Refranes sobre salud, vejez y muerte

Refranes sobre salud, vejez y muerte

Refranes sobre salud. Para tener buena salud los refranes recomiendan moderación en el comer, especialmente en la cena, andar, dormir bien y fiarse mejor de los médicos experimentados, no en vano todo médico nuevo hincha el cementerio. Si gracias a tener buena salud llegamos a la vejez, se supone que contaremos con experiencia, por lo que daremos buenos consejos, y tendremos la virtud de la prudencia, si bien nos advierte el refranero que no por envejecer estaremos a salvo de la arrebatadora pasión del amor: Pájaro viejo enciéndese presto. En cuanto a la muerte, nos recuerdan que ésta iguala a todos. 

SALUD 

Al catarro, dalle con el jarro. Es decir, curarle con el vino.

Al flato, con el plato. Semejante a A la cabeza, el comer la endereza. 

Al niño, mientras crece, y al enfermo, mientras adolece. Se les ha de sufrir y cuidar. 

Al ojo, con el codo. Quiere decir que a los ojos no debe tocárseles.

Al que es de muerte, el agua le es fuerte. Dice que a los delicados todo les hace daño.

Anda abrigado, come poco y duerme en alto si quieres vivir sano. 

Buena vida, arrugas tiene. Pues suele acortarla.

Cagar bien y mear claro, cagajón para el cirujano. Porque denota salud.

Caliente la comida y fría la bebida. 

Cenas, soles y Magdalenas, tienen las sepulturas llenas. Dice que el cenar demasiado y tomar mucho sol, son perjudiciales a la salud. Magdalena, por antonomasia, puede aplicarse aquí como mujer pecadora.

Comer bien y cagar fuerte y no haber miedo a la muerte 

Comer para vivir, y no vivir para comer

Como se vive se muere. Es como Genio y figura, hasta la sepultura. También dice que con arreglo a la clase de vida que se lleva, así se alcanza la muerte.

Cuando el enfermo dice ¡ay!, el médico dice day. Pues el uno gana cuando el otro enferma.

Cuando te dolieren las tripas, hazlo saber al culo. 

De los cuarenta para arriba no te mojes la barriga. Dice que en la verdad madura se deben tener especiales atenciones y cuidados con la salud.

Después de comer, dormir, y de cenar, pasos mil. 

Dios es el que sana y el médico lleva la plata. 

Donde entra el sol no entra el médico. Dice que las casas soleadas son las más sanas.

El comer y el cagar, con reposo se han de tomar. Es como: Comer, dormir y cagar, de vagar 

El mal que no tiene cura es la locura. 

El mal que no tiene remedio, olvidarle es mejor medio. 

El médico viejo y mozo el barbero. Por la experiencia el primero y el segundo porque ha de tener más seguridad en el pulso siendo joven. 

Es peor el remedio que la enfermedad. Indica la inconveniencia e inoportunidad de aplicar una ayuda que encierra más perjuicio que ventaja.

Gran parte es de la salud conocer la enfermedad. Dice que el que conoce sus propios defectos puede remediarlos más fácilmente.

Haz la noche noche y el día día, y vivirás con alegría. Dice y recomienda que se ponga orden en la vida y naturaleza de cada uno.

Haz la puerta al solano y vivirás sano. Porque es conveniente para la salud el calor y la luz de mediodía.

Hazte viejo temprano y vivirás sano. Dice que se moderen las pasiones. Es como Si quieres llegar a viejo, guarda el aceite en el pellejo. 

La salud no es conocida hasta que es perdida. Como casi todos los beneficios. 

Lo que el médico yerra, encúbrelo la tierra. 

Más cura la dieta que la lanceta. Dice que este procedimiento de curación es de los más seguros y menos peligrosos.

Más vale prevenir que curar.

Ni comas crudo, ni andes a pies desnudos. Por ser mal para la salud.

No hay mal que cien años dure. 

Poco sol, poca cena y poca pena. Avisos de salud.

Por bien estar mucho se ha de andar

Quien quisiere ser mucho tiempo viejo, comiéncelo presto. Da a entender que para conservar la salud es necesario vivir moderadamente lejos de los placeres y del exceso.

Si quieres vivir sano, anda una legua más por año. Recomienda el ejercicio, que no debe abandonarse a pesar de la edad.

Todo médico nuevo hincha el cementerio.

Dormir

A las diez, durmiendo estés. Consejo para la salud y moralidad públicas. También se dice: A las diez, en la cama estés; si puede ser antes, mejor que después. Y también A las diez, deja la casa de quien es y si en la tuya estás, te acostarás. 

Cena poco y come más, duerme en alto y vivirás. Come más poco. Encarece la parquedad en la mesa y la salubridad del lecho ventilado y seco.

¡Qué mejor almohada que no saber de mañana! Porque como mejor se duerme es sin preocupaciones. 

Si quieres enfermar, cena mucho y vete a acostar. Semejante a De grandes cenas están las sepulturas llenas.  

VEJEZ 

A la ramera y al juglar, a la vejez les viene el mal. Por la vida desordenada de ambos.

A la res vieja, alíviale la reja. Dice que al anciano se le ahorren trabajos en consideración a sus años.

A la vejez, cuernos de pez. Dícese porque antes se untaban los aladares los viejos con pez para disimular la falta de pelo.

A la vejez, viruelas. Se dice de los viejos presumidos o enamorados y, en general, de cuando una cosa ocurre a destiempo.

Al músico viejo le queda el compás. Dice que las personas avezadas durante mucho tiempo a una cosa conservan siempre la afición a ella, aunque haya pasado la oportunidad.

Buey viejo, lleva el surco derecho. Porque tiene experiencia.

Canas son, que no lunares, cuando comienzan por los aladares. Se dice a los que pretenden disimular lo que los demás ven claramente.

El hombre anciano, hiere con el pie y señala con la mano. Dice que la experiencia hace a los viejos sagaces y arteros.

El lobo viejo, a la tarde aúlla. 

El perro viejo no ladra en vano. Dice que el experimentado no se determina a hablar u obrar sino cuando a ello se sigue alguna utilidad.

El perro viejo, si ladra da consejo. Denota cuán útiles son las advertencias de las personas de experiencia y edad. 

El que tuvo y retuvo, guardó para la vejez. Se refiere especialmente a los que conservan sus cualidades morales y físicas en la edad provecta. 

La cabeza blanca y el seso por venir. Se dice de los que, siendo viejos, todavía no tienen formalidad. 

La juventud tiene la fuerza y la senectud la prudencia 

La vejez tornó por los días en que nació. Dice que los viejos se vuelven niños. 

Más sabe el diablo por viejo que por diablo. Da a entender que los ancianos tienen mucha experiencia de la vida, la cual hace que sus consejos sean aprovechables.

Más vale aprender viejo que morir necio

No hay calvo que no haya tenido buen pelo. 

No hay ninguno tan viejo que no piense vivir otro año. 

Pájaro viejo enciéndese presto. Se dice por los viejos enamorados.

Pájaro viejo no entra en la jaula. Dice que el que tiene experiencia no se deja engañar fácilmente. 

Quien viejo engorda, dos mocedades logra. Porque la gordura rejuvenece y quita arrugas a los ancianos.

MUERTE 

Al cabo de cien años, todos calvos. Por muertos.

El muerto al hoyo y el vivo al bollo. Dice que pasando el duelo, hay que acudir cada uno a su necesidad. 

El muerto y el ido, presto en olvido. 

El pobre y el cardenal, todos van por igual. En la muerte. 

Muera Marta y muera harta. Dícese de los que llevan a cabo un capricho aunque les irrogue un gran perjuicio.

Muérese el rey y el papa y el que no tiene capa. Nota cómo la muerte alcanza a todos.

Muerta es la abeja que da la miel y la cera. Condena a los que dan todo lo que tienen antes de su muerte.

Un buen morir da honor a la vida entera. Es traducido del italiano: «Un bel morir tutta la vita onora», frase de Petrarca.

Deja un comentario


         




Subir arriba