Dios no existe, pero es necesario inventarlo, pues la inestabilidad emocional humana necesita acogerse a una superior existencia que le sirva de apoyo en momentos difíciles, así el hombre se deja arrastrar por aquellos que imbuidos en dogmas existencia-listas crean los mitos y las religiones para desgracias del hombre ya que en ello pierde su capacidad de discernir influenciado por la crueldad mayoritaria de esos Dioses que a su vez premian y castigan y a los cuales se les debe servir a través de sus representantes terrestres que se arrogan la inefabilidad en sus aseveraciones, algún día la humanidad vera en todas ellas la burla tediosa en la que de los mitos y leyendas se han propiciado tan beneficioso negocio.

Responder