Saltar al contenido

Transfobia: una discriminación social tratada como una fobia

En lo que respecta a la inclusión de géneros en estos últimos tiempos han abundado otras formas de discriminación contra la mujer, pero también nacieron otros tipos de rechazo y violencia contra personas que se sienten identificadas con un género que no le fue genéticamente correspondido. Este es el caso de la transfobia, una nueva fenomenología que ha empezado a ser renombrado durante esta última década que se refiere al rechazo con las minorías transgénero.

El término transfobia se ha usado generalmente para hacer referencia a “el odio o aversión profunda hacia las personas que, de diversa manera, ejercen una identidad de género diferente a la asignada socialmente” (Gómez 2015).

Aunque el concepto de “transfobia” viene apareciendo hace algunos años atrás,  la definición de transexual comienza a usarse a finales de 1939 con el fin de señalar a aquellas personas que desean vivir como miembros del sexo opuesto, siendo estas últimas individuos que escapan a las identidades de género binarias tradicionales (hombre o mujer con genitales masculinos o femeninos, respectivamente).

La transfobia hace referencia a los comportamientos y acciones que adopta un individuo y a través de ellas manifiesta el odio, intolerancia o menosprecio hacia la diversidad género y el sexo biológico.

¿Qué es realmente la transfobia?

Las personas que manifiestan las transfobia suelen discriminar específicamente a las personas transgénero simplemente por el hecho de serlo.

Las personas transgénero suelen tener este deseo de pertenecer al sexo opuesto, que viene acompañado de un pensamiento que siente rechazo sobre las características sexuales primarias y secundarias propias. Por consiguiente, la persona se encuentra en la constante búsqueda de completar su anhelo entregándose a la modificación de la apariencia sexual de su cuerpo a través de cirugías.

Julia Serano,  teórica y autora transfeminista, argumenta que la creencia de que el masculino y femenino son “categorías rígidas, mutuamente excluyentes, y que cada una posee una serie de atributos aptitudes, habilidades y deseos únicos y que nunca se solapan”.

La transfobia se puede manifestar diferentes formas, las más comunes son las siguientes:

  • Creencias y actitudes negativas hacia el hecho de un cambio de sexo.
  • Intimidación, abuso y hasta violencia.
  • Insultos y lenguaje despectivo
  • Miedos irracionales y malentendidos.
  • Aversión y prejuicios contra las personas transgénero.
  • Falta de aceptación o descarte de los pronombres o la identidad de género preferidos

La transfobia es capaz de producir formas tanto sutiles como exageradas los actos de discriminación. Por ejemplo, es muy común que a las personas transgénero se les niegue trabajo, vivienda, cuidado de la salud o cualquier derecho humano solo por el hecho de ser transgénero.

Algunos individuos pueden tener creencias transfóbicas inculcadas por las personas que lo rodean y tienen poder influyente en ellos, estos usualmente suelen ser los padres o familiares que sostienen creencias estrictas e irreversibles sobre los roles de género tradicionales y que estimulan las ideas negativas hacia las personas trans.

Algunas personas son transfóbicas por contar con información errónea y manipulada o por no tener ningún conocimiento o información sobre las personas que se identifican trans. Es muy probable que no sepan de los problemas sociales, psicológicos y físicos de las personas transgénero, o que ni siquiera hayan tratado a una persona trans.

Tipos de transfobia

El concepto de transfobia puede manifestarse de dos maneras:

Indirecta

Es un rechazo pasivo, donde la persona que discrimina no lo hace con la intención de dañar irremediablemente, sino que por confusión o ignorancia simplemente hace a un lado, excluye e invisibiliza a las personas que adoptan esta orientación sexual.

Similarmente suele pasar con las legislaciones, que proceden en pro de la no discriminación y la tolerancia de los homosexuales y no se vincula a los transexuales estrictamente.

Directa

Normalmente este tipo de manifestación aparece cuando de forma determinada una persona o un grupo, ejerce acciones que ocasionan prejuicio moral o daños físicos, causados por el rechazo hacia la identidad de género a la que se apega la víctima. Han existido personas transgéneros que se sienten marginado y forzados a vivir en el silencio y la soledad por una sociedad que los ha tratado como fenómenos, y les niega la oportunidad de coexistir en la vida cotidiana con los demás negándoles oportunidades de empleo o de estudio, simplemente por ser quiénes son y tener la identidad sexual que decidieron tener.

Las personas que sufren transfobia

La gente que suele ser víctima de la transfobia no presenta un perfil o reglas estereotípicas que suelen ser atribuidos a los transgénero. Se trata de una amplia gama de identidades de género, como por ejemplo:

  • Personas que practican el travestismo: Estas suelen sentirse identificadas y a gusto con una estética y símbolos que no se corresponden con el género atribuido a su cuerpo, por ejemplo: Una persona que naturalmente nació con el sexo masculino y se siente en confort con el color rosa, los tacones, el maquillaje y las faldas.
  • Transexuales: Personas cuya identidad de género no coincide con la que les atribuye la sociedad a partir de su sexo biológico, estas suelen negar que pertenecen al sexo biológico y sostienen que hubo un error genético al momento de su concepción.
  • Genderqueer: Estas personas no sienten que su identidad está asociada a una identidad de género fija y bien definida, sino que siente que tiene límites imprecisos o es cambiante.
  • Intersexuales: Estos individuos viven con unos genitales que en algún momento de sus vidas se han formado de forma imprecisa, sin llegar a ser enteramente masculinos o femeninos.

La transexualidad mayormente es experimentada por una persona con preocupación, incertidumbre y una constante insatisfacción por su identidad de género biológica llegando a ser esta experiencia tan dominante que puede llegar a convertirse en un aspecto central y obsesivo en su vida.

Este estado puede llegar a complicar la configuración y el establecimiento de una identidad de género apartada de los conflictos y la normalización de la vida.

Algunos de los aspectos en los que esta comunidad puede tener dificultades, se relacionan sobre todo con la imagen estereotipada son: la integración académica, familiar, social y laboral. Siendo propensos a sufrir en muchos de los casos una gran desinformación y discriminación social.

Es importante tener en cuenta tanto en el enfoque social como individual estas situaciones para conocer de forma detallada las problemáticas que presentan los transgéneros y poder actuar de forma correcta.

Los aspectos psicológicos de la transexualidad deben ser analizados por profesionales clínicos que puedan especializarse en el tema sin afectar la estabilidad mental del individuo, esta intervención debería ser más común ya que estas deben incluir de forma estricta la realización de una actividad instructiva e investigadora que aporte conocimientos a este ámbito.

Consecuencias emocionales de la “transfobia” y la discriminación

El término transfobia está ligado a una idea social que establece que el sexo biológico debe estar a la par con la identidad sexual del individuo, produce entre dicha comunidad que se denomina transgénero un sentimiento de vulnerabilidad y exclusión social, volviéndose así en un objeto de estudio social y tratamientos importantes para la rama de la psicología.

El sufrimiento de estas personas es ocasionado en mucho de los casos por la dificultad o la dificultad de cumplir el rol de género “socialmente esperado” en conformidad con el sexo biológicamente determinado.

La identidad suele estar concebida gracias a la ontología (parte de la metafísica que estudia el ser en general y sus propiedades), definiéndola como una estructura sólida y bien argumentada, por lo tanto no hay sentimiento que valga, ya que la identidad no es nada cambiante.

El sentimiento de pertenencia a un grupo socialmente, puede contribuir positivamente al hecho de vivir sin dudas o ansiedades. Desde este punto de vista, se hacen sumamente notorios los altos niveles de angustia que pueden surgir al posicionarse fuera de este “modelo”, ya desde un enfoque hormonal y morfoanatómico se pertenece a un sexo y desde el psicológico y social a otro género.

El aislamiento social que sufren las personas transgénero destaca de una forma notoria en distintos aspectos como por ejemplo, la autoestima. También contribuye a crear muchas dificultades en la adaptación social produciendo interrupciones tempranas como en el desenvolvimiento escolar y problemas en el ámbito laboral.

Uno de los aspectos más destacables que perturban la armonía de la sociedad en general y la comunidad transgénero es la preocupación por el aspecto físico. Los cambios de imagen que las personas transexuales necesitan conseguir para adaptarse al otro sexo pueden convertirse en una obsesión absorbente que ocupa gran parte de su tiempo, que entorpece mucho más la adaptación de la persona a su entorno.

La intervención psicológica  en los casos de transexualidad debe ser singular y los objetivos terapéuticos que se plantean son en apoyo a las dificultades cognitivas o emocionales, desarrollo de estrategias de afrontamiento y adherencia al tratamiento médico.

Día mundial contra la transfobia

Desde hace mucho tiempo la homosexualidad fue considerada una conducta repudiable y un trastorno mental que tiene cura. Sin embargo, la comunidad sexo diversa logra marcar el 17 de mayo de 1990 como una fecha conmemorable para esta comunidad ya que a partir de ese día la Organización Mundial de la Salud (OMS), retira la homosexualidad de la lista internacional de enfermedades mentales.

Logrando así una importante reivindicación para esta comunidad, en su lucha por ser tratados igualitariamente como personas, independientemente de su identidad o expresión de género.

En conmemoración a este suceso, todos los años se celebra el Día Mundial de la Lucha contra la Homofobia y la Transfobia, donde los activistas y los miembros de esta comunidad, realizan eventos demostrando su lucha a través de los años y se expresan con denuncias consideradas artísticas con llamados a la conciencia especialmente a una sociedad que es indiferente hacia ellos o les niega el reconocimiento como personas.  

¿Qué puedo hacer para ayudar a detener la transfobia?

  • Jamás hay que usar comentarios despectivos contra las personas transgénero.
  • Evitar decirles a las personas trans halagos que en realidad son insultos. Algunos ejemplos pueden ser los siguientes: “No pareces un transgénero” o “Nunca me hubiese dado cuenta de que eres transgénero”.
  • Respetar las decisiones de las personas acerca de cuándo y dónde deciden declarar su orientación sexual.
  • No creer en los estereotipos sobre las personas trans ni hacer suposiciones sobre ellas. Ten un criterio propio que se base en experiencias y relación con estas personas.
  • No hacer preguntas personales sobre los genitales, las cirugías ni la vida sexual de una persona transgénero.
  • Educarse en la problemática de las personas transgénero.
  • Si no se conoce el nombre o los pronombres que prefiere una persona, pregunta.
  • Respetar los nombres y pronombres que las personas trans eligen y usarlos.
  • Está bien si alguna vez se confunde el nombre o los pronombres de una persona, especialmente si la transición es nueva. Si esto ocurre, pide disculpas y trata de usar el pronombre correcto la próxima vez.
  • Ser transgénero es solo una parte de la vida de una persona.
  • Habla cuando una persona tenga conductas transfóbicas, como usar lenguaje infamante, o cuando intimide o amenace a alguien por su identidad de género.

Cuando se trate el tema de la transfobia de otras personas, hay que tener en cuenta lo siguiente:

  • Haz preguntas y mantén la calma. Normalmente, las personas no saben qué lenguaje es insensible. No hay por qué reducirse a la misma posición del adversario así que hay que evitar insultar, más bien explicar por qué sus palabras son ofensivas.

Decide si es seguro abordar el tema. Algunas cosas que se deben tener en cuenta al momento de estar involucrado en alguna situación relacionada con la transfobia:

 

  • ¿Considerar confrontar a un extraño en público o a un amigo o familiar en privado?
  • ¿Es preferible hablar en este momento o esperar a estar a solas con esa persona?
  • ¿Es más seguro para dejarlo pasar y olvidar el tema?

 

En relación al lenguaje, lo siguiente se considera hostigamiento, por lo tanto debe evitarse:

  • Dirigirse intencionalmente con el nombre que ya no usan.
  • Usar intencionalmente los pronombres equivocados.

La transfobia no tiene ninguna relación con las predisposiciones innatas que determinen nuestras actitudes, estas se adquieren por influencias sociales y morales. Así que estas pueden ser corregidas y eliminadas, al igual que las formas de sexismo en general.

Un cambio de mentalidad puede hacer que se acepte la existencia de personas transgénero con todo lo que esto implica. Pero antes de que esto realmente sea efectivo primero hay que analizar aquellos esquemas mentales que se usan para juzgar a esta población, y cuestionar hasta qué punto son buenos y útiles para uno mismo y para el resto de la sociedad.