Saltar al contenido

Cuidado que no todas las videntes son iguales

videntes sin gabineteSi queremos saber nuestro futuro en el amor, salud o negocios lo primero que debemos hacer es conseguir a una buena vidente, que su don sea verdadero.

Aunque este es un don que no ha sido probado científicamente y se presta para muchas estafas, hay quienes han podido demostrar con hechos y con testimonios, que su don es verdadero. Lo cierto es que cada vez son más las personas que se preocupan por conocer qué les depara el futuro, y también son muchas por allí las que dicen ser videntes pero realmente no lo son, por eso debes tener cuidado porque no todas son iguales.

Es tanta la demanda existente y las ganas que tienen las personas de conocer su futuro que prácticamente ya es normal que las tarotistas atiendan desde Call Centers. Por eso hay webs en las que se listan videntes buenas sin gabinete para diferenciarlas del resto y que no caigas en una estafa.

Se puede decir que la videncia se basa en gran parte en la confianza y en cuánto puedes abrir tu mente, cuerpo y espíritu para vivir la experiencia. Por eso, muchas tarotistas o videntes parten de que es muy importante encontrarse en un lugar tranquilo que les permita concentrarse y canalizar con la persona a consultar, bien sea telefónicamente o en persona, aunque muchas afirman que es muy importante tener ese contacto físico y personal para que la lectura pueda contener mayores detalles.

Si quieres resolver tus dudas con una consulta del tarot verdadera que pueda revelar tu futuro mediato o inmediato, se pueden conseguir por la web. Pero acude a aquellas videntes sin gabinete que atienden desde su propia casa y quienes pueden llegar a ser buenas consejeras en diferentes aspectos de la vida como la salud, el dinero, el amor, el trabajo y otros aspectos familiares o de la vida en general.

La videncia es un arte, es un don divino que se nace con este. No se trata de aprender a leer las cartas o de numerología. Estos elementos ayudan a canalizar las energías, pero en realidad la persona vidente nace con este don y depende de ella si aprende a desarrollarlo o simplemente aprende a vivir con el sin sacarle ningún provecho económico o de ayuda voluntaria para las personas que tiene a su alrededor.

Cuál es la diferencia entre un vidente y un tarotista

Es muy importante tener claro cuál es la diferencia entre ser un vidente y ser tarotista. Sobre todo al momento de dar crédito a las diferentes opiniones sobre cada uno de estos profesionales.

Una de las principales diferencias entre ambos términos es que la videncia es un don con el que se nace, mientras que el tarot se trata de una herramienta de tipo místico y esotérico que se aprende y se controla. Pero de cualquier modo, será más simple para una vidente auténtica poder interpretar las cartas del tarot, ya que las videntes que son naturales cuentan con una intuición especial que lograr llenar los vacíos de los mensajes que deja una lectura del tarot.

Es de destacar que hay personas que han estudiando la cartomancia y logran con el tiempo desarrollar una habilidad que puede ofrecer una predicción muy precisa, detallada y acertada, la cual se alcanza canalizando la energía que está inmersa en los arquetipos del tarot.

Existen muchas formas en las que se puede manifestar el don que te indica que eres una vidente, y la cualidad llega a potenciarse gracias a la percepción humana de todos los sentimos que poseemos.

También se encuentran las videntes que tienen la capacidad de contactar con el plano del más allá, hay las que son expertas en lecturas e interpretación de sueños, otras leen las estrellas o las cartas de una manera magistral.

En fin, una buena vidente puede ser una gran tarotista, pero una tarotista no puede llegar a ser una buena vidente de la noche a la mañana. Lo más recomendable es conseguir una consulta personal, o en su defecto cerciorarse por todos los medios y recomendaciones posibles, que estás consultando tu futuro con una experta.