• El entierro de la sardina (1808-1812) | Goya

    El entierro de la sardina | Este cuadro puede ser el titulado Baile de máscaras en el inventario hecho a la muerte de Goya. Dentro de su enorme producción, es el perfecto ejemplo de obra pensada y creada en total libertad, para sí mismo o sus íntimos. La multitud, captada con la fuerza de una

    Leer más »
  • La maja vestida (1808) | Goya

    La maja vestida (1808) | Goya | Se menciona por primera vez a fines de enero de 1808, junto a La maja desnuda, en el inventario de los bienes de Manuel Godoy realizado por Frédéric Quilliet, que registra estas obras como “Gitanas”, seguramente por el atuendo

    Leer más »
  • La familia de Carlos IV (1800) | Goya

    La familia de Carlos IV | Perteneció a la magnífica serie de retratos reales iniciada por Goya en septiembre de 1799, en las vísperas del Consulado de Napoleón, que, en un principio, prometía una pacificación de la tumultuosa década pasada. Del primer
    Leer más »
  • La maja desnuda (1800) | Goya

    La maja desnuda (1800) | Goya | Procedencia: Palacio de Godoy, Madrid, 1808. Trasladada al Depósito General de Secuestros, situado en el almacén que la Fábrica de Cristales de San Ildefonso tenía en la calle Alcalá, el 18 de diciembre de 1813. Depositada en
    Leer más »
  • Saturno devorando a un hijo | Goya

    Saturno devorando a un hijo | Goya | El conjunto de catorce escenas al que pertenece esta obra se ha popularizado con el título de Pinturas Negras por el uso que en ellas se hizo de pigmentos oscuros y negros y, asimismo, por lo sombrío de los temas. Decoraron dos

    Leer más »
  • El 3 de mayo de 1808 | Goya

    El 3 de mayo de 1808 en Madrid, o “Los fusilamientos” | Goya | Finalizada la guerra de la Independencia en 1813, el regreso a España de Fernando VII se había conocido desde diciembre de 1813, por el tratado de Valençay, así como su consiguiente entrada

    Leer más »

  • Francisco de Goya | Biografía

    Francisco de Goya | Biografía | Nadie fue más sordo que Goya al siglo XIX, pese a haber cumplido en él casi tres décadas y haber sobrevivido a sus feroces guerras. Se quedó sordo de verdad cuando amanecía la centuria, pero no ciego. Y a fuer de mirar a su aire se convirtió en un visionario.

    Leer más »

Subir arriba