octubre 2, 2023

5 Consejos para el cuidado de la piel corporal

La apariencia de la piel del cuerpo está ligada ampliamente a los cuidados que le brindamos. Afortunadamente, en la actualidad hay formas efectivas de mantenerla con un aspecto saludable y lozano a la par de retrasar su envejecimiento, sin necesidad de recurrir a opciones quirúrgicas. Se dejan también por fuera los tratamientos cosméticos y dermatológicos invasivos. Por ello, hemos preparado esta lista con 5 consejos claves que te ayudarán en el cuidado de la piel corporal. Vamos a conocerlas.

Atiende las necesidades específicas de la piel 

Además de la limpieza e hidratación diaria, la piel puede presentar necesidades particulares que exigen respuestas específicas: la sequedad, arrugas, manchas, marcas, acné, eccemas, flacidez, adiposidades, piel de naranja y estrías son los más frecuentes a nivel estético. Cada uno requiere productos especialmente diseñados para resolverlos y además, es sumamente importante conocer el tipo de piel. De esta manera podemos elegir con mejor criterio, el tipo de producto que vamos a utilizar. 

Estos productos pueden venir en distintas presentaciones como son gel corporal, espuma, cremas y lociones con distintos efectos de acción focalizada como reafirmar, retrasar el envejecimiento, reducir medidas, atenuar las manchas, marcas, celulitis o estrías; eliminar el acné e hidratar profundamente. No obstante, la función principal de todos estos productos es mantener la piel correctamente hidratada y además, sirven como barrera contra los agentes externos a los que nos vemos sometidos a diario como la polución, el viento, el polvo, el sol, etc. 

Limpia e hidrata a diario tu piel

Para tener una piel sana y hermosa el primer paso comienza con una rutina diaria de limpieza. Para ello, es necesario que utilices entre una o dos veces al día un limpiador. Ya sea que se trate de un gel, espuma o barra limpiadora, procura que el producto que uses no contenga componentes irritantes, alergénicos o agresivos que vayan en contra el balance natural de tu dermis y demás capas de la piel. Evita los limpiadores abrasivos o con grandes niveles de alcohol.

Una buena rutina de limpieza inicia con una ducha, así que recomendamos que al menos una vez al día lo hagas con agua tibia para dilatar los poros. El paso siguiente es frotar de forma suave, circular y ascendente la piel del cuerpo para que el limpiador actúe, posteriormente retira el limpiador de forma completa con abundante agua.

El siguiente paso es la hidratación, esta no solo puedes hacerla luego del baño, probablemente si tienes piel seca o atópica requieras retocarla cada 6 u 8 horas.

Protégete continuamente del sol

Amparar la piel de tu cuerpo de los dañinos rayos UV es primordial para mejorar su apariencia y mantener su buena salud. La exposición al sol sin los cuidados necesarios es capaz de provocar y/o acentuar problemas frecuentes como manchas, hiperpigmentación, arrugas, pérdida del brillo y aumentar las posibilidades de desarrollar cáncer de piel; por ello es necesario usar filtro solar de alto factor protector y retocarlo de forma continua cada 3 horas. 

Procura elegir un protector que se adecúe a tu tipo de piel y acompañar su efecto evitando la exposición prolongada al sol. Un dato adicional: usa ropa que te ayude a protegerte del sol como las prendas con mangas y botamangas largas, sombreros y gorras.

Considera tu tipo de piel para usar cualquier producto

Antes de aplicar cualquier tipo de productos para el cuidado de la dermis es necesario que consideres tu tipo específico de piel,tal como lo mencionamos al comienzo. De esta forma podrás elegir los que actúen de manera compatible y sean realmente efectivos, de lo contrario, podrían tener un resultado contrario causando irritaciones, enrojecimientos, reacciones alérgicas, prurito o simplemente siendo inefectivos para atender la necesidad que buscas satisfacer con su uso.

Exfolia tu piel una vez por semana

Sin importar tu tipo de piel, deberás librarla de las impurezas profundas, por lo menos una vez cada dos semanas. Para ello, podrás usar un exfoliante en gel o crema exfoliante que te brindará una limpieza profunda, dejando la piel suave y permitiendo que las células muertas queden fuera. Pon en práctica estos 5 consejos y verás cómo tu piel comienza a lucir mejor. 

Compartir
Dejar un comentario

Curiosidario