Foro Internacional del Español (FIE 2.0)

Foro Internacional del Español (FIE 2.0)

Foro Internacional del Español (FIE) | Entre los días 23 y 26 de abril últimos, se ha celebrado en el pabellón 14 de Ifema de Madrid el primer Foro Internacional del Español. Organizado por la Feria de Madrid, con la dirección técnica de Plataforma del Español y bajo el patrocinio de quince instituciones que desean promover la internalización del español (RAE, Instituto Cervantes, Universidades de Alcalá y de Salamanca, etc.), durante los cuatro días señalados que duró este primer foro internacional se instalaron 40 expositores y se anunciaron más de un centenar de actos (debates, talleres, conferencias, proyecciones, etc.), que trataron sobre asuntos tales como la situación de las industrias de la cultura y de la traducción, la enseñanza y el turismo idiomático.

.

Objetivo

            El objetivo teórico del Foro era contribuir a la potenciación del idioma español en el ámbito cultural y de negocios, pero ya en la Guía del Visitante los organizadores dejaban claro que el objetivo real era solo el segundo de los indicados: «El Foro Internacional del Español – FIE 2.0 nace como un punto de encuentro para la reflexión, el contacto y el intercambio entre empresas e instituciones que utilizan el español» (la cursiva es nuestra); es decir, que la pretensión de los organizadores no era contribuir a la internacionalización cultural del español a través del gran público, sino a la potenciación de este idioma como negocio.

            De manera que este punto de encuentro ha servido más como dinamizador de negocios que como potenciación cultural del español, aprovechando que nuestro idioma está en los puestos de cabeza de la relación entre lengua, cultura y negocio. No en balde es el segundo idioma más hablado en el mundo (cerca de 500 millones de hispanohablantes), detrás solo del chino mandarín, y también el segundo en los negocios, tras el inglés.

Resultado

            Según los organizadores, el resultado del foro en cuanto a público ha sido satisfactorio: unos 4.000 visitantes vinculados a la enseñanza del español (40%), a las industrias culturales (20%) y la traducción (15%), el turismo idiomático (15%) y la mercadotecnia, la tecnología y los servicios (10%).

            Pero considerando la gran cantidad de actos organizados durante estos cuatros días, más la presencia de algunos participantes famosos (como los escritores Mario Vargas Llosa y Juan José Millás), y el fuerte apoyo de los dos periódicos españoles de mayor tirada, patrocinadores a su vez del evento (El País regaló incluso cien invitaciones dobles), el resultado en realidad ha sido pobre. La asistencia de público ha sido muy escasa, como ha reconocido Víctor Núñez, de El País: «(…) los expositores bostezan y el volumen de los folletos que han de repartir no disminuye. En las salas habilitadas para las conferencias, debates y talleres, muchas de las butacas están vacías». El sábado por la mañana, cuando visitamos el pabellón, el panorama era realmente desalentador: poquísimo público y actos cancelados, como el taller que debía haberse celebrado en la sala Miguel de Unamuno, titulado De la palabra a la imagen. La ilustración de libros en la Edad Media. Educación patrimonial sobre los primeros textos escritos en español.aqui-hablamos-español-curiosidario

            El motivo de este fracaso en cuanto a la asistencia de público ya está explicado más arriba: al ser eminentemente mercantil el objetivo de este foro, el gran público no se ha visto interesado en lo que allí se ofrecía. Pero es que hasta en lo comercial no parece que la reunión haya obtenido un éxito, aunque sea mediano. Si de dinamizar negocios se trataba, resulta llamativo que el principal sector industrial de la cultura española estuviera ausente y no hubiera ni un solo expositor con los logotipos de las editoriales más importantes, ni siquiera del grupo Planeta.

            Tampoco había representación oficial de las universidades ni de las academias de la lengua americanas. ¿Cómo es posible potenciar el español y calificar a un evento de internacional, sin la participación oficial de las entidades culturales más importantes de Hispanoamérica? Máxime cuando el futuro del idioma, como es bien sabido, está en su expansión por el continente americano, especialmente en países como Estados Unidos.

Estados Unidos

            Estados Unidos ya es el segundo país donde hay más hispanohablantes (por detrás de México y delante de España). Un 95% de los hispanos residentes en aquel país considera importante hablar español y Univision (canal en español del grupo Televisa) es la cadena de televisión que tiene más audiencia entre los espectadores estadounidenses de entre 18 y 49 años, incluidos los angloparlantes.

            Pero también es cierto que no pocos inmigrantes hispanos en Estados Unidos consideran el español como la lengua de la pobreza y, además, el número de estudiantes de español en ese país norteamericano ha empezado a decrecer.

            En consecuencia, el reto más importante de la expansión del español (fuera de los países donde no es un idioma oficial) se encuentra en Estados Unidos, el lugar donde precisamente se encuentra un mayor potencial de futuro y donde el acceso a la comunicación tecnológica es más accesible.

            En Estados Unidos, el 68% de los hispanos utilizan el español para comunicarse en las redes sociales.

Internet

            De manera global, el español ha crecido mucho en internet durante los últimos años. Todavía son muchos más los hispanohablantes que no se conectan a internet que los que sí, pero entre 2000 y 2011 el uso del español en la red creció un 807’4%. En la actualidad, el 7’8% de los usuarios de internet de todo el mundo se comunican en español. Es el tercer idioma más utilizado en la red, detrás del inglés y el chino, y también el tercero en las dos principales redes sociales: Facebook y Twitter.

            El español, por tanto, se consume mucho en el ciberespacio, pero hay carencia de contenidos, especialmente en cuanto a la promoción del idioma se refiere.

            En cualquier caso, resulta muy difícil hacer un análisis veraz de la situación del español en la red porque no hay estudios imparciales fiables. En los países donde se habla el español no existe una auténtica política digital que ayude a coordinar y analizar la situación del idioma en el ciberespacio. Debería de fundarse un organismo transnacional del español, a semejanza del Maaya francés, la organización para la diversidad lingüística creada por la Organización Internacional de la Francofonía, que reúne los distintos indicadores existentes en internet con el fin de realizar estudios y coordinar evoluciones futuras del francés en la red.

            Pero nada o casi nada de esto se ha tratado en el Foro organizado por Ifema y Plataforma del Español. Según los propios organizadores, menos del 10% de los visitantes estaban vinculados con la tecnología.

            El ya mencionado Víctor Núñez informaba de que «en un salón una docena de personas escuchaba las reflexiones en torno a la escritura en lengua española en Internet, la identidad y la reputación digital, las opiniones en la red y sus repercusiones legales».

            La propia web del Foro tuvo menos de 50.000 visitas únicas durante los cuatros días, una cifra muy inferior a la que cabría esperar en un evento de estas características.

Conclusiones

            Ciertamente las lenguas no se defienden solas y por eso desde Curiosidario saludamos con alegría iniciativas como la de este Foro, y las aplaudimos a pesar de que tanto sus objetivos como su resultado son muy mejorables.

Todo cuanto contribuya a aumentar el prestigio del español, especialmente más allá de los países donde este es el idioma oficial, nos parece loable. De ahí que nos resulte primordial que se cuente para esta labor tanto con los hispanohablantes americanos (mucho más numerosos) como con las nuevas tecnologías, especialmente internet.

Es nuestro idioma común el patrimonio más importante que tenemos los países hispanohablantes, por lo que debemos tratar de coordinarnos para defenderlo y expandirlo, no solo con un objetivo meramente comercial, sino también cultural y de ocio.

Deja un comentario


         




Subir arriba