videntes auténticos

Los casos más sorprendentes de videntes auténticos

A lo largo de la historia han sido muchos los videntes y médiums auténticos que han sido la pieza clave para la resolución de casos que parecían no tener ninguna salida. No es un secreto que dotados psíquicos han ayudado a las autoridades policíacas a encontrar el paradero de secuestrados y desaparecidos en sonados casos de secuestros y asesinatos. 

A través de pistas que no tienen un origen convencional, estos profesionales han servido a la ley por años y en completo secreto. Un secreto a voces, por supuesto, porque solo pocos detectives se atreverían a admitir que han tenido a un vidente como su mano derecha. 

Sin embargo, cuando las investigaciones criminales se atascan en un punto muerto sin hallar el paradero de un secuestrado o desaparecido, en la mayoría de los casos, son las familias a quienes cuyo miedo, frustración y desesperanza les motivan a consultar con un vidente. y muchas veces, incorporarlo a la investigación. En otros casos, diversos cuerpos policiales poseen el contacto de un médium, a quien consultan cuando todo parece perdido. 

En Línea Esotérica son comunes las llamadas de familiares solicitando información acerca de un familiar o amigo quien les preocupa por diversas razones. Las videntes naturales de este servicio de tarot por teléfono, son capaces de contactar con la energía de la persona solicitada y ayudar a las familias a aclarar sus temores. 

Luna Lesmes, videntes que aciertan de verdad

Luna es una de las videntes con más prestigio de España. Cuenta con un equipo de tarotistas y videntes por teléfono seleccionados por su formación, experiencia y dotes naturales para la videncia y la cartomancia.

Tarot telefónico, videncia, astrología y rituales:

Teléfono España: +34 91 005 91 57

Teléfono USA, Canadá y Puerto Rico: +1 877 878 6447 

Teléfono México: +52 334 624 2971 (pago seguro: PayPal y tarot VISA barato)

www.lineaesoterica.com

Videntes policíacos: cuando la clarividencia colabora con la justicia 

En Colombia encontramos a Armando Martí, un reconocido vidente que destaca por su trabajo como asesor de la Fiscalía General, famoso además por haber encontrado los restos de la avioneta siniestrada del ministro Juan Luis Londoño de la Cuesta, en el año 2003. 

A través de una combinación de técnicas como la hipnosis, la hiperestesia y el desdoblamiento del cuerpo astral que Armando Martí aplicó a la esposa del ministro, consigue, ante los ojos de las autoridades perplejas, dar con la ubicación exacta del accidente. Sin la intervención de este médium hubiese sido casi imposible localizar la avioneta. 

Sharon Neill es una famosa médium que perdió la vista hace muchos años, pero eso no le impidió ver más allá y colaborar con la justicia. Apenas con 17 años, participó de forma valiosa con el conocido caso de Mary Payne, una niña secuestrada en Reino Unido. Sharon comenzó a tener visiones sobre esta niña y el lugar donde se encontraba, así que decidió acudir a la policía quienes escucharon sus declaraciones y las incluyeron como fuente importante para la investigación. Ella afirmaba ver un edificio de concreto sin ventana en cierta localidad y las iniciales de un hombre: C y E. La policía encontró el cuerpo de la niña en el lugar descrito y un hombre llamado Colin Evans fue sentenciado ante los tribunales por este crimen. 

En Estados Unidos, el caso de Kathlyn Rea, psíquica y vidente famosa por colaborar con las autoridades de California, fue seguido incluso por la cadena CNN. El secuestro y asesinato de una niña perteneciente a una acaudalada familia fue resuelto gracias a esta profesional, quien aseguró en varias entrevistas que la niña fue llevada a otro estado y que se encontraba en una especie de granja de la localidad, dando detalles muy claros de la dirección. La policía decidió buscar en el lugar descrito y hallaron el cuerpo de la niña en un criadero de gallinas, en las afueras de la ciudad. 


Los videntes y médiums auténticos o reales, como los que podemos encontrar en Línea Esotérica, tienen la misión de ayudar a quienes necesiten, incluso en los casos más desesperados. Quizás en el futuro, llegue el momento de aceptación y respeto que esta profesión necesita para que encuentre su lugar en algún departamento de la policía, donde puedan colaborar más abiertamente para la resolución de casos que parezcan no tener salida.

Añadir comentario