octubre 2, 2023
viñedos

Los secretos sobre el nacimiento del vino: todo su proceso

Desde la siembra a los viñedos hasta llegar a tu copa, las uvas se someten a un proceso complejo antes de transformarse en la deliciosa bebida que todos conocemos. ¿Quieres descubrir qué ocurre en la bodega después de la vendimia? ¿En qué consiste el despalillado de la uva, el estrujado o la fermentación del vino? ¿Qué diferencias existen entre la elaboración del vino tinto y el vino blanco o el rosado? ¡Te lo contamos todo!

Despalillado de la uva y estrujado

Después de recoger las uvas en su punto óptimo de maduración y transportarlas a la bodega, se procede su despalillado para desprender las partes herbáceas de los racimos, que aportarían un sabor amargo al vino. Antiguamente, el despalillado de la uva se realizaba de forma manual pero hoy esta tarea se realiza mediante máquinas despalilladoras.

En la elaboración de vinos blancos se prescinde del despalillado de la uva, procediendo directamente a la siguiente fase: el estrujado. Este proceso rompe la piel de las uvas para extraer el mosto ejerciendo una presión suave, para evitar romper las semillas y amargar el vino.

Maceración y fermentación alcohólica

El proceso del vino continúa con su trasvase a un depósito, para que el vino macere durante unos días. Aquí comienza la fermentación alcohólica, en la que los azúcares que contiene la uva de forma natural se convierten en alcohol. Los vinos tintos se dejan macerar en contacto con los hollejos, que le aportan su tono característico, además de otros elementos presentes en la piel, como los taninos o los polifenoles.

En el caso de los vinos rosados, el período durante el que el mosto macera en contacto con los hollejos es mucho menor, por lo que su tono es más tenue. Con los vinos blancos, se retiran los hollejos antes de comenzar la maceración. Además, existen técnicas de elaboración de vino rosado, como el sangrado, que prescinden de la maceración y pasan directamente al prensado, para lograr vinos con más cuerpo. Después, los rosados siguen el mismo proceso que los vinos blancos.

Durante esta etapa, la elaboración del vino tinto cuenta con un proceso adicional: el remontado o bazuqueo. ¿En qué consiste? Durante la maceración, las partes sólidas tienden a acumularse en la superficie formando lo que se conoce como sombrero. En el remontado se extrae el líquido del depósito y vuelve a verterse por arriba, mientras que, con el bazuqueo, se rompe el sombrero y se sumergen las partes sólidas. El propósito final es extraer la máxima cantidad de pigmentos y taninos.

Prensado y fermentación maloláctica

El siguiente paso en el proceso del vino es el prensado, realizado antiguamente con prensas de madera manuales y hoy en día, con prensas automatizadas. Después, el vino se somete a una segunda fermentación, durante la que el ácido láctico se transformará en ácido láctico, rebajando su potencia. Antes de empezar esa etapa, los vinos blancos pasan por un proceso de desfangado, para eliminar los restos sólidos antes de volver a dejar fermentar al vino.

Crianza en barrica y embotellado

Llegados a este punto, el vino está listo para ser embotellado, si se trata de un vino joven, o para comenzar su crianza en barrica, durante la cual el vino seguirá evolucionando y adquirirá nuevos matices aromáticos fruto del contacto con la madera.

¿Quieres conocer otras curiosidades sobre el mundo del vino? ¿Cómo han evolucionado sus técnicas de elaboración? ¿Cuáles son los vinos más antiguos del mundo? ¿Y los más famosos? Descubre estos y otros muchos secretos sobre esta bebida exquisita y, por supuesto, ¡sigue disfrutándola!

Compartir
Dejar un comentario

Curiosidario