Saltar al contenido

La ingesta de probióticos puede evitar situaciones imprevistas desagradables

Las técnicas más avanzadas de estudios de la microbiótica han propiciado el conocimiento exacto de ciertas bacterias que no son cultivables y conforman una comunidad de microorganismos vivos que residen en el tubo digestivo.

ingesta de probióticos

Para beneficiar al huésped, que no es otro que el ser humano, es necesario modular la microbiota intestinal, microorganismos vivos que si se ingieren en las cantidades adecuadas, ejercen efectos muy beneficiosos en la salud. Para ser catalogados como probióticos deben cumplir condiciones como la seguridad, mantenerse vivos y en “colonias” en el intestino.

Las fórmulas,los alimentos infantiles y las soluciones de rehidratación oral son productos que contienen probióticos en su composición.

Diarrea aguda en el adulto

Un problema de salud bastante frecuente, que causa situaciones imprevistas un tanto desagradables es la diarrea, que está definida como una emisión de heces, a veces continua y prolongada, de consistencia y textura muy disminuida, con un aumento alarmante de volumen y frecuencia en las deposiciones. Se considera diarrea si se presentan 3 o más evacuaciones con consistencia acuosa en el transcurso de 24 horas.

En la mayoría de los casos de diarrea aguda se autolimita, pero en los casos en que se hace persistente y llega a prolongarse durante varios días, es considerada como una diarrea crónica, situación extremadamente delicada y peligrosa para la salud. Según cálculos y estadísticas, en Occidente se producen como mínimo un caso por persona y por año.

En países con sistemas de salud eficientes y avanzados – como en los países desarrollados – impacta muy poco en la calidad de vida del paciente que la padece, salvando los casos que afectan a los pacientes con defensas bajas, ancianos o niños muy pequeños o en situaciones delicadas. No siempre es tarea fácil identificar a los microorganismos que la provocan, sobre todo si el régimen alimenticio no es constante o equilibrado.

Además de la incomodidad, ¿cuál es el problema? Que la flora intestinal también se ve delimitada y los microorganismos de origen bacteriano pueden penetrar en este sistema más fácilmente.

Causas de la diarrea

En ciertas ocasiones es muy fácil establecer la estrecha relación entre un determinado alimento ingerido y una diarrea repentina. Usualmente se trata de otros miembros del grupo familiar o del entorno social o vecinal que han compartido una misma comida en un evento o acontecimiento y presentan los mismos síntomas.

Pero cuando no es este el caso, es un poco difícil establecer algún tipo de relación causal, pues no necesariamente todos los que ingieren alguna comida contaminada desarrollan diarrea y algunos de los alimentos contaminados no presentan aspecto o características que hagan sospechar de su existencia. Casi todos los casos de diarrea (entre un 30-40%) son provocados por virus, y cuando se trata de un caso viral, el afectado suele presentar fiebre, vómitos y malestar o postración.

Los Adenovirus entéricos, los rotavirus, virus Norwalk y el astro virus (sobre todo en el invierno) son los que causan más afecciones. Cuando se presenta con pus, sangre y escaso volumen se trata de una diarrea inflamatoria y en esos casos, la causante suele ser una bacteria como la Salmonella, el E coli, Shigella y la Campylobacter.

Los probióticos como el tratamiento más efectivo

La microbiota que reside en el intestino humano es una de las más pobladas según su densidad. El ecosistema incluye muchas especies endógenas que viven permanentemente en el tracto gastrointestinal y algunas lo hacen de forma transitoria. Usualmente los probióticos son indicados en la prevención el tratamiento sintomático de trastornos gastrointestinales.

Existen ciertas cepas probióticas en los procesos muy agudos que afectan al aparato digestivo, ellos combaten con las bacterias patógenas por asimilar los nutrientes. Además, ayudan a digerir los alimentos y alteran el ambiente interno, creando un ambiente desfavorable para los patógenos, interrumpiendo su crecimiento y reforzando la barrera intestinal.

¿Para que sirven los probioticos? Las gastroenteritis víricas que presentan diarreas agudas son tratadas eficazmente por los probióticos, que son bacterias incluidas en suplementos alimenticios con el fin de recuperar la flora intestinal pérdida, de manera que se refuerza el sistema inmunitario del paciente.

No reaccionan del mismo modo en las que son provocadas por parásitos o bacterias. S. boulardi, Lactococcus lactis y L.rhamnosus son los probióticos de mayor eficacia para el tratamiento de la diarrea y para prevenir la diarrea aguda. En todos los casos minimizan la duración de los síntomas cuando la afección está en curso y previene que aparezca si se trata de un contacto reciente con otro paciente viral.