octubre 2, 2023
tos noche

Cómo calmar la tos nocturna

La tos es un mecanismo de defensa del cuerpo, pero en ocasiones impide llevar a cabo una vida normal. Los peores momentos se viven de noche, cuando la tos impide descansar y conciliar un sueño de calidad. Saber identificar cada tipo de tos, su función y el modo de calmarla es esencial para no perder bienestar cuando se padece.

A pesar de ser muy molesta, no hay que olvidar que la tos es aplicada por el organismo como parte de su sistema de defensa, para protegerse frente al ataque de agentes externos, forzando su expulsión y dejando libres las vías respiratorias. Aparece por múltiples causas, pero las más frecuentes están relacionadas con la inflamación que producen enfermedades comunes como la gripe, el resfriado, el asma, la neumonía, la bronquitis…

Otros motivos son los estímulos ambientales, como ocurre en el caso de las alergias, los cambios bruscos de temperatura o el tabaquismo. Este mal hábito, así como el consumo de otras drogas, puede hacer que la tos se convierta en crónica.

Aunque las molestias se dan durante todo el día, cuando anochece y aparece el picor de garganta es cuando realmente se necesitan buenos consejos y remedios para aliviar este malestar y tener un descanso placentero.

Tipos de tos 

picor garganta tos noche

Antes de conocer algunos consejos sobre cómo aliviar la tos de noche, es importante conocer los distintos tipos que hay para poder identificarlos y actuar en consecuencia.

La primera diferenciación que se debe hacer es si la tos es productiva o no. La tos productiva se presenta cuando el afectado sufre de mucosidad, como pueden ser las flemas, y la tos está cumpliendo el objetivo de expulsarlas. La tos improductiva, en cambio, no da lugar a la expulsión de mucosidad alguna.  

La improductiva puede ser identificada como tos seca y da lugar a irritación, picores y dolor en la garganta. Por otro lado, la tos aguda aparece con los resfriados, gripe, alergias, neumonía o bronquitis. Con carácter general, la tos desaparece después de tres semanas.

En caso contrario, puede tratarse de tos crónica.  Las causas de este tipo de tos son, habitualmente, el consumo de tabaco, la rinitis o sinusitis crónica, los reflujos gastroesofágicos, entre otros.

Qué hacer para aliviar la tos

Incluso aunque se trate de tos productiva y esta esté cumpliendo una función para favorecer la expectoración de las flemas, cuando la calidad de vida se ve afectada, es necesario saber qué hacer para aliviarla y poder conciliar el sueño por las noches. En el conocido blog Tu Equilibrio y Bienestar, podrás encontrar consejos y cuidados para la salud escritos por profesionales sanitarios, como médicos o farmacéuticos. Además, cuentan con un post muy interesante y útil sobre cómo quitar la tos nocturna.

Sin embargo, cuando la tos es persistente o va acompañada de otros síntomas, como fiebre, es necesario acudir al médico, sin demora.

Hidratación de la garganta 

Uno de los mejores consejos para combatir la tos es mantener la garganta bien hidratada. Por eso se aconseja beber antes de irse a la cama y tener siempre un vaso con agua cerca para, en caso de ser necesario, ingerir líquido durante la noche. Cabe resaltar que es necesario beber a lo largo de todo el día con frecuencia para hacer que los mocos se vuelvan más fluidos, su expulsión sea más fácil y se limpie la garganta.

En este sentido, tomar infusiones durante el día se convierte en un buen aliado para aliviar la tos, especialmente si se le añaden algunas plantas como el eucalipto o el tomillo.

Elevación de la parte superior del cuerpo

Cuando hay tos, es importante mantener una posición lo más vertical posible a la hora de dormir, elevando la parte superior del cuerpo, de cintura hacia arriba, con almohadas o cojines. Dormir en esta posición evita la acumulación de mucosidad en las vías respiratorias, por lo que la necesidad de toser para expulsarlas será menor.

Consumo de miel

La miel no es solo un súper alimento con propiedades beneficiosas para el organismo, sino que además es uno de los más eficientes a la hora de aliviar la tos. Destacan sus propiedades antibacterianas, antibióticas y desinfectantes y favorece la secreción de las mucosidades y las flemas.

Uso del humidificador 

Para aliviar la tos es necesario mantener un buen nivel de humedad en el ambiente, por lo que se recomienda colocar un humificador en el dormitorio para dormir mejor. Si no se dispone de este aparato, se puede poner una olla destapada con agua hirviendo antes de ir a dormir.

Cabe destacar que la calefacción hace que se reseque el ambiente, por lo que hay que evitar ponerla durante el día, y especialmente de noche.

Un baño caliente antes de dormir 

Después de una larga jornada de tos y mocos, nada mejor que darse un buen baño de agua caliente para relajarse antes de irse a la cama. Además de invitar a la relajación y preparar el cuerpo para conciliar el sueño, el vapor de la ducha servirá para aliviar la congestión de la nariz y el pecho y deshacerse de los excesos de mucosidad, causantes de la tos.

Compartir
Dejar un comentario

Curiosidario