Saltar al contenido

Soluciones para cuando alguien deja las llaves en casa

Una llave de repuesto es una de esas cosas que nunca parece de gran utilidad hasta que se necesita. Perder las llaves o quedarse fuera de casa resulta un verdadero problema cuando luego se debe buscar la manera de tratar de abrir la puerta.

Entonces, ¿cómo abrir la puerta sin una llave? Para cerraduras de casas y otros tipos de puertas, el método para lograr abrirla depende del tipo de cerradura. Aquellas cerraduras que suelen ser más sencillas de abrir sin una llave son las antiguas, mientras que las actuales pueden ser más complicadas. Sin embargo, existen diferentes maneras para intentar entrar a casa sin necesidad de recurrir a terceros.

El viejo truco de abrir con una horquilla

En https://www.cerrajeroscoslada.es comentan que una de las soluciones más eficaces de abrir cerraduras es a través de la humilde horquilla. Este es uno de los artículos domésticos más comunes que se pueden usar para forzar diferentes tipos de cerraduras.

Sin embargo, si no se tiene una niña en casa, es posible que no se disponga de ninguna horquilla, por eso también se puede probar este método con el uso de un cuchillo pequeño para mantequilla.

Abrir con una tarjeta de crédito

Para los cerrajeros barato en Boadilla del Monte existe una mejor solución: La tarjeta de crédito. Este método para forzar la cerradura sólo funciona con pernos de resorte, como los que se encuentran normalmente en los pomos de las puertas de edición estándar. Las puertas con cerrojos no se moverán bajo la fuerza de una tarjeta de crédito.

Para intentar el desbloqueo con la tarjeta de crédito se empieza por elegir una tarjeta que no importe su destrucción, como por ejemplo una tarjeta de regalo obsoleta. Sin embargo, las tarjetas laminadas tienden a funcionar mejor debido a la flexibilidad del plástico. A continuación debe intentarse lo siguiente:

  1. Insertar la tarjeta entre el marco y la puerta en el punto donde se encuentra el pestillo.
  2. Sostener la tarjeta perpendicularmente a la puerta y comenzar a empujar y mover la tarjeta.
  3. Mientras se empuja, debe comenzarse a doblar la tarjeta para alejarla del pomo de la puerta en un intento por deslizar el pestillo hacia atrás y alejarlo del atasco de la puerta. Luego se intenta empujar el peso contra la puerta mientras se dobla la tarjeta.
  4. Al tener éxito al abrir la puerta, debe llamarse a un cerrajero para mejorar la cerradura, ya que esto revela su vulnerabilidad.

Retirar la perilla de la puerta

Uno de los trucos que comentan en https://www.cerrajerotorrejondeardoz.com.es es que después de que las perillas de las puertas están partidas, cada lado puede ser removido.

Mientras el cerrojo de la puerta no esté en uso, debe poderse entrar quitando la perilla de la puerta. La mayoría de las perillas de las puertas tienen los tornillos de conexión o de montaje ocultos, pero se puede mirar de cerca la perilla de la puerta y observar un pequeño agujero o ranura del tamaño de un alfiler, generalmente ubicado debajo o al lado de la perilla de la puerta.

Utilizando un trozo de metal delgado puede insertarse la herramienta en el orificio y aplicarse presión. Al sentir resistencia, debe seguirse empujando la herramienta metálica tan adentro del agujero como sea posible con una mano, mientras se tira y gira la perilla de la puerta con la otra mano. Se mantiene este procedimiento hasta que se haya quitado la perilla de la puerta. Por último sacar la placa decorativa para revelar el juego de cerraduras. Con un destornillador debe tirarse hacia atrás del mecanismo de bloqueo y la puerta se abrirá.

Ocultar la llave de repuesto

Aunque no sea un truco, en https://www.cerrajerotorrente.es aconsejan que una de las mejores opciones para no tener este problema con las llaves, es ocultando una llave de repuesto. Existen muchos tipos de escondite para mantener las llaves resguardadas, pero a su vez a la mano. Puede probarse con alguna roca, una cabeza de aspersor falsa, o incluso una linda tortuga. Nadie sabrá nunca que algún amigo reptil guarda un secreto.

En otro caso, algún amigo, familiar o vecino también podría ser una opción para mantener una de esas copias de llave disponibles. No sólo podrían cuidar la casa mientras se está fuera de la ciudad, sino que también podrían evitar un espantoso momento de quedarse fuera de ella.