orquídeas durante todo el año

Cómo conseguir que tus orquídeas florezcan durante todo el año

Las plantas son un elemento distintivo en cualquier hogar que se precie, le dan un toque natural y acogedor, a la vez que ayudan a purificar el ambiente. Pero, por desgracia, mantenerlas vivas y frescas no es tan sencillo como pudiera parecer. Para conseguir que mantengan buen aspecto de enero a diciembre, presentamos una serie de consejos.

Si eres un amante de las flores, seguro que sabes que las orquídeas son una de las plantas más delicadas que puedes tener en tu casa, aunque a la vez, son de las más hermosas. Por eso, para que no desesperes a la hora de cuidarlas, traemos unas pautas que seguro que te serán de utilidad si quieres que permanezcan lustrosas durante los doce meses del año.

Crea el entorno perfecto para que la magia floral surja 

Lo primero que debes saber respecto a los cuidados de las orquídeas es que estas plantas nacen en zonas tropicales, por lo que habrá que recrear un ambiente similar al de las selvas que conforman su hábitat natural para lograr que crezcan sanas. 

En la naturaleza, suelen crecer en la corteza de los árboles, dónde sus raíces quedan casi completamente al aire. Opta por recipientes anchos y con agujeros en su base, y de materiales como el cristal, el plástico o el metacrilato. Por eso, es esencial que su maceta cuente con una buena ventilación que evite que la tierra se quede encharcada y ayuden a almacenar los nutrientes, incluso puedes hacerte con algún estrato específico de tu elección. En cuanto al mejor momento para abonarlas, sería primavera y verano, ya que en esos meses se produce su período de crecimiento. Para evitar disgustos, nunca las abones en invierno.

Para ayudar, lo conveniente es emplear un sustrato especial, que entre sus componentes incluya una base de corteza de pino natural, esto ayudará al drenaje del agua. Y es que debes regar tu orquídea cada 10 días para evitar que sus raíces se pudran. También es recomendable que uses agua de lluvia o, en su defecto, baja en sodio, y que de manera ocasional la puedas pulverizar ligeramente.

Otro punto esencial es cuidar mucho la temperatura, que debe mantenerse entre los 17 ºC y los 25ºC, por lo que lo mejor es que no les dé la luz directamente, pues podría quemar sus sensibles hojas. ¡Pero ojo! Esto no quiere decir que deban estar a oscuras, para nada, dado que las orquídeas necesitan espacios luminosos, que no calurosos.

Descubre todo sobre su belleza delicada

Si ya te han quedado claros los cuidados que necesitan, te has enamorado de esta planta y quieres saber más de la familia de las orquídeas, esto es lo fundamental que debes saber al respecto. 

De nombre científico Orchidaceae, estas plantas de la familia de las monocotiledóneas se caracterizan a simple vista por sus llamativas y complejas flores, que presentan una simetría en la forma que tienen de crecer sus pétalos. Con más de 25.000 especies distintas, la gran variedad de colores y formas que encontramos entre ellas es abrumadora. Esto también las convierte en una de las familias con mayor riqueza. 

Además, otro elemento que las define, es cómo interaccionan tanto con los agentes polinizadores (como los animales que permiten que el polen se transporte de una planta a otra) y los hongos, junto a los cuales forman una simbiosis conocida como micorriza.

Todo esto hace que podamos encontrarlas en cualquier parte del mundo, con la excepción de aquellas regiones con climas muy extremos,como los desiertos o las zonas polares, aunque abundan especialmente en puntos intertropicales. Pero, ¿cuáles son las mejores para tener en una casa? Pues aquellas que sean capaces de adaptarse a las condiciones medias de luz y humedad, como es el caso de la variedad Phalaenopsis.

Por eso, si tienes en cuenta la suma de los elementos mencionados, seguro que serás capaz de conseguir que tu orquídea pueda florecer y permita alegrar tu hogar en cualquier momento del año. 

Añadir comentario