda acepción en el DRAE desde 1983: «De forma semejante a las camisas. Se aplica especialmente al vestido o blusa femenina que tiene esta forma». La primera acepción desde 1992.

Camisetacamisa corta y con mangas anchas’. Documentado en 1513.

Camisolacamisa fina y holgada’, ‘camiseta deportiva, como la de un club’, ‘camisa de lienzo delgado que se ponía sobre la interior, y solía estar guarnecida de puntillas o encajes en la abertura del pecho y en los puños’. Del italiano camisola. Documentado en 1611. El Diccionario de Autoridades de 1729 traía las siguientes acepciones: «La Camisa corta y delgada, que hoy se pone sobre la almilla para no dormir con ella, la cual tiene las mangas anchas, y pegados unos puños de muselina, cambray o encajes, y también en la abertura del pecho tiene otros encajes o tiras de lienzo con que se guarnece (…). Se llama también la jaquetilla que traen los forzados de galera». La segunda ya desapareció en la siguiente edición del diccionario académico. En 1899 se incluye el significado ‘camisa fina de hombre’, no perdiendo este género hasta después de 1992. El de ‘camiseta deportiva’ fue introducido en 1983.

Camisolínpieza de tela planchada, con cuello y sin espalda, que se pone sobre la camiseta, delante del pecho, para excusar la camisola’. En el DRAE desde 1817.

Camisónprenda para dormir, generalmente de mujer, que cubre el tronco y cae suelta hasta una altura variable de las piernas’, ‘camisa’ en Andalucía. Documentado en 1570. El Diccionario de Autoridades de 1729 decía que «propiamente significa la Camisa de hombre, por ser más alta de cuello, y más larga de falda; pero se toma promiscuamente por toda camisa, que es mayor de las que se traen regularmente». Pero en la edición de 1780 ya se abrevia: «Camisa larga». En 1852, Castro y Rossi añaden: «En Cuba es la camisa larga sin mangas que usan las mujeres como primer vestido»; añadido que hace suyo la Academia en su diccionario de 1869: «…y por la de la mujer en las Antillas españolas». En el suplemento de 1970, el DRAE incluye la enmienda: «Camisa larga, especialmente la usada para dormir». La última acepción, ‘camisa’ en Andalucía, fue incluida después de 1992.

babydool-camison-sexy

Canesú‘pieza superior de la camisa o blusa a la que se pegan el cuello, las mangas y el resto de la prenda’. Del francés canezou. Documentado en 1869 (Domínguez). En el DRAE desde 1884.

Cerristopacamisa dominguera o de fiesta, cuya parte delantera y superior se hace de cerro y el faldón de estopa’, en Salamanca. Cerro: ‘manojo de lino o cáñamo’. En el DRAE desde 1925.

Chapona ‘blusa’ en Andalucía. En el DRAE después de 1992.

Contramangasadorno antiguo de tafetán o cambray para cubrir las mangas de la camisa, que usaban hombres y mujeres’. Ya en el Diccionario de Autoridades de 1729.

Cuadrado‘pieza cuadrada con que en las camisas se unían las mangas al cuerpo’. En el DRAE desde 1817.

Encamisarponer la camisa’. Documentado en 1917 (Alemany y Bolufer). En el DRAE desde 1925.

Follado ‘parte más ancha y holgada de las mangas y de la pechera de la camisa’, en Salamanca. En el DRAE desde 1925.

Garruchapasador del cuello de la camisa’, en Valladolid. En el DRAE desde 1956.

Gemelopasador formado por dos piezas unidas por un pequeño vástago o por una cadenita y que se usa para cerrar el puño de la camisa’. En el DRAE desde 1884 con el significado ‘juego de dos botones iguales o de algunos otros objetos de esta clase’. El significado actual desde 1984.

Guirindolachorrera de la camisola’. En el DRAE desde 1780.

Maillot‘camiseta deportiva, especialmente la de los ciclistas’. Del francés maillot. En el DRAE desde 1989.

Mallavestido de tejido de punto muy fino que, ajustado al cuerpo, usan en sus actuaciones los artistas de circo, bailarinas, etcétera’. Del francés maille. En el DRAE desde 1984.

Mandilónprenda de uso exterior a manera de blusón, que se pone sobre el vestido’. En el DRAE desde 1984.

Manga. En mangas de camisa vestido de medio cuerpo abajo, pero de la cintura arriba con solo la camisa o con la camisa y el chaleco’. En el DRAE desde 1884.

Marineraprenda de vestir, a modo de blusa, abotonada por delante y ajustada a la cintura por medio de una jareta, que usan los marineros’. En el DRAE desde 1899 con el significado actual, añadiendo: «Hoy está muy generalizada para los niños»; añadido eliminado a partir de 1925. «Amplio blusón inspirado en la indumentaria de los marineros» (Sousa, 2007).

Pañal‘faldón o caídas de la camisa’. Ya en el Diccionario de Autoridades de 1737.

Rodo‘faldón de la camisa, que suele ser de tela más tosca que el resto de la prenda’, en Salamanca. En el DRAE desde 1925.

CHAQUETA

(hombre y mujer)

Blazerchaqueta deportiva, originariamente utilizada en los uniformes de colegios y equipos’. Voz inglesa. En el DRAE después de 1992.

Cazadoraespecie de chaqueta usada por lo general para la caza y el deporte’, ‘especie de chaqueta corta y ajustada a la cadera, de línea deportiva, hecha de material resistente, como paño, cuero, etc.’. Documentado en 1917 (Alemany y Bolufer) como ‘especie de chaqueta o americana cerrada’. En el DRAE desde 1925 (‘americana’). Usada para la caza y el deporte, desde 1970. Chaqueta de corte deportivo, desde 1983.

Chapona‘chaqueta’ en Andalucía. En el DRAE desde 1936 como uruguayismo; entre 1970 y 1992 de uso común; en 1992 término andalucista y del Río de la Plata; y solo de Andalucía después de 1992.

Chaquetaprenda exterior de vestir, con mangas y abierta por delante, que cubre el tronco’. De jaqueta. Documentado en 1804 (Moratín). En el DRAE desde 1817. Empezó siendo prenda masculina.

Chaquetillachaqueta corta y ajustada, generalmente con adornos’. Documentado en 1853 (Domínguez). En el DRAE desde 1936.

Chaquetónprenda exterior de más abrigo y algo más larga que la chaqueta’. En el DRAE desde 1884.

Marselléschaquetón de paño burdo, con adornos sobrepuestos de pana o pañete’. En el DRAE desde 1803 ‘especie de anguarina corta de paño burdo que usan los caleseros y marineros’.

Pelliza‘chaqueta de abrigo con el cuello y las bocamangas reforzadas de otra tela’. En el DRAE desde 1803 ‘especie de vestido hecho o forrado de pieles’. Con la acepción actual desde 1925.

Saco‘chaqueta, americana’ en Canarias. En el DRAE desde 1927.

Saharianaespecie de chaqueta propia de climas cálidos, cerrada por delante, hecha de tejido delgado y color claro; tiene los bolsillos de parche y suele ajustarse con un cinturón’. En el DRAE desde 1970.

Torerachaquetilla ceñida al cuerpo, por lo general sin abotonar y que no pasa de la cintura’. En el DRAE desde 1925.

Tuinaespecie de chaquetón largo y holgado’. En el DRAE desde 1884.

CORBATA

Chalinacorbata de caídas largas que usan los hombres y las mujeres’. Documentado en 1853 (Domínguez). En el DRAE desde 1884.

Corbatatira de seda o de otra materia adecuada que se anuda o enlaza alrededor del cuello, dejando caer los extremos’. Del italiano corvatta o crovatta ‘croata’, ‘corbata’, así llamada por llevarla los jinetes croatas. Documentada en una orden militar de 1704. «Adorno de cuello realizado en lienzo o encaje que aparece en España durante el reinado de Carlos II, al ir incorporándose el nuevo traje francés (casaca y chupa) e ir desapareciendo la golilla. Evoluciona en su forma a lo largo de los siglos XVIII, XIX y XX hasta generalizarse el modelo que ha perdurado en la actualidad» (Sousa, 2007).

Corbatíncorbata corta que solo da una vuelta al cuello y se ajusta por detrás con un broche, o por delante con un lazo sin caídas’. Ya en el Diccionario de Autoridades de 1729 como neologismo.

Descorbatado, daque no viste con corbata’, ‘que no lleva corbata cuando debería llevarla’. En el DRAE después de 1992.

Encorbatado, daque viste con corbata’. En el DRAE después de 1992.

Encorbatarseponerse corbata’, ‘ir muy puesto de corbata’. En el DRAE después de 1992.

Pajaritatipo de corbata que se anuda por delante en forma de lazo sin caídas’. En el DRAE desde 1992.

Pañoleta‘corbata estrecha de nudo, y del color de la faja, que se ponen al cuello los toreros con el traje de luces’. En el DRAE desde 1936.

Pasador‘sortija que se pasa por las puntas de una corbata para mantenerla ceñida al cuello’, ‘prendedor con el que se sujeta la corbata a la camisa’. La primera acepción, en el DRAE desde 1899; la segunda, desde 1985.

Plastróncorbata muy ancha que cubre el centro de la pechera de la camisa’. Del francés plastron. En el DRAE desde 1927, pero como ‘galicismo por pechera’. Con el significado actual desde 1984. «Ancha corbata con nudo surgida en la segunda mitad del siglo XIX, antecedente de la actual» (Sousa, 2007).

GUANTES y MANGUITOS

Baldéspiel de oveja curtida, suave y endeble, empleada especialmente para guantes’. Documentado como ‘piel de oveja curtida’ en el siglo XIII como baldrés) y como baldés en Villasandino (†1428). Ya en el Diccionario de Autoridades (baldrés, 1726; baldés, 1770) recoge la acepción completa actual.

Confortante‘mitón’. En el DRAE desde 1984.

Desenguantarsequitarse los guantes’. Documentado en 1917 (Alemany y Bolufer). En el DRAE desde 1956.

Enguantado, daque lleva guantes’. Ya en el Diccionario de Autoridades de 1732, documentándolo en 1611 (Covarrubias). Despareció del DRAE en 1832, pero ha vuelto después de 1992.

Enguantarcubrir la mano con el guante’. En el DRAE desde 1925.

Estufilla ‘manguito pequeño hecho de pieles finas, para llevar abrigadas las manos en el invierno’. Ya en el Diccionario de Autoridades de 1732, documentándolo en 1638 (Fray Hortensio Paravicino, Marial y Santoral).

Golubaguante tosco para arrancar los cardos de los sembrados’, en La Rioja. En el DRAE desde 1925.

Guanteprenda para cubrir la mano, que se hace, por lo común, de piel, tela o tejido de punto, y tiene una funda para cada dedo’. Documentado en un inventario aragonés de 1331. El uso de los guantes es muy antiguo. Homero los cita en su Odisea.

Lúa especie de guante hecho de esparto y sin separaciones para los dedos, que sirve para limpiar las caballerías’, ‘guante de piel, tela o punto’, anticuado. Documentado luva ‘guante’ en 1051. La primera acepción en el DRAE desde 1822.

Manguito‘rollo o bolsa, con aberturas en ambos lados, comúnmente de piel fina y peluda, y algodonado por dentro, que usaban las señoras para llevar abrigadas las manos’. Aparece en la historia del traje en el último cuarto del siglo XV. Ya en el Diccionario de Autoridades de 1734, documentándolo en una pragmática de 1680.

Manijaespecie de guante de cuero que los segadores de algunas provincias se ponen en la mano izquierda para no lastimársela con la mies ni con la hoz’. En el DRAE desde 1925.

Maniquetemitón de tul negro con calados y labores, que cubre desde medio brazo hasta la mitad de los dedos’, ‘mitón’. Primera acepción en el DRAE desde 1884; la segunda, desde 1936.

Manoplaguante sin separaciones para los dedos, o con una para el pulgar’. En el DRAE desde 1984.

Mantus‘en el traje romano femenino, elemento para proteger las manos, a modo de manguito’. No recogido en DRAE. Lo cita Francisco de Sousa (2007).

Mitón especie de guante de punto, que solo cubre desde la muñeca inclusive hasta la mitad del pulgar y el nacimiento de los demás dedos’. Del francés miton. Documentado en 1787 (Terreros y Pando). En el DRAE desde 1803.

Muñequerabanda o correa que se pone alrededor de la muñeca para sujetarla o protegerla, o como adorno’. En el DRAE después de 1992.

Quiroteca‘guante’. Del latín chirothēca y este del griego χειροθήκη. Documentado a mediados del siglo XVII. Chirotheca ‘guante; úsase festiva o afectivamente por ser voz puramente griega, pronunciando la ch como k’. Solo aparece en el Diccionario de Autoridades (1729).

Regalillomanguito de las señoras para llevar abrigadas las manos’. Documentado en 1570 (Casas).

Zurrado‘guante’, desusado. Ya en el Diccionario de Autoridades de 1739 ‘llaman así al guante, por estar hecho de cuero adobado o zurrado’.

JUBÓN, CHALECO, JERSEY, POLO

Ajustadorjubón o armador que se ajusta al cuerpo’. Ya en el Diccionario de Autoridades (1726).

Almillaespecie de jubón, con mangas o sin ellas, ajustado al cuerpo’, ‘jubón cerrado, escotado y con solo medias mangas, que no llegaban al codo; se ponía debajo de la armadura’. Documentado en Guevara (1539-1542). «Así llamada por su unión íntima al cuerpo» (Corominas, 1980). «Prenda masculina de busto ceñida a la cintura y con faldones, que comúnmente se abrochaba mediante cordones. Presente en la indumentaria popular» (Sousa, 2007).

Apretador almilla sin mangas’. Ya en el Diccionario de Autoridades de 1726.

Armador‘jubón’. El Diccionario de Autoridades de 1726 lo definía como «cierta especie de jubón que se solía hacer de ante, y aforrar o cubrir por encima con tela, o seda por gala».

Chaleco‘prenda de vestir sin mangas, que cubre el tronco hasta la cintura y se suele poner encima de la camisa o blusa’, ‘jubón de paño de color, cuyas mangas no llegaban más que a los codos, puesto sobre la camisa, escotado, abierto por delante y con ojales y ojetes; era prenda común entre los turcos’. Quizá del italiano giulecco y este del turco yelek. Documentado jaleco en 1605 (Haedo), gileco en 1605 (Quijote) y chaleco hacia 1786 (Terreros y Pando). «Haedo dice que era un jubón de paño, de mangas cortas hasta el codo, que los turcos de Argel llevaban bajo el caftán; también podían llevarlo las mujeres argelinas debajo del sayo o gonila (…). Cervantes cita el gileco como variante equivalente de casaca de cautivo; Lope emplea la variante xaleco en Los Cautivos de Argel» (Corominas, 1980). Por su parte, Terreros y Pando (1787) lo define como «cierto jubón, o chamarreta, de que usan algunos, y llega solo a la cintura». En el DRAE desde 1803 la primera acepción recogida actualmente. A partir de 1884 recoge la segunda acepción, pero remitiendo a jaleco.

Chupetínespecie de justillo o ajustador con faldillas pequeñas’. En el DRAE desde 1780.

Codínmanga estrecha del jubón’, en Salamanca. En el DRAE desde 1925.

Corpecicoalmilla o jubón sin mangas ni faldillas’. En el DRAE desde 1869.

Corpezuelo‘almilla, corpiño o jubón, sin mangas ni faldillas, como suelen traer las mujeres caseras y labradoras’. Ya en el Diccionario de Autoridades de 1729, documentándolo en Cervantes (Quijote). Esta acepción desapareció del DRAE en 1843.

Cota‘jubón’, anticuado. Del francés antiguo cote y este del franco *kotta ‘paño basto de lana’. Documentado en Arcipreste de Talavera (1438).

Cotardía especie de jubón forrado, común a los dos sexos, usado en España durante la Edad Media’. Del francés cotte hardie. Documentado en un inventario aragonés de 1369. En el DRAE desde 1925.

Gardacós ‘cotardía’. No registrado en el DRAE. Lo trae Francisco de Sousa en su Introducción a la historia de las indumentaria en España (2007).

Jaleco‘chaleco’, desusado. Del turco yalak ‘chupa’. Ver Chaleco.

Jersey prenda de vestir de punto, cerrada y con mangas, que cubre desde el cuello hasta la cintura aproximadamente’. Del inglés jersey. Documentado en 1917 (Alemany y Bolufer): «(De la isla inglesa de Jersey) Estambre fino; camiseta, jubón o elástica de lana o de seda. Es neologismo». En el DRAE desde 1927 ‘especie de jubón de tejido elástico’; con la acepción actual a partir de 1970.

Jilecojubón de manga corta’. Documentado en 1846 (Salvá) como ‘capotillo de dos handas’, anticuado. En el DRAE desde 1884 como sinónimo de jaleco hasta 1970, que figura ya con la acepción actual.

Jubónvestidura que cubría desde los hombros hasta la cintura, ceñida y ajustada al cuerpo’. Documentado en glosarios de Toledo y del Escorial, hacia 1400. «Prenda ajustada, semiinterior, de origen militar, aparecida hacia 1370, con gran duración en la historia del vestido. Cubría el torso. Solía forrarse de algodón. Sus mangas eran más o menos ajustadas. Prenda inicialmente masculina, hacia la segunda mitad del siglo XVI se empieza a usar el vocablo también para definir una prenda femenina que se usaba conjuntamente con la basquiña. A partir del siglo XVIII, y especialmente aplicada a la indumentaria popular, puede referirse a una prenda corta, con mangas, ajustada, para vestir a cuerpo» (Sousa, 2007).

Jubón de nudillos‘especie de cota’. En el DRAE desde 1803.

Juboncillo‘jubón pequeño, roto o despreciable’. Esta acepción del Diccionario de Autoridades (1734) se redujo en los diccionarios académicos inmediatamente posteriores a ‘jubón pequeño’, hasta que dejó de registrarse la voz en 1884.

Justacor‘ajustador (jubón)’, anticuado. Ya en el Diccionario de Autoridades de 1734, documentándolo en una pragmática de 1680. Desapareció del DRAE en 1822.

Justador‘ajustador’, anticuado. En el DRAE desde 1817.

Justilloprenda interior sin mangas, que ciñe el cuerpo y no baja de la cintura’. Documentado en Agustín Moreto (†1669).

Niqui ‘polo’. Del alemán Nicki. En el DRAE después de 1992.

Poloprenda de punto que llega hasta la cintura, con cuello, y abotonada por delante en la parte superior’. Del inglés polo y este del tibetano pholo ‘pelota’. En el DRAE desde 1985. Usado desde la primera mitad del siglo XX como sustitución de la camisa.

Primo‘jubón’, en germanía. Documentado en 1609 (Juan Hidalgo).

Pulóver‘jersey’. Del inglés pullover. En el DRAE después de 1992.

Sudaderajersey o chaqueta deportivos, a veces con capucha’. En el DRAE después de 1992.

Suéter ‘jersey’. Del inglés sweater. En el DRAE desde 1970.

FEMENINA

Ablusado, dadicho de un corpiño: holgado a manera de blusa’. Recogido en el DRAE a partir de 1956.

Bolerochaquetilla corta de señora’. En el DRAE desde 1936. Inspirada en las chaquetillas de los toreros, aparece muy adornada, frecuentemente con bordados, en el traje femenino desde la década de 1930, según Sousa (2007).

Buratocendal o manto transparente’. Del italiano buratto. Documentado en 1595.

Canesúcuerpo de vestido de mujer corto y sin mangas’. Del francés canezou. Documentado en 1831. En el DRAE desde 1869.

Chalpaño de seda o lana, mucho más largo que ancho, y que, puesto en los hombros, sirve a las mujeres como abrigo o adorno’. Del francés châle y este del persa šāl. «En francés se halla frecuentemente, en relaciones de viajeros, desde 1666 (…). El vocablo se aprendió en la India y con referencia a un producto de Cachemira, y pudo tomarse sea por conducto del dialecto índico de esta región, sea directamente del persa, que estaba muy extendido en la India como idioma cortesano» (Corominas, 1980). En el DRAE desde 1817.

Chambravestidura corta, a modo de blusa con poco o ningún adorno, que usan las mujeres sobre la camisa’. Del francés [robe de] chambre. Documentada en 1853 (Domínguez), donde se especifica que suele usarse por lo común para estar en cama. En el DRAE desde 1884, indicando que viene del francés chambre por ser prenda de uso doméstico.

Chapona‘chambra’, poco usado. En el DRAE desde 1884.

Coletillocorpiño sin mangas, usado por las serranas de Castilla’. Documentado en 1604 (Palet). En el DRAE desde 1780.

Conjuntojuego de vestir femenino hecho generalmente con tejido de punto y compuesto de jersey y chaqueta, o también de otras prendas’. En el DRAE desde 1970.

Corpiñejo‘diminutivo de corpiño’. Ya en el Diccionario de Autoridades de 1729. Retirado del DRAE después de 1992.

Corpiñoalmilla o jubón sin mangas’. Documentado en 1580 (Góngora). «Prenda femenina de busto, ajustada. Originalmente era prenda interior, pero en la indumentaria popular es voz aplicada a una prenda exterior» (Sousa, 2007).

Cos‘corpiño interior integrante del traje femenino a partir del siglo XV, equivalente al jubón masculino’. No está registrado en el DRAE. Lo trae Francisco de Sousa en su Introducción a la historia de la indumentaria en España (2007).

Dengueesclavina de paño, usada por las mujeres, que llega hasta la mitad de la espalda, se cruza por el pecho, y las puntas se sujetan detrás del talle’. Voz onomatopéyica. Ya en el Diccionario de Autoridades de 1732. «Prenda femenina de busto a modo de capa corta, parecida a una esclavina, que, cruzándose sobre el pecho, se ata a la espalda a la altura de la cintura. Suele combinarse con el manteo en cuanto a material y decoración. Es propio de la indumentaria popular» (Sousa, 2007).

Echarpe ‘chal’. Del francés écharpe. Documentado en 1917 (Alemany y Bolufer). En el DRAE desde 1927.

Emballenadocorpiño de mujer armado con ballenas’, desusado. Ya en el Diccionario de Autoridades de 1732, documentándolo en una pragmática de 1680.

Esclavina‘pieza del vestido que suelen llevar las mujeres al cuello y sobre los hombros’. En el DRAE desde 1791.

Gabachaespecie de dengue de paño que usan las aldeanas’, en Zamora. En el DRAE desde 1927.

Garibaldinablusa de color rojo, como la que usaban el general italiano Garibaldi y sus voluntarios, que estuvo de moda entre las señoras’. Documentado en 1895 (Zerolo). En el DRAE desde 1936.

Gregorilloprenda de lienzo con que las mujeres se cubrían cuello, pecho y espalda’. Ya en el Diccionario de Autoridades de 1734.

Maillot‘prenda, especialmente femenina, de una sola pieza, elástica y ajustada al cuerpo, que se usa para practicar ejercicio físico’. Del francés maillot. En el DRAE después de 1992.

Manteletaespecie de esclavina grande, generalmente con puntas largas por delante, que usan las mujeres, a manera de chal, para abrigo o como adorno’. Documentado en 1787 (Terreros y Pando). En el DRAE desde 1869. «Prenda femenina de busto presente en el traje desde el siglo XVIII y especialmente en la indumentaria popular, parecida a una esclavina, con puntas delanteras, que se ata de forma similar al dengue, realizada de distintos tejidos según la estación y el clima (batista, seda, lana, etcétera)» (Sousa, 2007).

Mantillaprenda de seda, blonda, lana u otro tejido, adornado a veces con tul o encaje, que usan las mujeres para cubrirse la cabeza y los hombros en fiestas o actos solemnes’. Documentado en 1552 (López de Gomara). «Sobretodo presente en el traje femenino desde al menos el siglo XVII. Es de tipo manto, con dimensiones, materiales y decoración variables. Otra función es la de tocado, que forma parte del sobretodo, al colocarlo cubriendo la cabeza, o es independiente, siendo prenda de respeto, apropiada para ir a la iglesia, ceremonias o visitas, confeccionándose en este caso en materiales más ricos. Como sobretodo es elemento habitual en el traje tradicional, y como prenda de ceremonia prevalece en la actualidad» (Sousa, 2007).

Mantoespecie de mantilla grande sin guarnición, que usan las señoras’, ‘prenda con que las mujeres se cubrían cabeza y cuerpo hasta la cintura’. La segunda acepción, ya en el Diccionario de Autoridades, documentándola en una pragmática de 1680; la primera, en el DRAE desde 1869.

Manto de humo‘el de seda negro y transparente que llevaban antiguamente las mujeres en señal de luto’. En el DRAE desde 1803.

Manto de soplillo‘el de tafetán muy fino y transparente que llevaban las mujeres’. En el DRAE desde 1817.

Mantónpañuelo grande que se echa generalmente sobre los hombros’, ‘pieza cuadrada o rectangular de abrigo, que se echa sobre los hombros’. Primera acepción, en el DRAE desde 1843 como andalucismo; la segunda, desde 1984.

Mantón de Manilael de seda y bordado, que procede, por lo común, de China’. En el DRAE desde 1925.

manton-manila

Mantonina‘sobretodo femenino que cubría las caderas y que aparece a fines del siglo XIV, perviviendo en el siglo XV; en el reino catalano-aragonés no pasaba de la cintura y se llamaba mantonet’. No está registrado en el DRAE. Lo cita Francisco de Sousa (2007).

Mañanitaprenda de vestir, de punto o tela, que cubre desde los hombros hasta la cintura y que las mujeres usan principalmente para estar sentadas en la cama’. En el DRAE desde 1970.

Monillo jubón de mujer, sin faldillas ni mangas’. Ya en el Diccionario de Autoridades de 1734.

Nubeespecie de chal muy ligero, hecho de punto, con que las señoras se envolvían la cabeza al salir de noche’. Ya en el Diccionario de Autoridades de 1734, documentándolo en Lope de Vega.

Pavanaespecie de esclavina que usaron las mujeres’. Del italiano pavana, forma vulgar de padovana ‘de Padua’. Documentado en 1531 (L. Milán).

Pelerina ‘toquilla de punto, como capa corta, que usan las mujeres’, ‘cierta forma de esclavina’. Del francés pèlerine. Documentado en 1853 (Domínguez). En el DRAE desde 1927.

Picardíao Picardíascamisón corto, con tirantes, hecho generalmente de tela transparente’. En el DRAE desde 1985.

Polonesaprenda de vestir de la mujer, a modo de gabán corto ceñido a la cintura y guarnecido con pieles’. Documentado en 1853 (Domínguez). En el DRAE desde 1884.

Rebecachaqueta femenina de punto, sin cuello, abrochada por delante, y cuyo primer botón está, por lo general, a la altura de la garganta’. Del nombre propio Rebeca, título de un filme de Alfred Hitchcock, basado en una novela de D. du Maurier, cuya actriz principal usaba prendas de este tipo. En el DRAE desde 1984.

Rocadormantilla semicircular que usan las charras, hecha de terciopelo o veludillo y adornada con abalorios’, en Salamanca. En el DRAE desde 1925.

Sayuelo‘especie de jubon, hecho de varias telas, que suelen usar las mujeres’. Ya en el Diccionario de Autoridades de 1739, documentándolo en Quevedo. Retirado del DRAE en 1852.

Spencer‘prenda corta femenina de busto, de origen inglés, presente en la moda de los estilos Directorio, Consulado o Imperio; era una chaquetilla con cuello, mangas ajustadas y bolsillos’. No registrada en DRAE. Lo trae Sousa (2007).

Topprenda de vestir femenina, generalmente ajustada, que cubre el pecho y llega como mucho hasta la cintura’. Del inglés top. En el DRAE después de 1992.

Toquilla‘pañuelo de punto, generalmente de lana, que usan para abrigo las mujeres y los niños’. En el DRAE desde 1925.

Visitaespecie de esclavina adornada y de diversas formas usada por las señoras’. En el DRAE desde 1925.

MASCULINA

Americanachaqueta de tela, con solapas y botones, que llega por debajo de la cadera’. Registrada por primera vez en el DRAE de 1899.

Caleserachaqueta con adornos, a estilo de la que usan los caleseros andaluces’. En el DRAE desde 1884.

Capuchina‘se llama a la chupa de tela rica, cuyas espaldas y mitad de las mangas se hacen de lienzo o de otra tela ligera; diósele el nombre por alusión a los remiendos de los hábitos de los padres capuchinos, que son de otro color de sayal’. Solo aparece esta acepción en el Diccionario de Autoridades (1729).

Cárdiganchaqueta deportiva de punto, con escote en pico, generalmente sin cuello’. De J. T. Brunnell (1797-1868), militar inglés y séptimo duque de Cardigan. En el DRAE desde 1992.

Carmañolaespecie de chaqueta parecida al marsellés y de cuello estrecho’. Del francés carmagnole. En el DRAE desde 1853. El francés carmagnole ‘chaqueta distintiva de los revolucionarios jacobinos’, significaba anteriormente ‘chaqueta de ceremonia de los campesinos del Delfinado’, que procedía del nombre de la ciudad piamontesa de Carmagnola, según Corominas.

Casaca‘vestidura ceñida al cuerpo, generalmente de uniforme, con mangas que llegan hasta la muñeca, y con faldones hasta las corvas’. Documentado en 1607 como prenda militar (Oudin). «Prenda masculina con mangas para vestir a cuerpo, larga, abotonada y con amplias vueltas en la bocamangas, que en el traje español empieza a aparecer a finales del siglo XVII. Se usa también en España la voz francesa justacorps. Es el traje masculino básico durante el siglo XVIII, evolucionando en el último tercio hacia el frac» (Sousa, 2007).

Casaquilla casaca muy corta’. Documentado en 1604. «Prenda de busto del torero» (Sousa, 2007).

Casaquín‘casaca’, despectivo. Documentado en 1853 (Domínguez). En el DRAE desde 1936.

Chamarretacasaquilla que no ajusta al cuerpo, larga hasta poco más abajo de la cintura, abierta por delante, redonda y con mangas’. Ya en el Diccionario de Autoridades de 1729.

Chaquéprenda exterior de hombre a modo de chaqueta, que a partir de la cintura se abre hacia atrás formando dos faldones; se usa como traje de etiqueta con pantalón rayado’. Del francés jaquette. Documentado en 1917 (Alemany y Bolufer) como chaquet. En el DRAE desde 1925. «Traje de ceremonia diurna surgido en el último tercio del siglo XIX y que perdura en la indumentaria contemporánea con similar función. Parecido a una casaca, tiene largos faldones que parten de la cintura y se juntan a la espalda. Se viste con pantalones rayados» (Sousa, 2007).

chaque

Chaquetilla torera‘prenda de corte semejante a la que usan los toreros en el traje de lidia’. En el DRAE desde 1936.

Chupachaqueta, chaquetilla’, ‘cazadora’, ‘parte del vestido que cubría el tronco del cuerpo, a veces con faldillas de la cintura abajo y con mangas ajustadas; se ponía generalmente, incluso en traje militar, debajo de la casaca’, ‘se usaba también sin casaca, y así se generalizó después como traje menos solemne, más sencillo o más modesto’. Del francés jupe y este del árabe clásico ǧubbah. La 3.ª acepción figura ya en el Diccionario de Autoridades de 1729, que la documenta en una pragmática de 1723. Las acepciones 1.ª y 4.ª en el DRAE, a partir de 1983. La 2.ª, desde 1992. «Prenda inventada en la segunda mitad del siglo XVII, hacia 1670, cuando se puso en moda llevar la casaca desabrochada. La chupa ceñía el tronco del cuerpo, abrochada de alto abajo, por delante, tenía faldones delanteros y a los costados bolsillos de cartera (…). Al principio, esta prenda era muy larga, llegando a mediados del siglo XVIII hasta más debajo de las ingles, no abrochándola más que hasta la cintura (…). Las primeras chupas fueron las de mayor lujo, pues las había de riquísimo tisú de oro o de plata y de costoso moaré bordado con preciosos botones iguales o distintos de los usados en la casaca. En los últimos años del siglo XVIII y en los primeros del XIX se hizo la chupa más corta, semejándose ya al chaleco, por el que fue substituida cuando en la época del Directorio se llevó frac abotonado en vez de casaca. Las chupas españolas de principios del siglo XIX (…) son muy notables por sus bordados y sus delicados colores. Solían llevarse con calzón y casaca de color distinto, aunque también las había de color igual y predominaban las de raso blanco o muy claro, bordadas o festoneadas de florecillas de colores. Por entonces también los hombres del pueblo bajo llevaban chupa, pero más corta, debajo de la chaquetilla de haldetas» (Enciclopedia Espasa-Calpe, 1913).

Chupínchupa corta’. Documentado en 1846 (Salvá) como «chaleco o chupetín». En el DRAE desde 1925, con la acepción actual.

Coletovestidura hecha de piel, por lo común de ante, con mangas o sin ellas, que cubre el cuerpo, ciñéndolo hasta la cintura’. Del italiano colletto. Documentado en 1591 (Góngora). Según Corominas, el italiano colleto, derivado de collo ‘cuello’, significaba ‘vestidura de cuero que cubría pecho y espalda y se llevaba bajo la coraza’. «Se le dio este nombre probablemente porque la única parte que asomaba fuera de la coraza era la que cubría el cuello; falta, sin embargo, estudiar la historia de la forma del coleto. Pasó al español como tantos términos militares del s. XVI italiano. Hoy ha llegado a ser prenda de arrieros» (Corominas, 1980). «Prenda masculina de busto para vestir a cuerpo que aparece en el siglo XVI tras entrar en desuso el sayo. Escotada y sin mangas, llegaba hasta la cintura» (Sousa, 2007).

Collarín‘sobrecuello estrecho que se pone en algunas casacas’. En el DRAE desde 1780.

Corochavestidura antigua a manera de casaca, pero larga y hueca’. Ya en el Diccionario de Autoridades de 1729, que lo documenta en la Crónica del rey Don Alfonso.

Cueraespecie de chaqueta de piel, que se usaba antiguamente sobre el jubón’. Documentado en 1535. «Prenda masculina que aparece en el siglo XVI tras entrar en desuso el sayo, de origen en el traje militar, similar al coleto, más largo y cerrado, pudiendo llevar mangas cortas» (Sousa, 2007).

Enlevitadovestido de levita’. En el DRAE desde 1970.

Esmoquinprenda masculina de etiqueta, de menos ceremonia que el frac, a modo de chaqueta sin faldones’. Del inglés smoking, porque se la ponían para fumar. Documentado smoking en 1917 (Terreros y Pando), y así aparece en las ediciones del DRAE de 1927 y 1950. Con la forma actual en el DRAE desde 1970. «Traje masculino para actos sociales aparecido en las últimas décadas del siglo XIX y que pervive en el traje contemporáneo. Es de menor etiqueta que el frac. Consta de chaqueta y pantalón negros, éstos con bandas laterales» (Sousa, 2007).

Falbalá ‘pieza casi cuadrada que se ponía en la abertura de un corte de la faldilla del cuarto trasero de la casaca’. Del francés falbala. Ya en el Diccionario de Autoridades de 1732.

Fígaro‘torera’. De Fígaro, personaje de dos comedias de Beaumarchais (1732-1799). En el DRAE desde 1925.

Fracvestidura de hombre, que por delante llega hasta la cintura y por detrás tiene dos faldones más o menos anchos y largos’. Del francés frac. Documentado en plural, fraques, hacia 1835 (Larra). En el DRAE desde 1837. «La levita, degenerada en casaca y con los faldones recortados, empezó a usarse en España en 1690, en el ejército de Carlos II; en Francia en tiempo de Luis XVI y en Prusia al finalizar el siglo XVII. Allí parece que Federico inició el proceso verdaderamente evolutivo del frac, doblando los picos delanteros de la levita, formando así la casaca, la que del nombre de aquel soberano tomó la clásica denominación de casaca a la Federica (…). En Alemania, empero, el frac como prenda de vestir no se generalizó hasta que Goethe no presentó a Wherter, junto con el chaleco amarillo, pantalón de gamuza y botas con rodillera. La juventud de la época, poseída de aquel morboso deseo de imitar al personaje del poeta de Weimar, adoptó el frac (…). En Francia (…) fue el distintivo de un partido político; en las asambleas los notables del tiers état se distinguían de los nobles de la oposición en que usaban frac de color obscuro y corte sencillo, mientras que sus adversarios políticos se mantenían adictos a la vistosa casaca adornada con rica pasamanería. Felipe Igualdad, duque de Chartres y padre del rey Luis Felipe, subió a la guillotina vistiendo frac verde y calzón amarillo. Después el frac revolucionario fue adoptado en general en Europa por todos los que gloriaban de vestir con elegancia, especialmente en tiempo del Directorio, y en 1794 aparece el frac definitivo, caracterizado por la solapa vuelta y en pico (antes no tenía), los faldones estrechos y el cuello alto, aunque vuelto (…). En España, en tiempo de Fernando VII, que fue propiamente la época de introducción del frac, éste era de seda, por lo común listada y de color negro y café; también, aunque menos frecuentemente, amarillo y verde; más tarde prevaleció el de paño, de un solo color y con botones dorados. El calzón era del mismo color que el frac y el chaleco blanco, apareciendo éste muy poco por llevarse el frac abrochado. Completaba esta indumentaria (moda común en 1802) la bota alta, sin campana, a lo Sullivan. A poco, sin embargo, empezó a usarse en sociedad el frac negro o castaño, con pantalón y zapato, prevaleciendo en esta forma hasta mediados del siglo XIX, en que fue substituido por la levita, pasando el frac a ser prenda de sociedad y de etiqueta en los salones aristocráticos, bailes, recepciones, etc.» (Espasa-Calpe, 1924).

Fraque‘frac’. Documentado en 1846 (Salvá). En el DRAE desde 1925.

Futraquelevita, casaca’. En el DRAE desde 1925, como voz en desuso.

Guayaberaprenda de vestir de hombre que cubre la parte superior del cuerpo, con mangas cortas o largas, adornada con alforzas verticales, y, a veces, con bordados, y que lleva bolsillos en la pechera y en los faldones’. En el DRAE desde 1925.

Jaqueta‘chaqueta’, desusado. Del francés jaquette. Documentado en 1591 (Percival). En el DRAE desde 1817. «Prenda masculina de origen militar, aparecida hacia 1370. Cubría el torso y era de longitud variable. Por lo general se forraba de algodón y se ajustaba al cuerpo. Presentaba gran variedad de mangas. En el siglo XV junto con las calzas constituía un traje para vestir a cuerpo. Tiene gran pervivencia en el traje europeo a través de su evolución en diversas prendas. Se vestía sobre el jubón, del que en los momentos iniciales poco se diferenciaba» (Sousa, 2007). Hasta la edición de 1914 (inclusive) el diccionario académico presentaba el significado ‘prenda de vestir usada antiguamente, suelta, con mangas, y que no pasaba de las rodillas’; pero a partir de 1925 la registra con la acepción actual, como sinónimo anticuado de chaqueta. A diferencia de ésta, que desde hace relativamente poco también es usada por la mujer, la jaqueta era usada únicamente por los hombres.

Jaquetillachaqueta más corta que la común’. Documentado en 1706 (Stevens). En el DRAE desde 1817. «Prenda corta, para vestir a cuerpo, presente en el traje majo masculino» (Sousa, 2007).

Jaquetónchaqueta mayor que la común’. Documentado en 1787 (Terreros y Pando). En el DRAE desde 1817.

Levitavestidura masculina de etiqueta, más larga y amplia que el frac, y cuyos faldones llegan a cruzarse por delante’. Del francés lévite. Nombre aplicado a esta prenda por parecerse a la que llevaban los levitas (israelitas dedicados al servicio del templo) en las representaciones teatrales. En el DRAE desde 1837. «Traje masculino aparecido a finales del siglo XVIII, cuyos faldones, con vuelo, llegaban por encima de las rodillas. Entallada y con solapas, es de menos etiqueta que el frac. De amplia presencia en el siglo XIX como traje de diario, pervive en las primeras décadas del siglo XX» (Sousa, 2007).

Levitín ‘diminutivo coloquial de levita’. En el DRAE desde 1970, como voz familiar y despectiva.

Levitón levita más larga, más holgada y de paño más grueso que la de vestir’. Documentado en 1846 (Salvá) como aumentativo de levita y «especie de sobretodo». En el DRAE desde 1869 ‘traje de hombre, a modo de levita, usado modernamente como prenda de abrigo’.

Levosa‘levita’, coloquialmente. Documentado en 1901 (Toro y Gómez) como voz despectiva. En el DRAE desde 1925 como voz familiar y festiva.

Militarse decía del vestido seglar de casaca’. En el DRAE desde 1803.

Ropeta‘ropilla’. Documentado en 1607 (Oudin). En el Diccionario de Autoridades de 1737 significa ‘ropa corta o pobre’. En el DRAE de 1780 ya pasa a definirse como ‘diminutivo de ropa’, al igual que ropilla. Y a partir de 1803 con el significado actual. Ver Ropilla.

Ropillavestidura corta con mangas y brahones, de los cuales pendían regularmente otras mangas sueltas o perdidas, y se vestía ajustada al medio cuerpo sobre el jubón’. Documentado en 1570 (Casas). «Ropeta, ropilla: Prendas cortas masculinas de busto que surgen en el siglo XVI al entrar en desuso el sayo. Tenían mangas largas» (Sousa, 2007).

Ruedaespecie de tontillo de lana o cerdas, que se ponía en los pliegues de las casacas de los hombres para ahuecarlas y mantenerlas firmes’. En el DRAE desde 1803.

Saltaembarcaespecie de ropilla que se ponía por la cabeza’. Documentado en 1846 (Salvá) remitiendo a saltambarca. En el DRAE desde 1884.

Saltambarca‘saltaembarca’. Documentado en 1607 (Oudin). En el DRAE desde 1780 como ‘vestidura rústica abierta por la espalda’; y a partir de 1914 remite a saltaembarca.

Synthesis ‘prenda de tipo jubón, para proteger el torso, presente en el atuendo romano masculino, de carácter semiinterior, que se llevaba sobre la túnica especialmente en el ámbito doméstico’. No registrado en DRAE. Lo trae Sousa (2007).

Tontillo ‘pieza tejida de cerda o de algodón engomado, que ponían los sastres en los pliegues de las casacas para ahuecarlas’. En el DRAE desde 1899. En la segunda mitad del siglo XVIII.

1 Comentario
  1. comment-avatar
    Beatris28 Abril, 2015 - 20:20

    Hola, quería agradecerle por la información que usted brinda.
    He visitado por su sitio y la velocidad de carga es excelente, le agradezo por la calidad de navegación para las personas

    Estoy fascinado de saber que se puede llegar este género
    de información con tanta profesionalidad y análisis en el tema tratado.

    Con gusto voy a proceder a suscribirme a su página para poder contener mayor cantidad de información en mi correo.

    Se le agradece por dedicarse unos segs en leer mi comentario, que tenga un buen mes.

Deja un comentario


         




Subir arriba