Saltar al contenido

¿Por qué contratar a un traductor bilingüe gallego?

En el ámbito legal, existen casos en los que hay una doble jurisdicción por lo que se debe contratar a un traductor bilingüe y jurista para la redacción de estos expedientes que deben cumplir con los formatos más rigurosos que solicitan los tribunales de cada país.

traductor bilingüe gallego

A su vez, para las personas interesadas en realizar un trámite en Galicia, lo más aconsejable es buscar un traductor nativo con conocimiento legal en el ámbito civil o penal, según sea el caso.   

Requisitos de un traductor especializado

Los expertos en la materia recomiendan trabajar con un traductor nativo porque cada idioma tiene su propia morfología que un profesional de idiomas a pesar de su instrucción, no suele tener. Por ejemplo, si se desea traducir un documento al gallego, es ideal contratar a un traductor nacido en Galicia y que además sea un perito de las leyes.

Hoy en día, el arte de la traducción requiere de profesionales especializados en un campo en específico. El traductor que trabaja de forma privada o en los juzgados debe ser un abogado o un consultor que tenga conocimientos de este campo con los respectivos términos de la jurisprudencia.   

En caso de ser difícil encontrar este tipo de profesionales, el abogado que atiende al caso debe gestionar la información de forma conjunta con un traductor porque un término traducido de forma incorrecta puede causar un revés o la pérdida definitiva de un caso.  

Otro de los aspectos que deben utilizar estos profesionales es el uso de las tecnologías de la información para profundizar más la traducción. Actualmente, como Google Translate y otras herramientas pueden ayudar en la primera etapa del trabajo de traducir las ideas principales de cada párrafo. Sin embargo, la función del traductor es analizar en qué contexto de su lengua materna se encuentra estas oraciones y corregirlas en gramática, sintaxis y pragmática.

No obstante, algunos prefieren no utilizar la inteligencia artificial para sus traducciones, que aunque puede ser de gran ayuda y de ahorro de tiempo en funciones más básicas, lo cierto es que la mayoría de los contextos donde se requiere una traducción, esta debe ser fidedigna.

Traducción jurada

Cuando los usuarios hacen la contratación de un traductor jurado, buscan que los documentos traducidos estén autorizados por el Ministerio de Asuntos Exteriores lo que garantiza que la traducción es legal y cuenta con los sellos y firmas reconocidos internacionalmente. En este enlace, se encuentra más información al respecto.  

Estos profesionales tienen conocimiento de los términos jurídicos para traducir documentos como certificados de defunción, matrimonios, actas de nacimiento y notariales. Cuanto más especializado sea el conocimiento del traductor, más capacitado estará para enfrentarse a los retos legales de los nuevos casos de multinacionales y licitaciones más allá de las fronteras.  

Los estudiantes que están pensando en aplicar para una beca de estudio o de trabajo en el extranjero, necesitan traducir sus títulos y certificados para legalizarlos en las embajadas de los países a los que desean ingresar.  

En la mayoría de los casos, el idioma requerido es el inglés así como también el francés, español y mandarín. Además de los documentos legales, las universidades y empresas también solicitan currículum y portafolios creativos físicos y digitales, que también deben ser traducidos. Asimismo, la rigurosidad de la traducción debe estar acompañada del cumplimiento de los formatos exigidos por estas instituciones.

Ventajas de la traducción certificada online

Incluso los organismos que entregan la certificación de la traducción jurada, están contratando a los traductores de otros países vía online para la reducción de costes de impresión y copia de documentos. Además de aprovechar las posibilidades de tener contacto con traductores especializados en leyes corporativas, migratorias y penales de países ya no tan remotos como Tailandia, Islandia y Guyana.   

Algunos usuarios aún sienten cierta suspicacia y temor de enviar sus documentos a los traductores online por tema de seguridad. Sin embargo, los sitios web están protegidos con métodos de cifrado y antivirus contra malware más avanzados. Es por esto, que las traducciones juradas realizadas vía online son cada vez más populares porque tanto las oficinas como los usuarios ahorran costes de servicios de envío e impresión. Debido a la dificultad de tramitar documentos originales, al enviar su versión digital, se corren riesgos menores de extravío y daños al soporte físico.

Los clientes pueden aprovechar las ventajas de Internet en todas las etapas de la contratación del traductor que se necesita. Inicialmente, tiene a su disposición un amplio directorio de profesionales políglotas. El contrato y el pago se realizan a través del sistema online tarjetas de crédito o dinero electrónico.

Seguridad y confianza

Antes de solicitar el servicio de un traductor bilingüe, los usuarios deben verificar que el documento final estará certificado por el Ministerio de Relaciones Exteriores de su país para que el expediente tenga reconocimiento internacional.

Específicamente si se tratan de folios jurídicos, deben estar escritos y traducidos de forma expedita por la urgencia de cumplir los plazos establecidos por los sistemas de justicia. Además de cumplir con la terminología y el tratamiento formal requerido.    

Todo traductor profesional debe estar en la capacidad de estudiar cada uno de los materiales con los que va a trabajar a fin de comprender cuál es el objetivo de cada palabra para la transmisión de una idea en ambos contextos e idiomas, en el contexto mundial actual.

Para ello, además de ser nativo del idioma en el que va a trabajar, debe ser un amplio conocedor de la cultura global y de su propia realidad política y social enmarcada en la situación macro. Este conocimiento es un aspecto imprescindible para todo profesional moderno debido a las altas exigencias de los mercados multinacionales y del naciente comercio electrónico.

Ya sea inglés, gallego o latín, cada idioma tiene su propia estructura, lógica y realidad, además de la especificidad del área investigada ya sea en medicina, derecho laboral o finanzas. El traductor moderno debe enfocarse en una área y especializarse para ofrecer verdaderas soluciones a sus clientes en cualquier parte del mundo y vía online.