Soltería

Soltería

 Aun en contra de la opinión de mucha gente y los predicamentos de la mayoría de las instituciones religiosas, no es imprescindible estar casados para tener relaciones sexuales. De hecho, muchas personas mantienen o han mantenido trato carnal con otras estando solteras.  La soltería es el primer estado civil dela persona. Un estado que puede durar toda su vida y que también se llama celibato, de la palabra latina con que los romanos conocían la soltería:

Soltero/ra: ‘Que no está casado’. Del latín solitarĭus ‘solitario, solo’. Hasta mediados del siglo XIII significaba ‘suelto’, aplicado a las riendas, a los presos, luego pasó a entenderse con el significado actual. Derivado: soltería ‘estado de soltero’.

Celibato: ‘Soltería’, ‘hombre célibe’. Del latín cælibātus, en español desde el principio del siglo XVII. Deriva de célibe ‘dicho de una persona: que no ha tomado estado de matrimonio’; del latín cælebs, -ĭbis ‘soltero’.

            Cuando la persona, especialmente la mujer, ha pasado la pubertad, entonces se dice —apenas si se usa ya este término— que es núbil, que está capacitada para casarse, que ya es una mujer.

Pubertad: ‘Primera fase de la adolescencia, en la cual se producen las modificaciones propias de la infancia a la edad adulta’. Tomado por el español en 1737 del latín pubertas, ~ātis ‘pubertad’, ‘vello, barba’, ‘mocedad’, derivado de pūbis ‘vello viril’, ‘bajo vientre’, de donde el pubis español (hacia 1730). En el Diccionario de Autoridades publicado aquel año de 1737, se definía la pubertad como ‘la edad de catorce años en el varón y de doce en la mujer’, puntualización que ha desaparecido en el DRAE actual.  Derivados: púber ‘que ha llegado a la pubertad’ (en español hacia 1860), puberal ‘perteneciente o relativo a la pubertad’, púbero/ra ‘púber’, pubescencia ‘pubertad’, pubescente ‘que ha llegado a la pubertad’ y pubescer ‘llegar a la pubertad’.

Núbil: ‘Dicho de una persona y más propiamente de una mujer: Que está en edad de contraer matrimonio’. Del latín nūbilis ‘casadero’. Derivado: nubilidad ‘cualidad de núbil’, ‘edad en que se tiene aptitud para contraer matrimonio’.

Mujer: Segunda acepción del DRAE: ‘Mujer que ha llegado a la pubertad o a la edad adulta’.

Pero, como decíamos, la persona núbil no siempre se casa, por lo que de ser un simple célibe, mancebo o mozo —en el caso del varón— y moza, zagala, dalaga o guaricha —en el caso de la mujer—, pasará a ser considerado solterón, cotorrón o niño para siempre.

Mancebo: ‘Hombre soltero’, acepción poco usada. En el DRAE también figura esta otra acepción: ‘Mozo de pocos años’. En el Diccionario de Autoridades (1732) se definía al mancebo como ‘el mozo o joven que no pasa de treinta o cuarenta años’.

Mozo/za: ‘Célibe, soltero’.

Zagala: ‘Muchacha soltera’. El masculino, zagal, no especifica la soltería del mozo o muchacho.

Dalaga: En Filipinas: ‘Mujer soltera, doncella y joven’.

Guaricha: En Venezuela: ‘Indígena joven y soltera’; voz cumanagota.

Solterón/na: ‘Dicho de una persona: Entrada en años y que no se ha casado’.

Cotorrón/na: ‘Solterón’, en El Salvador.

Niño/ña: En Andalucía, Canarias y Honduras: ‘Persona soltera, aunque tenga muchos años’.

Ilcha es una voz mapuche (ahúlcha ‘hembra incorrupta que no ha parido’) con la que antiguamente se referían los chilenos a la ‘joven india soltera’, no recogida en el DRAE.

Barragán ‘mozo soltero’ es voz anticuada; como poco usada es la coloquial doncellueca ‘doncella entrada ya en edad’. Antiguamente también se decía doncelluela (diminutivo de doncella) a la ‘que ni es de mucha edad, ni tampoco es muy niña, sino de edad mediocre’, y doncellidueña  a ‘la mujer que se casa, siendo de edad muy crecida’ (Diccionario de Autoridades, 1732), pero ninguna de las dos voces continua registrada en el DRAE.

A la solterona también se la llama en algunos países americanos jamona (en Puerto Rico; derivada de jamón, ya sabemos que significa igualmente ‘mujer que ha pasado de la juventud, especialmente cuando es gruesa’), percha (coloquialmente, en Ecuador, de percha ‘utensilio para colgar cosas, en alusión seguramente a haberse quedado colgada) y quedada (en Cuba y Nicaragua, de quedarse soltera).

No están en el DRAE los siguientes americanismos:

            Sinónimos de solterón/na: cebollón/na (en la Argentina, Chile, Paraguay y Uruguay) y pollonchón/na (en Puerto Rico).

            Cascote ‘hombre ya viejo, y más si es solterón’, en la Argentina.

            Sinónimos venezolanos de solterona: pacorra, rodillona y guaca ‘solterona fea’ (también significa ‘sepulcro antiguo indio’).

            Ventear, en Chile: ‘Hacer pasear a las mujeres solteras para que encuentren marido’.

Y es que, una vez más, la visión machista del mundo se ve reflejada en el Diccionario académico en este asunto de la soltería. Pues mientras el solterón es comparado con la resbaladiza guabina, a la solterona se la manda a sentarse en el poyetón o a vestir santos.

Guabina: ‘Pez de río, de carne suave y gustosa, con cuerpo mucilaginoso, algo cilíndrico y cabeza obtusa’, en las Antillas, Colombia, El Salvador, Honduras y Venezuela. Más resbaloso que la guabina, locución coloquial que en Puerto Rico quiere decir: ‘Dicho de un hombre: Que rehuye el matrimonio’.

Poyetón: Aumentativo poco usado de poyo ‘banco’. Irse al poyetón o sentarse en el poyetón, son frases coloquiales que significan ‘quedarse soltera’.

Santo: ‘Imagen de un santo (persona a quien la Iglesia manda dar culto)’. Quedarse para vestir santos: ‘quedarse soltera’.

Deja un comentario


         




Subir arriba