Saltar al contenido

Como analizar un texto literario

En ocasiones, nos dejamos abrumar por términos técnicos que a primera vista parecen tan complejos que ni siquiera reparamos en ello. Entonces, sucede que de manera casi automática, lo procesamos como complicado y nuestro cerebro crea una barrera que impide su aprendizaje efectivo.

Es precisamente esto, lo que sucede cuando se hace la simple mención de un análisis de cualquier situación, objeto, circunstancia y demás. Y la complicación es mayor, cuando se trata de la realización de un análisis literario.

No obstante, se tiene temor a lo desconocido. Y la solución ante lo que no se sabe es leer, instruirse y prepararse. Así, que la mejor manera de dejar de aterrarse ante la sola mención de un análisis literario, es comprender en qué consiste, cuáles son los elementos que incluye o que deben ser considerados.

En este sentido, se debe partir desde el término más básico: “análisis”, que no es más que un minucioso examen o evaluación de algún elemento, objeto o cosa, que se elabora separando el todo, en cada una de las partes que le componen, para de esta forma conocer de mejor manera sus características o atributos y poder obtener conclusiones al respecto. Ya teniendo claro este asunto, podemos ahondar en qué consiste específicamente un análisis literario.

¿Qué es un análisis literario?

La literatura, si se considera como una ciencia, técnica o arte, (no es debatible en este contexto), maneja y contiene un cúmulo de términos privados que poseen significancia exclusiva. Es por ello, que para leer y comprender una creación literaria, es necesario analizarla, es decir, sumergirse en su mundo e ir retirando sus capas de forma minuciosa, para poder identificar todos los aspectos que la constituyen. Es esto precisamente, lo que se conoce como un análisis literario, y aunque en teoría suene sencillo, tiene su grado de complejidad.

Ahora bien, es necesario incluso antes de realizar un análisis literario determinar algunos aspectos de suma importancia para comprender y darle sentido a lo que se pretende estudiar.  Por ejemplo, se debe estar claro en qué género encuadra la obra que se pretende analizar, pues a partir de ello, surgen algunas variaciones. Y es que una obra literaria puede ser narrativa, lírica o dramática.

Además, es necesario identificar que en un análisis literario existen dos subpartes que lo componen, en primer lugar, el fondo o contenido, que a su vez está conformado por: el epígrafe, los personajes, los temas, el tiempo, el espacio. En el caso de la forma, guarda relación con el narrador, la estructura de la obra, recursos de contenido, figuras literarias presentes y el vocabulario utilizado. Más adelante, trataremos detalladamente cada aspecto.

Por último, y no menos importante, es contar con datos biográficos del autor y la época en la cual escribió su obra, el movimiento literario al cual pertenece, pues esto influye en gran medida en la creación literaria. Y no obviar la relevancia del punto de vista del analista, pues es la visión del crítico de la obra.

Tipos de análisis literario

Pues bien, como hacia mención en líneas anteriores, no todos los análisis literarios son exactamente iguales, y depende de muchos factores, y es por ello que es posible identificar distintos tipos de análisis, siendo los más importantes, los que ahora pasaremos a revisar.

Estructural

En este tipo de análisis, se describen todos y cada uno de los elementos que carecen de subjetividad del evaluador. Es decir, se rige fielmente por los elementos que componen la obra literaria. La estructuración de la trama (tiempo lineal, flash-back, recuerdos, flash forwards, fragmentación, y otros), la determinación de los personajes (si son protagonistas/antagonistas, o entran en la categoría de ser principales, secundarios), el género al cual pertenece el texto, es decir si se trata de una narración, novela, comedia, dialogo, monologo, poema u otros.

Este tipo de análisis, es utilizado cuando se quiere estimar la complejidad formal de una obra a través de su composición.

Histórico

No se trata aquí de hablar del contexto histórico que se narra en la obra. No, el análisis es más bien externo. Es decir, su finalidad es tratar de comprender el aporte o peso que dicha creación literaria ejerce sobre el momento histórico que se vive. Además, evalúa las influencias que otros autores ejercieron en el creador de la obra que se analiza. Pretende además, insertarle en la transmisión del “espíritu de la época”.

Marxista o social

Bajo el enfoque de este análisis, se pretende evidenciar las relaciones, complicaciones, contradicciones y contrastes de tipo social que se ocultan o subyacen dentro de la obra, pero que no son más que la evidencia o critica a las relaciones sociales del momento en el cual fue escrito el texto.

Temático

Este tipo de análisis pretende indagar respecto al tema principal o secundario que se pone de manifiesto en un texto y bajo argumentos válidos y suficientemente razonados, evidenciar la posición o postura sobre la cual la obra toma partido.

De género

Tal como su nombre lo señala, su finalidad no es más que demostrar la estructura de los roles de género (masculino/femenino). Los contrastes u oposiciones entre ellos y sobre todo evidenciar si existe una percepción al leer, o desde su creación de la supremacía del sexo masculino por encima del femenino.

 Psicoanalítica

En este tipo de análisis literario, prevalece la exploración hacia la mentalidad y la importancia de los instintos a nivel conductual de los personajes. Expone la evolución del ser humano (el personaje en cuestión) desde el punto de vista de la Teoría de Sigmund Freud.

Discurso de minorías

Los grupos sociales menos favorecidos, las minorías tradicionalmente excluidas, las personas por diferencias racionales, sociales, geopolíticas y de índole sexual, también tienen su lugar dentro de los análisis literarios que pueden tener lugar.

Aspectos que se analizan dentro de un análisis literario

En párrafos iniciales, hablábamos de que un análisis efectivo de tipo literario se debía fragmentar en dos aspectos principales  como lo son la forma y el fondo. Pues bien, en el caso del análisis desde la forma del texto, se toman en cuenta ciertos aspectos, como lo son la forma en que se presenta la obra, así como las técnicas y procesos utilizados en su elaboración.

En el caso de las técnicas, se debe precisar si está estructurado en verso o en prosa. Mientras que al hablar de procesos o procedimientos, es importante abarcar  lo correspondiente a clases de lenguaje, es decir si se trata de una narración, descripción, diálogo, exposición o argumentación.

Ya luego, entonces es momento de tomar en cuenta lo relativo al fondo o contenido de la obra literaria. En este sentido, los aspectos a destacar o precisar serian:

El tema

De qué trata, que perfectamente se puede definir en una palabra o frase.

El argumento

Aquí se plasmará un resumen o síntesis de la obra en tres estadios o momentos, entiéndase inicio, que es cuando se presenta el tema, el contexto o situación del mismo y los personajes que comienzan a aparecer. Luego, viene el momento del nudo o clímax, cuando se presenta el problema, su debate y crisis. Para finalmente, mostrar el desenlace, en donde se debe evidenciar la solución al conflicto planteado en el nudo, con lo cual se presenta también el final de la obra.

Personajes

En este apartado, se presentaran los personajes que hacen vida dentro de la obra literaria, clasificándolos en base a su importancia dentro del texto, pero no se trata sólo de categorizarlos, sino de además caracterizarlos, describirlos, a nivel individual y de relaciones complejas con otros personajes, consigo mismo y con su entorno.

Tiempo

Existe una cualidad temporal para analizar los textos literarios. Y es que no se trata sólo de precisar una fecha histórica. Sino que se debe plasmar en lo posible de tres maneras, a nivel histórico, que guarda relación con la época en la cual trascurren los hechos narrados, a nivel cronológico, que se refiere al tiempo en unidades (horas, años) que transcurren en la narración. Y finalmente, a nivel ambiental, que tal como lo menciona su nombre, hace énfasis en las condiciones medio ambientales y meteorológicas, tales como las estaciones del año, clima, temperatura y demás.

Espacio

En este apartado, se pondrá énfasis en lo que se refiere al o los lugares dentro de los cuales tienen lugar los hechos y fenómenos descritos en la trama. Se trata pues, de la clasificación y descripción de aquellos lugares o sitios principales que se exponen en la obra literaria.

Elementos imprescindibles de cara al análisis literario

Pues bien, ya hasta ahora hemos mostrado los elementos más comunes a considerar al momento de elaborar un análisis literario. No obstante, aún eso era en el primer nivel de complejidad. Pues existe un esquema más completo, y por tanto más especializado que puede usarse para llevar a cabo el estudio de una obra literaria.

Para que no te pierdas en esta útil información, sigue leyendo.

Biografía del autor

La historia de vida del escritor es de suma importancia al realizar un completo análisis literario, tanto así, que por regla general, es desde allí donde se debe partir. ¿La razón? Muchas de las creaciones literarias tienen su explicación o nacen en determinado contexto, que tiene su explicación lógica en los acontecimientos que tuvieron lugar en la vida de su autor, éxitos, fracasos y todo lo que se considere importante o notable de su vida debe ser rescatado en este aspecto.

Marco histórico-literario de la obra

Este es otro de los aspectos de suma importancia, dado que se necesita contextualizar la obra dentro de la época histórica en la cual fue escrita. Dado que sus autores, son resultado de su particular momento histórico, por lo cual su comportamiento, pensamientos, e incluso anhelos también son consecuencias directas de dicha época.

La utilidad de considerar este aspecto, es que permite contextualizar al lector del análisis, y hacerles comprender que los tiempos cambias, por lo tanto no es válido juzgar una obra a la luz de los nuevos tiempos. También es importante, precisar la escuela literaria dentro de la cual se enmarca la obra, pues muchas de sus características son producto de ello.

Cronología

Muy asociado con el aspecto anterior, permite darle un orden temporal no sólo a la obra sino al autor.

El parentesco literario  

Aquí se debe hacer mención a las citas, criticas, no sólo a la obra sino al autor de la misma, esto es necesario para poder ubicarla dentro de un momento histórico especifico. Pero además, se debe realizar un parentesco con otras obras, es decir su similitud en contexto o tema con otras obras.

El fin artístico y extra-artístico

En este sentido, se busca analizar dos aspectos que merecen su lugar para ser estudiado a cabalidad. En primer lugar, el fin artístico, que la gran mayoría de las obras literarias y en general de cualquier expresión artística, es crear belleza, un contenido que sea agradable a la vista, para el lector. Esto se consigue a través del uso del vocabulario, los versos, léxico, sintaxis y demás.

En segundo lugar, el fin extra-artístico está asociado a los efectos de la obra para la sociedad.

Sinopsis de la obra

Es aquí donde se presentará un resumen de la obra literaria que se analiza. Además, ayuda a descifrar la relación entre el título y su contenido.

Argumento

Ya en tramos anteriores, hemos hablado de en qué consiste el argumento de una obra literaria. Se trata pues, de la redacción de los principales acontecimientos y acciones ordenados de tal manera como ocurren en la obra. ¿En qué se diferencia de la sinopsis? En que en el argumento, la trama es más detallada, abarcando el orden narrativo: inicio, nudo y desenlace. Además, dicho argumento, debe realizarse con palabras propias, pues esto permitirá poner en evidencia el estilo narrativo.

Los personajes

Al hablar de personajes, nos referimos a quienes tienen la responsabilidad dentro de la trama de ejecutar las acciones que corresponden según su papel. Se trata pues, de todos aquellos seres, de tipo humano, animal y otro tipo que figuran en una obra literaria.

Se pueden definir también como aquellos seres que gozan de consciencia, que cohabitan e interactúan dentro del mundo de determinada obra. A su vez dichos personajes pueden clasificar en principales y secundarios. Clasificación a la que anteriormente ya habíamos hecho alusión.

Ahora bien, no se trata sólo de determinar cuál es el personaje principal y cuáles son los secundarios. Sino que se deben evaluar otros aspectos de cada personaje en cuestión. En donde, se considere la perspectiva física, la sociológica, en base a su condición social, la ideologica-politica, que evidencie su posición particular frente a la causa y solución de sus problemas y los de toda loa sociedad. Finalmente, a nivel psicológico, para intentar comprender el mundo interior de cada personaje, en donde se demuestren o queden de manifiesto las motivaciones, trastornos mentales, patológicas y otras enfermedades psicológicas.

Temas y problemática de la obra

Cuando se habla del tema, se hace referencia al asunto que trata la obra, es decir es el motivo que da sentido a todo el texto. Los temas pueden ser tan variados, como las temáticas que se pueden tomar para iniciar una conversación: los conflictos bélicos, los sentimientos, las injusticias sociales, desigualdades económicas, problemas políticos, el amor, sexo y muchos más.

Tiempo

También fue especificado en párrafos anteriores, así que no haremos mayor énfasis en este aspecto. Más allá de dejar bien precisado que al hablar del tiempo, se hace referencia al tiempo cronológico, el histórico, el ambiental y el gramatical.

En el caso del tiempo cronológico, se trata de aquel que puede ser medido por medio del reloj. Cuando se dan saltos al pasado, y al futuro, se le conoce como tiempo interno de la obra. En el caso del tiempo historio, se trata pues de la época, o modo de producción que caracteriza la obra en cuestión.

El tiempo ambiental permite establecer los climas y temperaturas, asociaciones de sonidos, colores, olores, sabores e incluso percepciones medio ambientales. Finalmente, el tiempo gramatical está asociado al uso de las formas verbales para narrar los hechos, es decir pasado, presente y futuro.

Espacio

Lógicamente, se trata del sitio o lugar donde ocurren los eventos relatados a través de la obra. Se pueden identificar dos tipos de espacios o lugares. El de tipo genérico y el específico.  Cuando se habla de espacio genérico, se refiere al espacio más amplio, es decir el país, estado, ciudad, región o pueblo donde se llevan a la mayoría de las acciones. En tanto que el espacio específico es aquel que es más detallado e importante, por ello el narrador le da más relevancia dentro de la trama.

Recursos literarios

Se trata de aquel conjunto de técnicas, figuras y planteamientos de estilos que el escritor aprovecha para crear una obra literaria. Esto se usa, con la intención de no sólo comunicar la trama, sino además hacerlo de forma bella y creativa. A su vez, los recursos literarios se clasifican en formales, de contenido y figuras literarias.

Los recursos formales, hacen alusión a la estructura de la obra y al narrador. Es decir, si se divide en capítulos, en partes, trancos, o simplemente no posee divisiones. Además de ver cuantas paginas posee cada división. En resumen, la formalidad de la obra se origina de su organización tanto interna como externa.

Recursos del contenido, están referidos a las maneras del lenguaje que es utilizado por el escritor. Guarda relación con el estilo, narración, descripción, dialogo.  En donde, la narración es la manera como se relata la historia, la descripción, se origina cuando detalla un sitio, persona o lugar, o incluso una situación.

En cuanto al dialogo, se trata de las conversaciones que tienen lugar entre los personajes, es lo que nos permite detectar y descubrir el lenguaje y léxico utilizado por cada personaje. Permite darle contexto a la trama. Además puede aparecer el monologo o soliloquio.

Figuras literarias

Estamos aquí en presencia de recursos de los cuales se vale el escritor para darle belleza y riqueza a su obra. Al realizar un análisis literario, se deben identificar dichas figuras y la manera en la cual han sido utilizadas. Estas deben ser bien precisadas por el narrador que realiza el análisis, dada que son numerosas y se dividen en cuatro categorías principales: figuras lógicas, tropos, pintorescas y patéticas; l

Las figuras lógicas

Se utilizan para aclarar ideas, por ello están orientadas a la razón, y así mismo pueden ser de dicción y de pensamiento.

  • De dicción: Asíndeton, que elimina las conjunciones; Polisíndeton, que más bien multiplica la aparición de dichas conjunciones; Anáfora, es decir repetir la misma palabra o frase al comienzo de cada párrafo u oración; Aliteración, es decir repetir un sonido; Retruécano, cuando las palabras se invierten y cambian el sentido de la oración.
  • De pensamiento: Epifonema, que constituye una reflexión de un escrito o texto.  Enumeración, Sentencia, Apotegma: cuando la sentencia es tomada de algún autor, Refrán o adagio, Sustentación, Antítesis, Paradoja,  Perífrasis o circunlocución. Ironía, son otras de las figuras lógicas del pensamiento que pueden aparecer en una obra literaria.

Tropos

Despiertan y causan curiosidad en la imaginación. Entre estos se incluyen la metáfora, metonimia y el sinécdoque.

Figuras pintorescas

Como su nombre lo indica, le dan colorido y vida al pensamiento e imaginación. Estas pueden ser, la Descripción, Prosopografía,  Etopeya, Retrato, Topografía Cronografía, Símil

Figuras patéticas

Su utilidad es crear conmoción en los afectos personales. Se incluyen: Apóstrofe, Prosopopeya o personificación, Hipérbole, Interrogación, Exclamación, Deprecación. Execración y Conminación, cuando hay amenaza o anuncio de terribles males.

Vocabulario

Vendría a ser una especie de diccionario para descifrar el significado de las palabras que se hallan dentro de la obra literaria. Es importante considerar que cada escritor deja su huella en este aspecto, y es por ello que pueden presentarse  neologismos (palabras nuevas), arcaísmos (palabras antiguas), dilectísimos (palabras regionales), términos refinados (de arte selecto), términos llanos (expresiones familiares).

El punto de vista del narrador

Lógicamente, el narrador es quien cuenta los hechos, especificando fechas, lugares y maneras cómo ocurren los mismos. Entonces, cuando se habla del punto de vista del narrador es la postura que toma el narrador frente a los hechos. En teoría, existen tres tipos de narrador: el subjetivo, el objetivo y omnisciente

A su vez, el narrador  puede identificarse desde el punto de vista gramatical y entonces puede estar en primera, segunda o tercera persona.

Lo axiológico

En esta parte del análisis, se considera todo lo relacionado a los valores, es decir el apoyo, ataque, negación.

Comentarios

Es aquí en donde se exponen las opiniones de diferentes lectores en relación a la obra. Se denomina como juicio desapasionado.

Finalmente, se debe dejar una brecha u espacio, para que quien realiza el análisis, también exprese su opinión respecto a la obra literaria.

Consejos para elaborar un buen análisis literario

Como comentaba a inicios de este post, elaborar un análisis literario puede resultar una labor compleja, no obstante si se toman en cuenta ciertas consideraciones, puede realizarse sin mayores complicaciones. Por ello, si se te presenta la posibilidad de realizar un análisis literario, asume el desafío y toma en cuenta estas recomendaciones.

Evita la ansiedad inicial  

Es lógico tener curiosidad y expectativas ante la obra que se te presenta para el análisis, pero no deber procurar comprender todos los elementos de una vez. Antes de descifrar cada una de las partes, trata de entender el significado e intención del autor y lo que desea transmitir en su obra.

Comienza la lectura por la introducción o prólogo de la obra

La razón de este consejo, es que por regla general, en esta sección de las obras literarias, se presenta un abrebocas o apertura de la obra en sí misma. Será el primer acercamiento que se tendrá con dicha creación literaria. Así que no te la saltes, o te estarás perdiendo de información importante y de provecho para tu análisis.

No detengas la lectura y toma notas

Suele suceder, que en algunos textos se presentan palabras que desconocemos, entonces lo mejor es apuntarlas hasta que luego de finalizada la lectura procedas a buscarlas. Esto es para evitar la dispersión de la información, al igual que la pérdida de concentración. Sólo detén la lectura, si el término se repite muchas veces en el texto, de tal manera que dificulte su comprensión.

También es recomendable la toma de notas, sobre todo cuando la narración resulta muy intrincada, con nexos, relaciones o cuenta con muchos detalles a destacar.

Precisa la temática principal de la obra

Que como ya hemos mencionado, en los párrafos anteriores es necesario para poder comenzar cualquier análisis literario. Además, es recomendable determinar las subtramas claras y subyacentes.

Realiza comparaciones

Si realizas comparaciones entre otras obras del mismo autor, podrás detectar los cambios, evoluciones y transformaciones que surgieron a través del tiempo, eso permite medir la madurez evolutiva del escritor. Así mismo, si se compara la obra objeto de análisis con otras de distintos autores que guarden concordancia histórica y de época, se podrá determinar si el autor, encaja en algún movimiento literario especifico, o si pro el contrario se rebela a alguno de ellos.

Para los personajes también toma apuntes

Es recomendable, al momento de tratar de clasificar y definir a los personajes, hacerse de fichas, en las cuales se deben dejar registros para cada personaje, incluyendo alguna página de la obra en la cual se resalte algún aspecto relevante del mismo para el momento de elaborar el informe final del análisis literario.

Puedo asegurarte, que si sigues todas las pautas y sugerencias anteriormente señaladas, podrás conseguir un análisis literario de gran calidad, independientemente de la obra que haya sido estudiada.