Saltar al contenido

No te pierdas estos consejos para hacer enoturismo en España

enoturismo en España

Por sus paisajes, clima, hermosas viñas  y la calidad de la bodegas, España es perfecta para hacer enoturismo. Aun cuando no es una actividad muy extendida entre su población como lo es en Francia, el Reino Unido o Alemania, por ejemplo, queremos dar a conocer útiles consejos para que puedes disfrutar al máximo  esta práctica .

Reserva tu bodega. Anteriormente se estilaba llegar a una región vinícola y encontrar las bodegas cerradas, pero actualmente están abiertas pero solo para quienes hayan reservado, por eso debes hacerlo sin que esto signifique la generación de un gasto adicional.

El poder hacer enoturismo en España te permite acercarte a las viñas que tienen el secreto que hace del vino una bebida encantadora y exquisita. Por lo general no es posible pasear por muchas, pero sí lo es caminar o recorrer carreteras que atraviesan los viñedos. Esto te permitirá disfrutar del paisaje y las hermosas vistas.

Puedes además fijarte en las características que hacen emblemático un viñedo como su tipo de suelo. Es donde fluye el buen sabor del vino. Hay que establecer diferencias entre estos. No es lo mismo un suelo arcilloso a uno calizo, esto hace que cambien las propiedades del vino.

El olor del campo podrás encontrarlo en el vino, así que respira profundo y disfruta de oler el aire. Cuando logres percibir ese aroma característico, habrás vivido una experiencia única y maravillosa.

Puedes también prestar atención en la forma cómo se han plantado las viñas. La distancia que tienen entre ellas. El tronco de la vid te puede dar datos acerca de su tiempo, ya que mientras más gruesos sean, son más viejos y por lo tanto el vino es de más calidad.

Lleva un chofer. No conduzcas si vas a hacer enoturismo

Las rutas que por lo general se proponen requieren de un coche, por eso es muy importante tomar en cuenta la recomendación de  catar muchos vinos pero beber poco. Es preferible en caso contrario, hacer una parada para comer o reservar para pasar la noche.

Hay bodegas que ofrecen el servicio de hospedaje y comida y es una experiencia muy agradable. Es importante hacer notar que el enoturismo es una propuesta para poder relajarnos, alejarnos del bullicio y la cotidianidad y hacer las cosas sin prisa, por lo que no es necesario correr ningún tipo de riesgo.

La curiosidad es amiga del enoturismo

Los guías que nos reciben en las visitas a las bodegas no varían mucho en la información que ofrecen, por lo que ser curioso y hacer preguntas sin ningún temor sobre todo lo que sea de tu interés relacionado al tema, es muy válido y provechoso. Puedes preguntar cómo es el proceso de fermentación, si se compran uvas o la producción completa pertenece al viñedo, cuál es la diferencia entre recoger la uva de forma manual o mecánicamente y cualquier otra pregunta que se te pueda ocurrir y que aporte a tu arsenal de conocimientos.

Tomate tu tiempo para catar y degustar

Esta actividad enoturística culmina con la cata de los vinos que son producidos en la viña. Es común que las visitas sean gratuitas pero la cata puede tener un coste oscilante entre los 3 hasta los 10 euros por persona. Hay otras ofertas que incluyen visita y cata en un  mismo paquete o que encontremos algunas promociones en costes de vino en sus propias tiendas.

Otra opción que puedes tener en cuenta como un buen consejo es aprender a catar vinos haciendo algunos cursos y así, disfrutar con más fundamento de la experiencia.