enero 29, 2024
consumo del horno eléctrico

¿Cuánto consume un horno y cómo ahorrar?

Está comprobado que el acabado que le proporciona el horno eléctrico a nuestras comidas es inigualable: dorado, crocante y podemos regular manualmente su tiempo de cocción y temperatura exacta. Pero… al parecer, eso tiene un costo elevado.

El consumo del horno eléctrico es un factor al que tenemos que prestar atención… ¿realmente es así? ¿Cuánto gasta un horno eléctrico? ¿Tendremos que renunciar a este electrodoméstico por el consumo energético?

A continuación, vamos a analizar cuánto consume un horno eléctrico y aquellas maneras posibles de ahorrar.

Según estudios realizados por el IDAE (Instituto de Diversificación y Ahorro) el consumo de un horno eléctrico se encuentra en un 8,3 % del consumo anual, teniendo en cuenta el total de los electrodomésticos, lo que representa menos del 10% de consumo respecto de otros aparatos.

Pese a que es un electrodoméstico que cuenta con una alta potencia, no es uno de los que más se utilicen en el hogar, como ser el frigorífico o la televisión. 

Otra manera de poder entender y controlar el consumo es fijándose en la etiqueta de eficiencia energética que, en este tipo de electrodoméstico, indica el consumo promedio en un ciclo de cocción convencional y en el otro modo, de convección, si la tuviera. 

Pero existe otra forma de poder utilizar este aparato si estar pensando cuantos kw consume un horno eléctrico en cada comida que se realiza.

En el mercado existen modelos de hornos eléctricos de bajo consumo, es decir, que pueden consumir hasta un 60% menos de electricidad.

De igual manera, algunos hornos cuentan con ventiladores 3D o 4D, los cuales cumplen la función de distribuir internamente el calor de una manera homogénea en el proceso de cocción. De esa forma, el calor se distribuye en los alimentos, aprovechando el poder calorífico al máximo.

Además de las ventajas en el ahorro que nos proporcionan los electrodomésticos por sí mismos, como consumidores podemos aportar nuestra parte.

Con buenas prácticas de uso, la preocupación de cuanto consume un horno eléctrico quedará en el pasado.

Limpieza

Si tomamos el hábito de limpiar nuestro horno eléctrico luego de cada uso, aseguraremos no sólo la vida útil del mismo, sino también que la suciedad se impregne e impacte negativamente en el funcionamiento.

En las paredes internas es más difícil de mantenerlo libre de grasa, pero también se suelen acumular los restos en las bisagras de la puerta. Parece ínfimo, pero si luego no cierra bien, se perderá gran parte del calor. No es complejo saber como quitar la puerta del horno, en simples pasos, podrás limpiarlo en profundidad y tu horno eléctrico estará como nuevo.

No abrir la puerta

Las puertas de los hornos eléctricos, con su transparencia y luz interna, nos permiten visualizar la cocción de los alimentos. Eso evita que tengamos que abrirlo cada vez que queramos ver cómo va nuestra preparación. 

Si no lo abrimos, no hay cambio de temperatura dentro del horno eléctrico, y por ende, habrá ahorro de energía.

Previa preparación de los alimentos

Para poder reducir el tiempo de cocción y no estar pendiente de cuánto gasta un horno eléctrico, podemos trozar nuestros alimentos, logrando así ingresar al horno pedazos más pequeños y favoreciendo a que la cocción sea más corta. 

De la misma manera, para ganar tiempo en la cocina, podemos realizar una precocción en el microondas o hirviendo verduras, por ejemplo, dejando la tarea de dorar y completar el proceso en el horno eléctrico. 

Con estas buenas costumbres y tips, sumado a que ya conocemos mejor nuestro horno eléctrico, podremos reducir notablemente el consumo de energía.

Compartir
Dejar un comentario

Curiosidario