Trump facilita el proceso de aprobación de tuberías y proyectos de infraestructura

El presidente propuso cambios en la pieza fundamental de la ley ambiental de EE.UU.

La aprobación de nuevos oleoductos, minas, autopistas y otros proyectos importantes podría ser mucho más fácil bajo las nuevas reglas propuestas hoy por el Presidente Trump. Hablando desde la Casa Blanca, el presidente propuso enmendar la Ley Nacional de Política Ambiental (NEPA), de 50 años de antigüedad, que es una piedra angular de la legislación ambiental en los Estados Unidos.

UNA PIEDRA ANGULAR DEL DERECHO AMBIENTAL

La NEPA requiere que las agencias obtengan la opinión del público sobre los nuevos proyectos y que consideren los posibles daños ambientales asociados con cualquier nuevo proyecto financiado por el gobierno federal. Se ha utilizado para oponerse a proyectos impugnados como los oleoductos de Dakota Access y Keystone XL. Los cambios propuestos por Trump eximirían a los proyectos que no son principalmente financiados por el gobierno federal. También pondría un límite de tiempo estricto de dos años para realizar revisiones ambientales que típicamente toman años más, e incluso pone un tope al número de páginas permitidas en las Declaraciones de Impacto Ambiental requeridas por la ley. Trump dijo que la medida aceleraría los proyectos de infraestructura crítica que han «sido atados y empantanados por un proceso de aprobación federal escandalosamente gravoso».

Este último retroceso ambiental, uno de los más de 95 desde que Trump asumió el cargo, podría tener las consecuencias más dramáticas hasta ahora. «Esta es una propuesta muy, muy grande. Esta propuesta afecta virtualmente a todas las decisiones importantes tomadas por el gobierno federal que afectan al medio ambiente», dijo hoy en la Casa Blanca el secretario del Interior y ex cabildero de petróleo y gas David Bernhardt. Al dirigirse al presidente, agregó: «Creo que será la propuesta de desregulación más importante que ustedes implementen en última instancia».

«LA PROPUESTA DE DESREGULACIÓN MÁS SIGNIFICATIVA»

Muchos defensores del medio ambiente estaban indignados. Les preocupa que la propuesta facilite el avance de proyectos que se sumen a la crisis climática o que perjudiquen a las comunidades que viven más cerca de los proyectos de energía e infraestructura a los que se aplica NEPA.

«Mientras nuestro mundo se quema, el presidente Trump está echando más leña al fuego al quitarnos el derecho a estar informados y a protegernos de daños irreparables», dijo Gina McCarthy, ex administradora de la EPA bajo la administración de Obama, en una declaración. Ahora es directora ejecutiva del grupo de defensa del Consejo de Defensa de los Recursos Naturales.

«Esta es una amenaza para las comunidades de todo el país, pero especialmente para las comunidades negras y morenas que sufren de #contaminación aérea#», escribió Heather McTeer Toney, directora nacional de campo de la Fuerza de Aire Limpio de las Mamás. Toney también fue designada por Obama como administradora regional de la EPA y fue la primera alcaldesa afroamericana de Greenville, Mississippi. Los estadounidenses de raza negra están expuestos de manera desproporcionada a la contaminación de las instalaciones de petróleo y gas, según un informe de 2017 de la NAACP y el Grupo de Trabajo de Aire Limpio.

Los cambios en la NEPA fueron bienvenidos por los grupos de petróleo y gas y algunas organizaciones laborales. «La reforma del proceso de NEPA es un paso crítico para satisfacer la creciente demanda de energía más limpia y para desbloquear los proyectos de infraestructura que crean empleo y que actualmente están atascados en un laberinto de burocracia», dijo el presidente y director ejecutivo del Instituto Americano del Petróleo en una declaración.

Habrá un periodo de comentarios de 60 días antes de que el cambio de reglas propuesto pueda ser finalizado.

Añadir comentario