Saltar al contenido

Comprar un coche: Todos los consejos para ahorrar dinero en la adquisición

Llegados a un punto, todos necesitaremos de un coche. Sea nuevo, sea usado, pero la movilidad es una necesidad ineludible. Conoce los consejos que te harán no gastar de más.

¿Por qué necesitas comprar un coche? La respuesta a esa pregunta es tan diversa como única e importante. Tendrás razones de peso, seguramente.

Comprar un coche se ha vuelto una de las necesidades primarias de las personas que viven en ciudades como Madrid. Incluso antes que la compra de una vivienda propia.

Moverse por la ciudad, salir a ciudades vecinas, viajar en vacaciones. Sea por la razón que sea, aquí te indicamos los consejos para que la compra de tu coche no sea un despilfarro.

Comprar un coche

No tiene por qué ser nuevo

Hay mucho material de investigación al respecto de la diferencia de precios y de sensaciones entre adquirir un coche nuevo y adquirir coches de segunda mano.

Expertos del mercado automotriz español señalan que un coche nuevo se devalúa hasta un 30% el mes siguiente tras salir de un concesionario en Madrid. Esto repercute en el coste inicial del coche, obviamente, y repercute en tu bolsillo.

En cambio, los coches de segunda mano, que no necesariamente deben haber sido usados desde hace tres décadas, sino que pueden ser coches Km 0 -con menos de 15.000 kilómetros a cuestas-, se pueden traducir en un ahorro de hasta 40% en comparación con un coche nuevo.

En resumen, el primer consejo importante es valorar la necesidad de un coche, el presupuesto, y luego ser realistas en si de verdad resultaría mejor comprar un coche nuevo. La mayoría de las veces no resultaría mejor, abriendo la posibilidad de la adquisición de un coche de segunda mano.

Todas las formas de ahorro cuentan

Si hablamos de ahorrar en la compra de un coche, tomamos en cuenta únicamente el diferencial de lo que pagamos por el coche con respecto a lo máximo que podríamos pagar (presupuesto inicial).

Sin embargo, el ahorro en la compra de un coche puede también abarcar cuestiones como las siguientes.

Financiamiento: si consigues un financiamiento para la compra de un coche (más si es usado), esto debe ser considerado una forma de ahorro. Te estás evitando pagar una gran cantidad de dinero de inmediato, y puedes realizar abonos anuales a la deuda. Sólo debes considerar los intereses.

Piezas de recambio: si ahorras 2.500 € en el coche pero luego cada pequeña pieza de recambio cuesta más de 3.000 €, no es ahorro en ningún lado. Busca asesoría profesional y escoge coches cuyas piezas se consigan en tu ciudad, o en tu país, y que los precios no sean tan altos. Las piezas de recambio son el gasto principal de un coche propio.

Combustible: ¿tienes alguna estimación del gasto de combustible de un coche diésel en comparación con los coches hibridos? No se trata únicamente de pensar en verde (ecológicamente), es posible que comprar un híbrido represente un ahorro a largo plazo por concepto de combustible. Además, los motores requerirán menor mantenimiento.

Teniendo en cuenta lo anterior, la compra de tu coche no será una experiencia tortuosa.

Consejos para comprar un coche de segunda mano

Ya tienes claro que quieres un coche usado. Posiblemente tengas un modelo en mente y un precio máximo a pagar. Pues, sigue estos breves apuntes.

No gastar de más: asegúrate de que luego de comprar el coche no tendrás que hacer reparaciones mayores.

Es decir, no deberás gastar en transmisión o motor, en adquirir 4 nuevos neumáticos, en cambiar los faros. Estos detalles a menudo no considerados, representan un aumento en el coste “real” del coche usado.

El vendedor: siempre será mejor comprar a una empresa especializada antes que a un vendedor particular. A los primeros se les conoce por tener una oferta de coches verificados, con características decentes a precios adaptables a cualquier presupuesto; a los segundos siempre será más difícil y caro hacerles una reclamación o exigencia, en caso de inconvenientes.