Una de las desgracias de nuestra sociedad moderna es la pérdida de la filosofía. Si en tiempos pasados supuso el esplendor del conocimiento humano, mucho me temo que su ausencia produzca un efecto inverso. Pura Tercera Ley de Newton, me temo.

Responder