Semáforos

Semáforos

En contra de lo que mucha gente cree, los primeros semáforos que se usaron no fueron los que ahora vemos en las ciudades, para controlar la circulación de automóviles. ¿Cuándo fue la primera vez que se usó en español la palabra semáforo? La primera vez que se empleó el término semáforo en español fue para referirse a unos telégrafos ópticos instalados en las costas que servían para comunicarse con los barcos. Este servicio semafórico se estableció en España como consecuencia del tratado internacional que firmó el Gobierno español en 1870, según el cual se comprometía a construir en las costas de su territorio veintisiete de estos aparatos, en un plazo ilimitado de tiempo. Doce años después, ya estaban en funcionamiento media docena de semáforos, instalados en Tarifa, Cartagena, Santander, Finisterre, Monte Ventoso (Ferrol) y en las inmediaciones del puerto de Jávea, en la provincia de Alicante. Cada uno de estos establecimientos era a la vez observatorio meteorológico y estación telegráfica.

etimologia-semaforo-simple

La Real Academia Española registró el vocablo semáforo por primera vez en su diccionario en 1884, con la definición «telégrafo óptico en las costas, para comunicarse con los buques por medio de señales». A semejanza de otros idiomas europeos, el vocablo español se formó con el prefijo griego σῆμα ‘señal’ y el elemento compositivo -foro, del también griego -φόρος ‘que lleva’.
Se dice que el sistema semafórico fue copiado de las señales ópticas ferroviarias que empezaron a usarse a mediados del siglo XIX, y será verdad, pero en el DRAE nunca se ha registrado una acepción en la entrada semáforo referida expresamente al ferrocarril, pese a que realmente hace mucho tiempo que existen señales de este tipo en las líneas férreas.
En 1970, la Academia decidió introducir en su diccionario una segunda definición en la entrada semáforo: «Aparato eléctrico de señales luminosas para regular la circulación». Se supone que con en esta acepción tan genérica entran todo tipo de semáforos, incluidos los ferroviarios.
El primer semáforo para regular la circulación en una ciudad se instaló en Londres en 1868, basado efectivamente en las señales ferroviarias. Solo se iluminaba por las noches con gas. El primer semáforo eléctrico no entró en funcionamiento hasta 1953.
En España, el primer semáforo que se instaló fue en Madrid, en el cruce de la calle de Alcalá con la Gran Vía, en 1926.

Deja un comentario


         




Subir arriba