Saltar al contenido

¿Qué son las cerraduras inteligentes?

Cada día son más los hogares que cuentan con las ventajas de la tecnología también para su seguridad, y no nos estamos refiriendo a los servicios de alarma no, si no a las cerraduras inteligentes o electrónicas que cada vez son más comunes y que tienen muchos hogares para lograr una mayor seguridad, y por lo tanto que sus inquilinos estén siempre tranquilos, tanto si están en casa como si están ausentes. La tecnología a demostrado una vez más que es capaz de evolucionar y adaptarse a todas las injerencias y necesidades de las personas, también en cuanto a seguridad se refiere.

cerraduras inteligentes

¿Son realmente útiles y fiables estas cerraduras?

Qué duda cabe de que la tecnología ha venido para poner las cosas mucho más sencillas, y en el campo de la seguridad no iba a ser menos, por eso podemos decir sin género de duda que estas cerraduras inteligentes que instalan casi todos los cerrajeros ya son, tal y como indican desde https://www.cerrajerossevilla.com/, de los mejores avances que se han hecho en este campo en años. En palabras de los propios profesionales, estas cerraduras se han convertido en una solución práctica y eficaz para proteger cualquier tipo de puerta de entrada, ya sea a nuestro hogar o lugar de trabajo, gracias a todas las ventajas que aportan, comenzando por la confiabilidad y garantías que ofrece.

¿Cuál es el funcionamiento exacto de estos dispositivos? Es un sistema que permite la apertura o el bloque de la puerta, y por lo tanto de su mecanismo de acción, que como podemos prever es electrónico. A diferencia de lo que son las cerraduras convencionales, los expertos de https://cerrajerozaragoza.es aseguran que son menos vulnerables, y por lo tanto son más complicadas de abrir con técnicas clásicas de apertura de cerraduras, así pues las cerraduras inteligentes sólo van a poder ser abiertas por las personas autorizadas, porque incluso podemos encontrar algunos modelos totalmente programables con los que nos vamos a poder olvidar de tener que llevar siempre las llaves con nosotros, ya que disponen de diferentes mecanismos de apertura, en su mayoría mediante huella biométrica o con nuestro teléfono móvil a través del sistema de bluetooth, que tan útil resulta para no tener que llevar nada más con nosotros una vez salimos de casa; así también podremos decir adiós a la preocupación de perder u olvidar las llaves.

Podemos entonces decir que son todo ventajas frente a las convencionales

La respuesta sería un rotundo sí, ya que estas cerraduras al contar con un mecanismo que permite su bloqueo de manera electrónico hacen que la seguridad se vea incrementada en un doscientos por cien. Además, según https://www.cerrajeroscadiz.es están hechas con unos materiales mucho más resistentes, para así evitar roturas antes posibles intentos de entrada con herramientas pesadas como los taladros. Otra cuestión que nos puede hacer dudar es que al ser mecanismos electrónicos dependen directamente del suministro eléctrico de nuestro hogar, por lo que podemos pensar que sería nuestro hogar vulnerable si hubiera un apagón generalizado, por ejemplo; pero nada más lejos de la realidad, ya que en su mayoría estos modelos de cerraduras cuentan con generadores o incluso fuentes alternativas de energía para este tipo de casos de emergencia. Pero los profesionales de https://www.cerrajeroscastellon.es se encargarán de informarnos sobre todos estos aspectos, así como ayudarnos a configurar y programarlas de la manera correcta, que es una de las mayores ventajas con la que cuentan, porque así es posible que establezcamos a un número de personas autorizadas para poder acceder al interior de la vivienda o del local de trabajo, así tendremos un control total de los accesos, así como tener que evitar estar haciendo copias de llaves, con el peligro que ello puede suponer. Así pues, también se puede programar que, en un rango horario, como es el nocturno, la puerta permanezca cerrada y no sea posible abrirla, así vamos a tener la tranquilidad de que por la noche nadie va a entrar a nuestro hogar. Incluso programarlo para un periodo de tiempo, como el vacacional.