Saltar al contenido

Teoría de las inteligencias múltiples: la maravillosa esencia del ser real

Durante mucho tiempo, cuando hablamos de inteligencia nos encontramos pensando en lo que nos enseñan en el colegio desde que entramos, y que nos sigue acompañando por buena parte de nuestra vida: que la inteligencia que vale y sirve es la comúnmente llamada inteligencia lógico-matemática.

Este es el tipo de inteligencia que se valora en los sistemas educativos actuales, y que conseguimos más frecuentemente en exámenes, trabajos y problemas de resolución. Es aquella que nos dice que debemos de saber memorizar y resolver problemas matemáticos para triunfar en la vida, pero… ¿es eso cierto?

Howard Gardner, un conocido psicólogo, desarrolló la teoría de las inteligencias múltiples, que nos dice que quizás hemos estado equivocados en nuestra manera de ver el mundo, y que la matemática y la lógica podrían ser únicamente la punta del iceberg en cuanto a lo que a inteligencia se refiere. Si estudiamos un poco este tema, podemos dilucidar que, a pesar de que en los colegios la inteligencia lógico-matemática es la más valorada, existen otros tipos de inteligencia que pueden predominar en una persona, haciendo que le cuesten las demás. En este post descubriremos los tipos de inteligencia que puede tener una persona, y cómo le afectará en su vida diaria.

Primero, hablemos de Gardner

Howard Gardner, nacido en Scranton Pennsylvania, fue un psicólogo y pedagogo estadounidense que ideó y formuló su reconocida teoría de las inteligencias múltiples.

Fue hijo de una familia alemana que emigró a los Estados Unidos buscando escapar del régimen Nazi. Estuvieron deambulando por el país por un tiempo hasta decantarse por el que sería su lugar de nacimiento. Estudió en la Universidad de Harvard, donde se doctoró en psicología social en el año 1971.

Posteriormente inició una carrera como docente que lo llevaría a formar parte del plantel de la institución como titular de la cátedra de cognición y educación, y también a ser profesos adjunto de psicología.

En 1970, un año antes de doctorarse, participó en el proyecto Zero, que era un proyecto ideado por varios personajes de la universidad, cuyo objeto era el estudio de los métodos y procesos de aprendizaje de niños y adultos.

Sus trabajos de investigación, le llevaron a plantearse la reconocida teoría de que el aprendizaje y la inteligencia no significan únicamente saber dilucidar y resolver cuestiones abstractas, como normalmente se cree, sino que es la conjunción de diversas características que se mezclan entre sí y forman la verdadera inteligencia. No obstante, cada una de estas características se amoldará a las diversas situaciones que el individuo atraviese a lo largo de su vida.

La teoría de las inteligencias múltiples

La teoría de las inteligencias múltiples, como ya lo hemos mencionado fue un trabajo desarrollado por el psicólogo y pedagogo Howard Gardner. Durante su trabajo, defendía que, así como hay multitud de escenarios en el mundo por los que un individuo puede pasar, asimismo hay una multitud de acciones que puede tomar para atravesar dichos escenarios, y que de una forma u otra, cada una de esas acciones forma parte de un concepto de inteligencia.

Gardner afirmaba que como seres humanos tenemos acceso a una amplia gama de capacidades y de potencial, que pueden ser empleados de manera productiva en la resolución de problemas y en la creación espontánea. De esta manera, el conocimiento de múltiples tipos de inteligencia, nos permitirá el poder desplegarnos con la máxima eficacia en el desempeño de distintas funciones que se encuentran definidas por la sociedad.

Hasta la fecha, Howard Gardner y su equipo de la Universidad Harvard han identificado doce tipos distintos de inteligencia en su teoría de las inteligencias múltiples:

  • Lingüístico-verbal: Consiste en la correcta dominación del lenguaje.
  • Lógico-matemática: Es conocida como la capacidad de conceptualizar las relaciones lógicas entre las acciones o los símbolos.
  • Creativa: Consiste en innovar y crear cosas nuevas.
  • Musical: Trata sobre la capacidad para poder producir una pieza musical.
  • Corporal-kinestésica: Consiste en capacidad para coordinar movimientos corporales.
  • Visual-espacial: Es la capacidad humana de poder observar el mundo y los objetos desde diferentes perspectivas.
  • Intrapersonal: Nos habla sobre la habilidad de conocerse a uno mismo, por ejemplo sus sentimientos o pensamientos.
  • Interpersonal: Es tenida como la habilidad para relacionarse y llevarse bien con otras personas.
  • Naturalista: sensibilidad que muestran algunas personas hacia el mundo natural.
  • Existencial: Consiste en la meditación de la existencia. Esta inteligencia hace inclusión al sentido de la vida y la muerte.
  • Emocional: Es una mezcla entre la inteligencia interpersonal y la intrapersonal.
  • Colaborativa: Trata de la capacidad de elegir la mejor opción para alcanzar una meta trabajando en equipo.

Las inteligencias

A continuación, desglosaremos algunas de las inteligencias múltiples  mencionadas anteriormente.

Inteligencia lógico-matemática:

Durante mucho tiempo, esta se conoció como la inteligencia en bruto; básicamente como la vara que medía qué tan inteligente era una persona y lo lejos que llegaría. Se refiere a la manera y capacidad de un individuo de resolver problemas abstractos de lógica, así como también problemas de matemáticas que permiten a los poseedores salir adelante más fácilmente en el sistema educativo actual. Los ingenieros, economistas, matemáticos, científicos y académicos tienen un alto nivel en lo que se refiere a este tipo de inteligencia.

Inteligencia lingüística verbal:

Esta inteligencia en particular nos habla de nuestra capacidad para poder usar el lenguaje para hacernos entender. Corresponde no únicamente a la palabra de forma verbal, sino también de forma escrita y en la utilización de gestos; en definitiva, cualquier forma posible de hacerse entender. Quienes dominan esas características poseen una inteligencia lingüística superior. Poetas, escritores, políticos y traductores poseen en buena medida este tipo de inteligencia.

Inteligencia musical:

La música es arte; la música es vida y alegría. La inteligencia musical es la que permite al individuo ser uno con la música. Le facilita la interpretación de ritmos, sonidos y patrones propios de piezas musicales sencillas o complejas, que a otras personas se les harían sumamente difíciles de comprender. Cabe destacar que las personas que poseen esta inteligencia usualmente serán capaces de tocar un instrumento, o varios, de cantar y compones con relativa facilidad. En base a esto, cantantes, compositores y músicos tienen un alto nivel de este tipo de inteligencia.

Inteligencia Intrapersonal:

Este tipo de inteligencia permite al individuo estar en contacto con su yo más profundo; ahondar en su psique, en sus emociones y sentimientos más profundos y analizarlos de manera que se permite a sí mismo mantenerse en una completa armonía.

Las personas que poseen este tipo de inteligencia son personas calmadas que no dejan que las cosas por las que pasan les afecten, y que pueden llenar de calma a otras personas y conseguir ofrecer ayuda. Según Gardner, esta inteligencia permite ahondar en lo profundo de la psique y comprender por qué uno es como es. Los psicólogos, sacerdotes y terapeutas trabajan mucho con esta clase de inteligencia.

Inteligencia interpersonal:

La inteligencia interpersonal, más allá de lo que comúnmente se conoce como extroversión o introversión, corresponde a la capacidad del individuo no solo de comprender lo que se le dice y de comunicarse con los demás de una manera no solo estable y óptima, sino también bastante más profunda que los demás.

Le permite llegar a empatizar con el medio en que se encuentra, lo cual le da una habilidad para comprender como se sienten y viven los demás, y poder ayudarles en la forma en que pueda. Esta inteligencia se da en políticos, abogados, pedagogos y terapeutas, pues son capaces de interactuar con las personas y en muchos casos empatizar con ellas.

Inteligencia corporal-kinestésica:

La habilidad de expresar emociones o de realizar tareas diversas con el cuerpo es una parte importante de lo que es la inteligencia kinestésica. Las personas con este tipo de inteligencia aprenden comúnmente en movimiento y trabajando con su cuerpo.

La habilidad de usar herramientas forma parte de esta inteligencia, pues se utiliza el cuerpo para llevar a cabo las tareas que hagan falta. Las personas más avezadas en este tipo de inteligencia son los bailarines, gimnastas, actores, deportistas y hasta cirujanos; pues dependen de su cuerpo para solucionar situaciones diversas.

Inteligencia espacial:

Corresponde a la habilidad de poder mirar el mundo desde diversas perspectivas, y trabajar en base a la forma en que se ve el mundo.

Es especialmente útil cuando se trata de hacer arte, pues puede trabajarse desde distintos ángulos y el artista genera una idea basada en sus propias percepciones. También puede darse en situaciones comunes, pues el individuo puede ver soluciones donde otros n las ven, o encontrar respuestas que los demás no pueden hallar, únicamente viendo por fuera de la caja. Se da un sentido de la estética y una habilidad para crear y diseñar. En esta rama encontramos pintores, diseñadores, publicistas, arquitectos, entre otros.

Inteligencia naturalista:

Esta fue una de las inteligencias múltiples que se añadió posteriormente a las anteriores, y que nos habla de la forma en que se ve y se conoce el entorno natural, como los animales, los vegetales, asuntos de geografía, hidrología y astronomía.

Se añadió debido a que también resulta importante para la supervivencia del ser humano, además de que por instinto primario podemos tener conocimientos y aprecios por estos elementos naturales.

Para finalizar

Podemos comprender ahora que, aunque nos han dicho por mucho tiempo que la inteligencia lógico-matemática es la inteligencia final y la más importante, hoy en día ya no es del todo cierto.

La teoría de las inteligencias múltiples nos dice que hay diversos tipos de situaciones en las que podrás aplicar los diversos tipos de inteligencia, y que como persona serás más propenso a desarrollar un tipo de inteligencia que vaya acorde contigo.

En la actualidad, luego de un arduo trabajo en este tema, se han dado movimientos que permiten que en las escuelas y planteles educativos se trabaje con los diversos tipos de inteligencia, ayudando a los niños desde pequeños a encontrar su yo interno y descubrir qué tipo de inteligencia les satisface en mayor medida. Es importante conocer esto, para así poder definir quiénes somos y encontrar, de esa manera, nuestra inteligencia personal.