Refranes sobre Tiempo cronológico

Refranes sobre Tiempo cronológico

Tiempo cronológico. La mayoría de los refranes relativos al tiempo cronológico sirven para recordar el efecto inexorable que sobre todas las cosas y personas tiene el transcurrir de los años. Con el paso del tiempo las penas se atemperan, los recuerdos buenos se conservan y los malos se suavizan, los problemas se resuelven o se olvidan y, al final iguala a todas las personas con ayuda de la muerte.

A la corta o a la larga, el tiempo todo lo alcanza. 

A las cosas deseadas, todo tiempo es prolijo, como a las odiosas breve. Dice que cuando se desea algo parece que tarda mucho en llegar, y al revés, parece no pasar el tiempo cuando se soporta algo desagradable.

Al cabo de cien años todos seremos calvos. Lo dice por la muerte.

Al cabo de dos años mil, vuelven las aguas por do solían ir. Dice que al fin de todas las mudanzas las cosas vuelven a su ser.

A su tiempo se cogen las uvas, cuando están maduras. Es como: Cada cosa a su tiempo y los nabos en adviento. Recomienda aguardar la oportunidad para obrar con certeza.

Cualquier tiempo pasado, es mejorado. También se dice Tiempo pasado siempre es deseado. Típicos refranes procedentes de una concepción poética. De Jorge Manrique en las Coplas a la muerte de su padre: «Cuán presto se va el placer / cómo después de acordado / da dolor, / cómo a nuestro parescer / cualquiera tiempo pasado / fue mejor.»

El tiempo aclara las cosas y el tiempo las oscurece. El tiempo ayuda a resolver dudas y problemas, al contemplar estos con mayor frialdad y distancia; pero con el transcurrir del tiempo también cae sobre todas las cosas la capa del olvido.

El tiempo lo cura todo, o lo pone del lodo. Porque no hay otra fuerza sino él para resolver los negocios humanos. 

El tiempo todo lo cubre y todo lo descubre. 

El tiempo todo lo cura y todo lo muda. 

El tiempo todo lo trae y todo se lo lleva. 

Ninguna cosa hay tan dura que el tiempo no la madura 

No hay río bravo que no tenga vado, ni plazo que no llegue a cabo. Es como No hay plazo que no se cumpla ni deuda que no se pague. Dice que todas las cosas tienen una solución y que, al cabo, el tiempo determina el fin y razón de todos los negocios. 

Nunca es tarde si la dicha es buena. Dice que, aunque tarde, los beneficios siempre llegan a tiempo. Es semejante a Más vale tarde que nunca.

Tiempo pasado traído a la memoria da más pena que gloria. Por el amor que despiertan los recuerdos; es condición de la memoria desvanecer los peligros y tristezas y aumentar las sensaciones placenteras.

Todo lo nuevo place, y lo viejo satisface. Lo nuevo gusta por lo inusitado; pero lo viejo complace porque es resultado de experiencia.

Artículos relacionados

Deja un comentario


         




Subir arriba