fístula y fisura anal

Diferencia entre fisura anal y fístula

Antes de establecer las diferencias que existen entre una fisura anal y una fístula, es necesario definir ambos conceptos. El primero es un desgarro en el tejido húmedo o delgado que cubre el ano y se puede producir cuando se evacúan heces duras y grandes. Provocan dolor y sangrado durante el proceso de deposición. Son frecuentes en bebés, aunque también pueden presentarse en niños y adultos de cualquier edad. 

La fístula en cambio se produce a raíz de una infección. Es un túnel que conecta el canal anal con la piel del periné y está llena de pus. Este bulto o absceso, como también se le llama, solo se puede eliminar a través de una cirugía. Para prevenir esta patología es imperativo tener una buena higiene en la zona, mantener una nutrición equilibrada que conlleve a tener evacuaciones suaves y evitar el sedentarismo. 

Los síntomas de la fisura anal y como tratarla podrá ser determinado por un médico, sin embargo lo más común que suele presentarse en un paciente con esta condición es:

  • Dolor de cabeza intenso, en el momento de la evacuación
  • Dolor durante la evacuación, proceso que suele durar más tiempo de lo normal
  • Sangre en las heces y en el papel higiénico
  • Una grieta visible en la piel que rodea el ano 
  • Sentir un bulto pequeño cercano a la fisura 

Se hace necesario acudir al médico cuando se siente mucho dolor y se presenta sangre en las heces. 

Cuál es la diferencia entre la fisura anal y la fístula

Al haber definido ambas patologías nos podemos dar cuenta que sus causas son distintas, así como su forma y dónde se ubica en el área anal, sin embargo, puedes investigar más detalles en https://www.dosfarma.com/blog/como-identificar-y-tratar-una-fistula-anal/  para lograr identificar cada una de las patologías y cómo tratarlas. 

La fisura anal es producida por una erosión en el canal anal y se debe, la mayoría de las veces, a padecer de estreñimiento o sufrir diarrea. Una fisura puede desencadenar en una fístula, lo cual es una de los principales condiciones que las hacen diferentes en su totalidad.  

¿Siempre es necesario operar una fístula anal o una fisura?

En el caso de la fisura existe un porcentaje alto de probabilidades de que esta se cure sin necesidad de intervenir quirúrgicamente pues, con el tratamiento adecuado, el cual consiste en la colocación de algunas pomadas o cremas, logra sanar.  

El tratamiento de la fístula es más complejo, ya que lamentablemente es necesaria una intervención quirúrgica. Por sus características y la diversidad de tipos que existen, guardan estrecha relación con el esfínter anal. La cirugía requiere que el paciente sea sedado o con anestesia localizada y los resultados se pueden evidenciar a largo plazo, habiendo una posibilidad alta de no ser totalmente exitosos.

Para prevenir las fístulas anales es necesario evitar las fisuras, debe mantener una higiene adecuada en la zona, limpiar bien el ano con materiales suaves y agua luego de defecar y emplear medidas profilácticas estrictas cuando se mantienen relaciones sexuales. En el caso de los bebés, en  quienes es común la aparición de fisuras y abscesos perianales, lo más recomendable es cambiar frecuentemente los pañales y limpiar de una manera adecuada.

Añadir comentario