Saltar al contenido

¿Tan difícil es la teoría de juegos? Descúbrelo aquí

¿Alguna vez has escuchado acerca de la teoría de juego? Si eres estudiante de ciencias económicas o alguna carrera afín, puede que lo hayas hecho. Sin duda alguna que solamente con leerlo nos imaginamos algo sumamente complejo y con demasiados gráficos o fórmulas. Hoy te hablaremos un poco acerca de qué es la teoría de gráficos, qué elementos la componen y cuáles son sus principales características.

Digamos que la teoría de medios abarca un espectro mucho más amplio del que nos podamos imaginar. Esta tesis ha sido utilizada tanto en la rama económica como en la biología y en la política. Así de importante ha llegado a ser.

En pocas palabras la teoría de juegos explica que todas aquellas decisiones que vaya tomar una persona o empresa debe ser tomada tomando en cuenta las elecciones que hagan los otros individuos o agentes. De esta forma podrás anticipar las acciones tomadas por otros.

¿En qué se basa la teoría de juegos?

Este paradigma fue desarrollado hace muchísimos años por John von Neuman y básicamente sirve para ayudar a escoger la mejor decisión estratégica en una situación determinada, teniendo en cuenta el comportamiento y las características de los otros agentes implicados.

¿Cómo funciona? Sencillo. Cuando juegas ajedrez antes de mover alguna pieza de tu tablero, primero piensas y analizas cuál será la estrategia y jugada que hará tu contrincante, para luego reaccionar.

Este ejemplo tan simple muestra cómo funciona esta teoría y su aplicación a muchas situaciones de la vida. Los políticos lo usan durante sus gestiones de gobierno, las empresas cuando están desarrollando mejoras en sus productos o cuando estas conduciendo y piensas hacia dónde cruzara el auto de adelante para prevenir cualquier accidente.

Como observamos, este campo abarca muchísimos ámbitos de la vida cotidiana. Por ende nos ayuda a resolver muchos problemas que sin su existencia sería muy difícil hacerlo. Los policías utilizan la teoría para poder determinar quién el criminal que cometió algún determinado delito para luego ejecutar las penas.

Algunos ejemplos de la teoría de juegos:

A pesar de que la teoría de juegos se puede aplicar en muchas situaciones de la vida, hay una serie de ejemplos clásicos que nos ayudan a entender mucho más fácil este concepto. Veamos:

  • Dilema del prisionero:

Este caso lo presentamos de una manera muy breve hace unos momentos.

La policía atrapa a dos delincuentes en flagrancia, por lo que son llevados a la comisaría para interrogarlos. Allí se les hace una serie de interrogantes, por separados. A ellos se les informa que sin ninguno delata a su compañero tendrán una pena de x cantidad de años. Sin embargo si alguno delata al otro y ése lo niega, el delator reducirá a la mitad su pena y doblegará al otro por no confesar. Mientras que si se delatan los dos la pena será un poco mayor a la primera.

Usando el sentido común podemos decir que es más sencillo traicionar a nuestro compañero, ya que nos asegura mayores beneficios. Sin embargo en este tipo de situaciones el sentido común no abunda entre los protagonistas.

Este es un ejemplo muy claro sobre tomar decisiones estratégicas pensando en las decisiones de los demás.

  • El presentador Monty Hall:

Este famoso presentador de televisión puso en un aprieto a un concursante durante su programa. Esta persona tenía que escoger entre tres puertas, donde en una de ellas habría un auto, mientras que en las demás una cabra.

Una vez escogida, antes de abrirla el host le muestra otra de las puertas al individuo, donde había una cabra. En ese momento le da la posibilidad de cambiar de opción, lo que aumentaría sus posibilidades.

  • El Halcón y la gallina:

Este modelo explica de manera muy clara todos aquellos casos en los que hay dos partes y una de ellas posee una actitud súper agresiva, mientras la otra es más pacífica.

Si ambos agentes deciden ser agresivos, pues evidentemente los resultados serán desastrosos, poniendo en riesgo muchos elementos a su alrededor. Esto sucede en los ambientes bélicos donde un país amenaza verbalmente a otro y éste último decide responder. Las consecuencias podrían ser catastróficas.

Estos ejemplos muestran claramente de qué se trata la teoría de juegos, medir el impacto que tendrán mis acciones en otros.

Un poco de historia:

Los estudios formales de la teoría iniciaron con Antoine Cournot, a través de una serie de modelos económicos para resolver algunos problemas planteados.

Sin embargo fue en 1928 donde el matemático John Von Neumann publicaría una serie de artículos que darían forma a la teoría de juegos. Tanta percusión llegó a tener estos estudios que el autor tuvo que plasmarlos todos en un libro que fue publicado 16 años después con ayuda de Orkar Morgenstern.

Con el transcurrir de los años fueron avanzando los casos y las discusiones entre eruditos del tema sobre los estudios publicados hasta entonces y su correspondiente aplicación a la vida real.

En 1950 se presentó un boceto inicial del dilema de prisioneros junto con otros académicos que empezaron a evaluar seriamente esta teoría en base a los resultados de los experimentos. En los siguientes años este paradigma fue creciendo en el protagonismo dentro de la academia y se empezó a mostrar algunos ejemplos con respecto su factibilidad en otros ámbitos como la política o la economía

Ya a partir de allí se estudiaron otros juegos derivados del inicial suma ceros de dos personas a encuentros donde el resultado era un poco más variable y difícil de presagiar.

¿Qué es un juego?

Ya llegados a este punto, es necesario aclarar que es un “juego” según la teoría que hemos estudiado.

Según ella es cualquier situación en donde se encuentren dos o más entes en el cuál deban tomar alguna decisión de forma independiente del otro. Es decir, que cada elección se tomará sin saber la del contrario.

Esperamos que a través de este contenido hayas logrado entender qué es la teoría de juego. Como podrás ver no es tan difícil como parece.

Comprenderla se hace necesario y muy práctico en nuestros días para resolver muchas situaciones por medio del sentido común y de la lógica.