Saltar al contenido

Curiosidades que desconocías de la mitología Griega

El mundo que rodea a la mitología en general siempre es algo que está rodeado de misterio e intriga, pero aún más si nos referimos a la vertiente griega. Esto es lo que hace precisamente que se generan muchísimos mitos y leyendas, y no todos ellos son realmente fidedignos.

Curiosidades de la mitología Griega

En un gran porcentaje la mayoría de historias contadas son bulos que han ido circulando de boca en boca hasta parecer reales, pero gracias a los diferentes estudios de especialistas se han ido desmintiendo. Aún así otra gran parte de leyendas de la mitología griega son reales, y seguramente las desconozcas, dado que en la educación escolar apenas se toca este tema de la historia.

¿Conoces a los Dioses Griegos? ¿Qué es verdad?

Seguramente cuando hablamos de Grecia, y sobre todo en el ámbito de la mitología, lo primero que nos vendrá a la mente son los diferentes dioses, y más concretamente los dioses olímpicos, pero en este punto deberemos saber que no fueron los primeros dioses a los que adoraron los griegos.

El más conocido fue sin duda alguna Zeus, pero no fue el único reconocido, ya que también hubo  otros como Gaia, Eros ó Tártaro, dioses más desconocidos, a pesar de que fueron los primeros. Para conocer un poco más sobre historia de la mitologia griega lo ideal es consultar algunos libros de mitología griega que recaban mucha información fidedigna.

Del mismo modo, también es reconocido el dios Hades, al que siempre se ha asociado con el dios infernal o del inframundo (en parte por la famosa película de ficción “Hércules”). Este dios era descendiente directo de Cronos y Rea, es decir, hermano de Zeus y Poseidón. A cada uno de ellos se le entregó una parte del universo: Hades el mundo subterráneo, Poseidón los océanos y Zeus el cielo.

Seguramente los tres hermanos son los dioses más conocidos por todo el mundo, no sólo por las clases de historia en general, sino por todos los mitos y leyendas que han ido surgiendo alrededor de ellos y que incluso se han hecho películas sobre este tema.

Por otra parte, en las fechas que nos encontramos con el día de los enamorados tan próximo, resulte conveniente resaltar al dios griego del amor; siempre el más conocido ha sido Cupido el dios Romano, pero la misma relevancia tuvo el griego Eros, que fue muy venerado.

Existieron diosas femeninas, aunque fueron más desconocidas

Seguramente la vertiente femenina de las deidades griegas sea la menos conocida en general, pero también albergan una gran historia. Para empezar hubo tres diosas reconocidas: Artemisa, Atenea y Hestia.

La primera fue la diosa de la caza, hija de Zeus; Atenea la diosa de la guerra y la sabiduría (también hija de Zeus) y Hestia hermana mayor de Zeus. Seguramente ésta última sea la más desconocida de las tres pues fue diosa de los hogares y de la cocina, por lo que realmente pasó desapercibida.

Lo más característico que compartieron las tres fue que todas consiguieron el favor divino de Zeus que les otorgó el beneficio de ser doncellas para siempre, es decir, permanecer hasta la eternidad siempre vírgenes.

Otra gran diosa fue Némesis, una de las más oscuras de la época, de hecho, fue la diosa de la venganza, y no dudaba en emplear su mano dura en todo aquel ser humano que mostrase arrogancia u osadía ante los dioses.

Hera, la diosa del matrimonio y el nacimiento, a pesar de ser la esposa de Zeus realmente poco se habla de ella; se la relaciona directamente como figura protectora de las mujeres en general, de ahí su denominación.

Seguramente Afrodita sea de las más conocidas y mencionadas, pues era la diosa de la belleza y la juventud, precisamente esto le ha permitido ser protagonista de numerosas antologías y películas, en las que se han contado miles de historias y leyendas. Esto ha propiciado que siempre haya sido la más reconocida entre todas las diosas femeninas.

En definitiva, es alrededor de las diosas femeninas, donde existe un un mayor desconocimiento histórico respecto a sus mitos y leyendas, incluso en referencia a las más reconocidas de antaño.