Refranes de Hablar y Escuchar (Consejos, Mentiras, Promesas, Secretos)

Refranes de Hablar y Escuchar (Consejos, Mentiras, Promesas, Secretos)

Hablar y escuchar. En el refranero español abundan las recomendaciones y advertencias sobre el habla. Preconizan la mesura, la discreción, y también la sinceridad, aunque avisando de sus riesgos. Advierten de los consejos y las promesas, así como de los peligros del mucho hablar. Critican a quienes murmuran, difaman o mienten. Y previenen sobre la conveniencia de no revelar nunca los secretos.

            Debido a esta abundancia, presentamos muchos de los refranes agrupados bajo varios epígrafes: Virtudes (Mesura-Discreción y Sinceridad), Defectos (Hipocresía-Mentiras y Parlotear), Aconsejar, Prometer y Secretos. 

A quien has de acallar, has de halagar. Se dice también: A quien has de acallar, no le hagas llorar. 

Al gallo que canta, le aprietan la garganta. Es dicho de pícaro intimidando a los reos que confiesan con el temor de la horca. 

Al ruin de Roma, que en mentándole luego asoma. Se dice cuando aparece una persona de quien se está hablando. 

Allá va la lengua do duele la muela. Dice que cada uno habla de lo que le interesa.

Algo tendrá el agua cuando la bendicen. Justifica el porqué de las murmuraciones, y sobre todo de las alabanzas. Es semejante a Cuando el río suena, agua lleva o Cuando el arroyo suena, agua lleva. También se dice Cuando la sartén chilla, algo hay en la villa y Algo es cuando todos dicen: al lobo, al lobo. 

Cada uno dice de la feria como le va en ella. Dice que cada cual habla de las cosas conforme al menoscabo o beneficio que ellas le han reportado.

Ciertas son las trazas, después de las desgracias. Dice que después de ocurrido un suceso, todo el mundo conjetura que ya se preveía.

Consuelo es a los penados contar sus fatigas y cuidados. Todos los hombres quieren comunicar sus sentimientos, y así como el contar las penas alivia, de la misma manera el comunicar las alegrías satisface, por aquello de que Alegría secreta, candela muerta.

Cuando el niño sabe decir piedra, entonces se le cierra la mollera. Se refiere a cuando el niño ya pronuncia bien, es decir, hacia los tres años; entonces los cartílagos del cráneo se han convertido ya en hueso. 

Dorar la píldora. Cuando has de decir algo desagradable, procura hacerlo de la manera más suave posible. 

El hombre por el verbo y el toro por el cuerno. Se les ha de coger. 

El que calla, otorga. 

Hacerse el sordo. No hacer caso. 

La conversación con persona leída, es media vida; con no leída, desabrida; con ruda, es cosa dura.

La coz de la yegua, no hace mal al potro. Dice que la grosería no daña al grosero. Y que cada cual está hecho a las costumbres de los suyos. 

Lo que el niño oyó en el hogar, eso dice en el portal. Advierte que los niños, en su inconsciencia, fácilmente repiten lo que oyen a los mayores, por lo que se debe tener mucha prudencia y no hablar ante ellos cosas importantes.

No dice más la lengua de lo que siente el corazón. Da a entender que cada uno pone en sus palabras sus propias intenciones.

No hay palabra mal dicha si no es mal entendida. Dice que muchas veces la ofensa no está en el ánimo del que la hace, sino del que la recibe.

O es devoto o es loco quien habla consigo solo. 

Oveja que bala pierde bocado. Se dice del que habla en la mesa.

Palabras y plumas el viento las tumba. Por eso las cosas importantes deben tratarse por escrito y certificarse debidamente. 

Por un garbanzo no se descompone la olla. Se dice cuando uno disiente del parecer general.

Quien calladamente arde, más se quema. Las penas, como las alegrías, quieren ser comunicadas con los demás, las primeras para mitigarlas y las segundas para que se aumenten.

Quien canta, sus males espanta. Semejante a Cuando el español canta, o rabia o no tiene blanca.

Si no tienes dinero en la bolsa, ten miel en la boca. Recomienda afabilidad y agrado en el trato.

 

VIRTUDES

 

A buen entendedor, pocas palabras bastan. Se dice cuando estando dos personas en la misma intención, se comprenden con una indicación leve.

Al buey por el cuerno y al hombre por el verbo. Se les conoce su calidad. También se dice Al hombre por la palabra y al buey por el cuerno ata

Compuesta una palabra, parece dama. Dice que las cosas galanamente dichas tienen más valor. 

Con azúcar y miel, cagajones saben bien. Dice que con buenas palabras se hace tolerable hasta lo inconveniente. 

Cortesía de boca, gana mucho a poca costa. Aconseja ser amable y cortés para medrar en la política mundana. 

Hablando se entiende la gente. Se dice cuando se llega a un acuerdo merced a las concertadas explicaciones. 

La boca y la bolsa abierta para hacer cosa cierta. Dice que gracias a las buenas palabras y a la liberalidad se consigue pronto lo que se desea.

La buena conversación es manjar del alma y lleva caballeros a los de a pie. 

Las buenas palabras untan; las malas, punzan. 

Pláticas longas, las noches acortan.

 

MESURA, DISCRECIÓN

 

Alquimia probada, tener la lengua refrenada. Es conducta de sabio.

Aprended a bien callar, para que sepáis bien hablar. Dice que antes de hablar conviene escuchar las razones que se oponen a las nuestras.

Cosa bien negada, nunca es bien probada. Es consejo de pícaros. 

Cuando fueres por camino, no digas mal de tu enemigo. Recomienda la discreción al hablar entre personas desconocidas. 

Di la razón y no digas el autor. Semejante a Se dice el pecado, pero no el pecador. También se dice Di tu razón y no señales autor. 

Dicen los niños al solejar lo que oyen a sus padres en el hogar. Por eso importa tanto su buena crianza y no hablar ante ellos cosas que no deben oír los extraños. 

El bobo, si es callado, por sesudo es reputado. Encarece el valor de la discreción. 

El caldo, en caliente; la injuria, en frío. Recomienda al hombre ofendido tranquilidad y reflexión antes de reparar la ofensa. 

El necio callando, es tenido por sabio. Encarece el valor de la discreción. 

El perro viejo no ladra en vano. Dice que el experimentado no se determina a hablar u obrar sino cuando a ello se sigue alguna utilidad.

El poco comer y el poco parlar no hizo nunca mal

El poco hablar es oro y el mucho hablar es lodo. 

En boca cerrada no entran moscas. Dice que la discreción evita muchos inconvenientes. 

En casa del ahorcado no se ha de nombrar la soga. Recomienda no hablar o recordar a las personas lo que se sabe que les es molesto o doloroso.

Guárdate de hombre que no habla y de can que no ladra. Porque la experiencia dice que son los peores. El hombre reservado es más peligroso porque se desconocen sus intenciones. 

Habla poco, escucha asaz, y no errarás. Es la conducta del sabio. 

La blanda respuesta, la ira quiebra; la dura, la despierta 

La mansa respuesta, quebranta la ira. También se dice La respuesta mansa la ira quebranta. 

Más apaga buena palabra que caldera de agua. Contra la ira.

Más vale callar que mal hablar.

Mientras uno calla, aprende de los que hablan. 

Mucho vale y poco cuesta, a mal hablar buena respuesta. Recomienda ser comedido y bien hablado; es decir, no dejarse arrebatar por la ira. 

No hables sin ser preguntado y serás estimado. 

No me apretéis, que diré lo que oír no queréis. Se dice a los que importunan con sus excesivas preguntas.

Nunca más bien hallé que cuando menos hablé; nunca más mal que cuando hablé más. 

Parla poco, escucha asaz, y no errarás. 

Quien tiene por qué callar, no ha de hablar. Y observando en su pureza este refrán, no hablaría nadie. 

Si de alguno te quieres vengar, has de callar. Callar, y esperar la ocasión para tomarlo desprevenido.

Si quieres hablando no errar, piensa primero qué hablar.

 

SINCERIDAD

 

Al médico, confesor y letrado, hablarle claro. 

Al pan, pan, y al vino, vino. Indica que las cosas deben decirse con sinceridad y claramente.

Andaos a decir verdades y moriréis en los hospitales. Porque el que quiere medrar no puede ser siempre verdadero.

El buen saber es callar hasta ser tiempo de hablar. 

La verdad ama la claridad. Dice que todo lo verdadero puede decirse con llaneza y diafanidad, al contrario de lo engañoso, que preciso es disimularlo y defenderlo arteramente.

La verdad amarga y la mentira dulce. 

Las verdades de Perogrullo, que a la mano cerrada llamaba puño. Se dice cuando alguien habla cosas de una evidencia tal que toda demostración resulta superflua. 

Lo que te dijere el espejo no te lo dirán en concejo. Dice que las gentes no suelen tratar con la sinceridad suficiente para declararnos nuestras propias faltas. 

Los locos y los niños dicen las verdades. Porque como obran inconscientemente dicen las cosas con franqueza y espontaneidad. También se dice Los niños y los locos dicen las verdades. 

Mal me quieren mis comadres porque les digo las verdades; bien me quieren mis vecinas porque les digo las mentiras. Lo dice porque la verdad suele desagradar.

Más vale decir verdades que parezcan mentiras que mentiras que parezcan verdades. 

Más verdades se han de saber que decir. El decir las verdades tiene muchos inconvenientes, y el principal es que hace enemigos, porque la verdad es siempre amarga y dura de escuchar. 

No se han de decir todas las verdades en todos tiempos y lugares. 

Pedir a los hombres veras es pedir al olmo peras. 

Quien dice la verdad, cobra odio. Nota que para vivir en sociedad no se puede ser siempre sincero.

 

DEFECTOS

 

Agua vertida, no toda cogida. Suele referirse al mal rastro que deja la calumnia. También se dice Del agua vertida, nunca toda cogida y Sal vertida, nunca bien recogida.  

Cuando la cólera sale de madre, no tiene la lengua padre. Dice que los iracundos no saben lo que dicen.

El golpe de la sartén, aunque no duela, tizna. Dice que la ofensa de los viles y malos, aunque no trascienda, molesta. 

Explicación no pedida, malicia arguye. Dice que la persona que sin que nadie se lo pida se justifica es porque se considera culpable. Viene de la locución latina Excusatio non petita, accusatio manifesta. La traducción literal es ‘excusa no pedida, acusación manifiesta’.

Gallo que no canta, algo tiene en la garganta. Dice que cuando uno de los interlocutores a quienes atañe la conversación no interviene en ella es por algún motivo oculto.

La lengua larga es señal de mano corta 

La mala razón deja la ropa sana y lastima el corazón. Dice que una mala palabra, aunque aparentemente parece no causar daño, siempre deja en el espíritu una huella de pesar. 

La mano cuerda no hace todo lo que dice la lengua. Dice que puede permitirse alguna licencia de palabra, pero que muchas veces no es conveniente llevarla a efecto.

Lo que te dijeren al oído no lo digas a tu marido. Porque cuando una casada escucha al oído no puede ser cosa buena lo que oye. 

La mierda, cuanto más la hurgan, más hiede. Que los asuntos turbios conviene no resolverlos. 

Mal ladra el perro cuando ladra de miedo. Se dice de las personas a quienes se les conoce que sus bravatas son falsas. 

Más es el ruido que las nueces. Cuando se pregona mucho un hecho que carece de importancia. 

Más hiere mala palabra que espada afilada. 

Mote que moteja no pone buena oreja. Dice que el apodo que recuerda algún defecto al apodado es molesto. 

No es buen habla la que todos no entienden. 

No hay peor sordo que el que no quiere oír. Dice que es imposible hacer entender a una persona una razón cuando de antemano se niega a escucharla. 

No se ha de nombrar la soga en casa del ahorcado. Dice lo inconveniente que resulta recordar a uno sus desdichas a sus defectos. 

No se ha hecho la miel para la boca del asno. Se dice para dar a entender que lo que se solicita es de condición muy superior a lo que corresponde al que demanda. 

No te alabes hasta que acabes. 

Nunca digas de esta agua no beberé. 

Nunca digas que llueve hasta que truene. Dice que no se asegure una cosa hasta estar bien cierto de ella.

Pajarico que escucha el reclamo escucha su daño. Se dice por los que se pagan y fían de palabras halagüeñas. También se dice Quien acecha por agujero, ve su duelo. Es como Quien escucha, su mal oye

Pájaro mal nacido es el que se ensucia en el nido. Dice que no es buena persona aquella que habla mal de los suyos.

Palabra de boca, piedra de honda. Porque puede ir muy lejos y hacer mucho daño. También se dice Palabra y piedra suelta, no tienen vuelta o La piedra y la palabra no se recoge después de echada o Palabra de boca, piedra de honda. 

Palabra en el corazón nunca quita la pasión. Dice que cuando se ha ofendido hondamente a alguien es muy difícil borrar la injuria.

Por decir un buen dicho se pierde un amigo. Dice que alguna vez, por lucir el ingenio, no se repara en ofender a quienes debemos respeto o cariño.

Por la boca muere el pez. Se dice, en sentido figurado, cuando un individuo sin darse cuenta dice algo que nos interesa saber y a él le perjudica.

¿Qué tienen que hacer las bragas con la alcabala de las habas? Es como ¿Qué tiene que ver el culo con las témporas? Respuesta a un despropósito.

Quien dice lo que no debe, oye lo que no quiere. Es como El que dice lo que no debe, escucha lo que no le conviene. Dice que las personas inconvenientes e indiscretas están expuestas a recibir contestaciones más inconvenientes aún. También se dice Quien pregunta lo que no debe, le responden lo que no quiere.  

Quien tiene el tejado de vidrio, no tire piedras al de su vecino. Dice que teniendo faltas por que callar, no se deben hacer públicas las de los demás. 

Sanan lanzadas y no palabras malas. Dice que las palabras ofensivas muy raramente se olvidan.

Siempre sale a hablar quien tiene por qué callar.

 

HIPOCRESÍA y MENTIRAS

 

Al mentiroso, cuando dice la verdad, no le dan autoridad. 

Antes se coge al mentiroso que al cojo. Dice que es muy difícil que el que miente mucho recuerde todas sus invenciones y por ello fácil es pillarle en contradicción.

Boca de miel y manos de hiel. Denuncia la falsedad de los que con buenas palabras cometen malas obras. 

Cuando la zorra predica, no están seguros los pollos. Dice que no debemos fiarnos de las palabras buenas de los traidores.

El que en mentira es cogido, cuando dice verdad no es creído. 

El mentiroso ha de ser memorioso. También se dice El mentir pide memoria

El que tiene el tejado de vidrio, no tire piedras al de su vecino. Dice que el que tiene por qué callar no hable mal de los demás. 

Halagar con la boca y herir con la cola. Del engañador. 

Muchos besan manos que querrían ver en boca de alanos. Va contra los hipócritas.

Palabras de santo y uñas de gato. Se dice del hipócrita. 

Quien gasta y miente su bolsa lo siente. Lo dice por los que se vanaglorian de comprar barato no siendo verdad.

Va la palabra de boca en boca como el pajarillo de hoja en hoja. También se dice Va el bostezo de boca en boca como el pajarillo de hoja en hoja.

 

PARLOTEAR

 

A mucho hablar, mucho errar. 

A palabras locas, orejas sordas. Dice que a vanidades y simplezas, no se debe prestar atención. 

Al que quiere saber, mentiras con él. Va contra los preguntones y curiosos. Se dice también El que quiera aprender, que vaya a Salamanca.

Después de beber, cada uno da su parecer. Nota que después de las repetidas libaciones el hombre se vuelve hablador e indiscreto. 

El que más habla es el que más tiene por qué callar. Se dice porque las personas, cuantas más falsas y defectos tienen, suelen atreverse a criticar y hablar más de los del prójimo. 

En boca cerrada no entran moscas. También se dice Boca cerrada, más fuerte es que muralla. 

Hablar sin pensar es tirar sin apuntar. 

Habló el buey y dijo mu. Se dice de las personas necias que sueltan una tontería.

La misa dígala el cura. Se dice para reprender a los que hablan de cosas que no entienden.

La mucha conversación acarrea menosprecio. Aconseja que el trato con las gentes no sea demasiado íntimo ni se les dé a conocer detalles de la vida particular con objeto de no perder ante sus ojos el respeto que se merece.

Mucho hablar, mucho errar. 

Perro ladrador, nunca buen mordedor. Se dice de las personas de muchas palabras y poca acción. 

Quien mucho habla, en algo acierta. Por casualidad.

Quien mucho habla, mucho yerra. Lo dice porque las personas demasiado habladoras, en su afán de charlar, cometen indiscreciones.

 

ACONSEJAR

 

A buen salvo está el que repica. Dice que el que aconseja, aconseja bien porque no padece el daño del aconsejado.

A caso nuevo, consejero nuevo. Da a entender que cuando se nos proponen problemas desconocidos, deben resolverse con soluciones apropiadas a ellos y, por tanto, distintas de las que hasta entonces ha recomendado al costumbre. También se dice A nuevos hechos, nuevos consejos. 

A consejo ruin, campana de madera. Dice que los malos consejos no deben escucharse, y menos aún propalarse.

Agua coge en harnero, quien se cree de ligero. Que no debe tomarse consejo de persona vana.

Al buen consejo, no le hallo precio.

Consejo es de sabios, perdonar injurias y olvidar agravios. 

Dar el consejo y el vencejo. Se dice cuando a más de aconsejar se ayuda a resolver la situación. 

El consejo de la mujer es poco y el que no lo toma es loco. Porque la mujer suele ser más precavida y desconfiada que el hombre. 

El consejo no es bien recibido donde no es pedido. 

El perro viejo, si ladra da consejo. Denota cuán útiles son las advertencias de las personas de experiencia y edad. 

En consejos, las paredes han orejas. Recomienda a discreción en aquellas noticias que no es conveniente propagar demasiado.

En consejos, oye a los viejos. Refranes semejantes son Si quieres buen consejo, pídelo al hombre viejo y Del viejo, el consejo. Se dice porque el viejo tiene experiencia y porque estando ya al margen de las pasiones ve la vida con más serenidad.

Más ven cuatro ojos que dos. Se suele decir cuando se pide consejo. 

No es lo mismo predicar que dar trigo. Da a entender que el consejo es fácil cuando no lo tiene que cumplir el que lo da o que es mucho más fácil aconsejar que seguir las normas de conducta que se preconizan. También se dice Una cosa es predicar y otra dar trigo. 

Otro gallo le cantara si buen consejo tomara. Parece ser que lo dice por el gallo que cantó a San Pedro.

Por una oreja entra y por otra sale. Semejante a Es como quien oye llover. Se dice de las personas que no hacen caso de los avisos y consejos.

Quien tiene el estómago lleno, dice: ayunemos. Dice lo fácil que es aconsejar cuando el que aconseja no tiene que practicar.

Quítate tú para que me ponga yo. Es frase proverbial que se usa como refrán para dar a entender que se recibe un consejo interesado que redunda en nuestro perjuicio y a favor del que aconseja.

 

PROMETER

 

Cosa prometida, es medio debida, y debida enteramente si quien promete no miente. 

Del dicho al hecho hay gran trecho

El que fía o promete, en deuda se mete. Semejante a la frase proverbial: Lo prometido es deuda.

La promesa del noble y honrado es dinero de contado. 

Ni a rico debas ni a pobre prometas 

Quien todo lo da, todo lo niega. Dice que el que es fácil en prometer, luego no puede cumplir su palabra.

 

SECRETOS

 

A quien dices tu secreto, das tu libertad y estás sujeto. 

Al buen amigo no le encubras secreto, que das causa de perderlo 

Alegría secreta, candela muerta. Dice que el mayor placer de la alegría está en comunicarlo. 

Di a tu amigo el secreto y tenerte ha el pie en el pescuezo

El secreto de tu amigo guardarás, y el tuyo no le dirás 

Las paredes oyen. Advierte la mesura que se debe tener al hablar cosas secretas. 

Lo que te encubren no procures saberlo, y lo que te descubren tenlo secreto. 

No digas en secreto lo que no quieras oír en público manifiesto. 

No hay secreto que tarde o temprano no sea descubierto. 

Nunca hombre sabio y discreto revela a mujer su secreto. 

Quien dice lo suyo, mal callará lo ajeno. Advierte que no debemos fiarnos de las personas demasiado francas. 

Secreto de dos, sábelo Dios; secreto de tres, toda res. Dice lo difícil que es guardar un secreto entre más de dos personas. 

Si el secreto fuere descubierto a una mujer, luego se ha de saber. Nota a las mujeres de habladoras e informales.

Si quieres que tu amigo no te tenga el pie sobre el pescuezo, no le descubras el secreto. 

Siervo de otro se hace quien dice su secreto a quien no lo sabe. 

Todo se sabe, y más lo de la manta. Dice que nada se puede ocultar, ni aun las cosas más íntimas. 

Tras pared ni tras seto no digas tu secreto. Porque pueden oírlo sin ser vistos.

Deja un comentario


         




Subir arriba