Saltar al contenido

¿Cómo identificar el Alzheimer y ayudar a quienes lo padecen?

El Alzheimer es una de las enfermedades más preocupantes en personas de edad avanzada, aunque en casos muy excepcionales puede manifestarse a más temprana edad.

El Alzheimer es una enfermedad neurodegenerativa, es decir, que está asociada con la capacidad cerebral y en la cual el paciente sufre lesiones cerebrales que le restan capacidad para llevar una vida libre y autónoma.

identificar el Alzheimer

El Alzheimer es una enfermedad que aún no tiene cura

Esta enfermedad afecta a la memoria, comportamiento, emociones y habilidades del paciente haciendo que dependa de un cuidador. Por lo tanto el Alzheimer es una enfermedad que afecta a todo el círculo familiar.

Todavía no están claras cuáles son las causas del mal de Alzheimer, aunque algunos expertos lo achacan a la herencia genética e incluso a factores ambientales. Lo cierto es que afecta a unos 650.000 españoles, según estimaciones aproximadas.

El Alzheimer es un tipo de demencia degenerativa y aunque ocurre principalmente en personas de edad avanzada, muchos expertos no se ponen de acuerdo a la hora de llamar al Alzheimer “demencia senil”. Hay que decir que existen casos de demencia que afectan a personas mucho más jóvenes, por lo tanto ni todos los adultos mayores van a sufrirla ni se limita solo a personas de edad avanzada.

El Alzheimer es una enfermedad progresiva que se desarrolla en tres etapas

Etapa inicial

Se estima que tiene una duración de tres años, en la cual se evidencia una pérdida progresiva de la memoria reciente Es decir, el paciente puede olvidar acciones realizadas hace escasos minutos, pero sin embargo puede recordar detalles de su infancia.

El paciente también puede sufrir momentos de desorientación física (no saber dónde se encuentra, por ejemplo), disminución en la concentración, fatiga y dificultad para sostener una conversación larga y lógica.

Etapa intermedia

En esta etapa, de otros tres años de duración aproximadamente, el paciente sufre de episodios más reiterativos de pérdida de memoria. Aunado a problemas del lenguaje y dificultad para reconocer rostros.

En esta etapa el paciente tiene mayores dificultades para explicar algo, se le hace difícil realizar acciones rutinarias como vestirse o comer, incluso descuida su aseo personal y reacciona violentamente si alguien le pide que se asee.

En esta etapa su dependencia hacia otra persona se hace más evidente.

Etapa avanzada

En esta etapa la persona es completamente dependiente de los demás.

Pierde su capacidad motora, por lo que debe permanecer en una silla de ruedas o en cama, pierde su capacidad de hablar, no reconoce a las demás personas, ni siquiera ella misma se puede reconocer en un espejo. Se vuelven apáticos y necesitan de los cuidadores para su higiene personal, alimentación, etc.

Alucinaciones y delirios en el Alzheimer

Otra de las consecuencias del Alzheimer es que sufren alucinaciones y estas consisten en percepciones de sensaciones basadas en hechos irreales. Aunque esto no debe ser confundido con el delirio (una creencia falsa sobre algo que sí está pasando en la realidad).

Un ejemplo de delirio es que la persona cree que no está en su casa o que está rodeada de personas extrañas. En cambio las alucinaciones hacen que el paciente esté viendo a alguien que ya ha fallecido hace mucho tiempo o responden cuando nadie le ha hablado.

En estos casos hay que tener en cuenta que para el resto de las personas las alucinaciones son irreales, pero para la persona con Alzheimer son una realidad, por lo que hay que ser comprensivos.

Las recomendaciones para sobrellevar las alucinaciones de las personas que sufren de Alzheimer son:

  • Ser muy pacientes y comprensivos.
  • Mantener la calma cuando la persona con Alzheimer responde a situaciones irreales.
  • No regañar al paciente ni tratar de convencerlo de que está equivocado, ya que esto le puede generar agresividad. Hay que recordar que para el paciente con Alzheimer lo que percibe su mente es totalmente real.
  • Es mejor distraer a la persona enferma si hace comentarios sobre hechos irreales o darles respuestas neutras. Tampoco es conveniente seguir la corriente al paciente, porque estaría reforzando su percepción alterada de la realidad.
  • Evitar elementos de distracción como la radio o la televisión, para que el paciente no crea que haya personas extrañas en la casa.
  • Mantener contacto físico. Eso le ayuda a mantener la calma.

Es cierto que el Alzheimer es una enfermedad muy agotadora para los familiares y sus cuidadores, quienes sienten que no están siendo valorados por el paciente o que sus esfuerzos no valen de nada.

Sin embargo hay que tener en cuenta que las reacciones desproporcionadas, apáticas o desagradecidas de los pacientes son parte natural de esta enfermedad, así que hay que armarse de mucha paciencia y buscar ayuda de un terapeuta para poder canalizar sus angustias y frustraciones.