Saltar al contenido

Alcanzar la belleza a toda costa ha estado presente desde la antigüedad

Desde épocas remotas, el patrón de belleza ha sido fundamental y todos procuraban llegar a él. Muchos de los productos que usaban nuestros antepasados siguen estando vigentes porque sus propiedades no las desvanece el tiempo, obviamente la cosmética avanza y esto ha abierto infinitamente el abanico de herramientas para alcanzar el ansiado rejuvenecimiento.

Alcanzar la belleza

No solo las mujeres, sino también los hombres desde siempre han procurado verse bien a toda costa. La coquetería parece ser un asunto innato. Ya desde tiempos remotos el deseo por cuidarse y fortalecer la autoestima estaban presentes, por lo que es una acción bastante antigua el buscar intervenir cuerpo y rostro para llegar al concepto de lo que se consideraba bello o imitar el patrón de belleza que se había establecido.

Es así como la cosmética, así sea rudimentaria, y el cuidado personal siempre han estado presentes. El maquillaje comenzó a tener un uso generalizado entre los egipcios, de hecho fueron ellos quienes comenzaron a pintarse los labios con derivados del óxido de hierro y ocre rojo.

Algunos arqueólogos se han topado en sus expediciones con jarrones con ungüentos. Se habla de que las mujeres egipcias usaban cremas para mantener la piel tersa, se bañaban en leche de burra con miel y frotaban la piel con la arena del desierto, un principio remoto de lo que pudiera ser hoy la dermoabrasión.

Los Remedios caseros desde tiempos inmemoriales siempre han sido una opción porque tener una piel suave y limpia, y una cabellera sedosa y brillante eran símbolos de belleza. Se dice que uno de los primeros productos naturales empleados con fines cosméticos fue el aceite de oliva, el que hoy en día se sigue usando en recetas artesanales o como ingrediente principal de muchísimos productos cosméticos.

Otro elemento llamativo para engalanar el cuerpo que incluso ya se usaba desde la prehistoria son los tatuajes. Se dice que los habitantes de la Polinesia fueron los primeros en hacerlos, no les quedaba un trozo del cuerpo sin algún motivo grabado. Al parecer el primer tatuaje artístico de la antigüedad se lo hizo un poblador de esta zona.

Los tatuajes han evolucionado en belleza y significado hasta hoy en día convertirse en una práctica muy común. Sea cual sea el motivo y lo que se quiera reflejar es un elemento decorativo que usan hombres y mujeres para llamar la atención.

Hoy en día no hay que darse mucho de cabeza para encontrar la imagen perfecta para un tatuaje. Sitios en internet como Heytips hay infinidad de diseños para escoger el que mejor se adapte a lo que deseamos dejar como una huella imborrable en nuestra piel.

Recetas caseras siguen siendo útiles

Muchas recetas caseras de antaño se siguen utilizando hoy en día a pesar de los grandes avances científicos en materia cosmética, y es que las propiedades de muchos productos naturales no las desvanece el tiempo ni la evolución.

Internet resulta un gran aliado para encontrar esos trucos caseros que nos pueden ayudar a mejorar muchos aspectos en nuestro rostro, cuerpo o cabello, por ejemplo, en mascarilla.org podemos encontrar sorprendentes recetas caseras de belleza para estar bella cada día.

Es una página de agradable diseño y fácil navegación que nos presenta consejos útiles apelando a recetas caseras para ayudarnos a solucionar o minimizar los efectos de las estrías, axilas oscurecidas, manchas de acné y paño en la cara, entre otros. Igualmente nos ofrece aplicaciones muy beneficiosas para la belleza de productos naturales como la concha de nácar, aceite de almendras, baba de caracol, canela y limón, sábila, glicerina natural, aceite de romero y muchos más.

Dualidad beneficiosa

Quizás las más jóvenes no tienen mucha conciencia de lo importante que es cuidar áreas de nuestro cuerpo desde temprano como lo es el rostro, y ese descuido lo van a terminar pagando después.

Resulta ideal desde temprano aprovechar las ventajas del empleo de productos naturales, los que podemos combinar con algunos cosméticos del mercado para así retrasar los efectos del paso del tiempo y el daño que efectos climáticos hacen a nuestro rostro, por mencionar un área de nuestro cuerpo que amerita especial atención.

Muchas personas justifican el descuido apelando al factor dinero. Pues, para estas personas, podemos decir que se pueden emplear en mascarillas caseras, productos naturales para el rostro, tal es el caso de la que se prepara con aguacate y aceite de oliva si el cutis está reseco. También es muy extendido el uso de cristales de aloe vera, avena como exfoliante y muchos otros, los que podemos combinar, en el caso del rostro, con la crema antiedad de Mercadona de la marca Sisbela que es muy buena y económica.

Y lo mencionamos porque tiene un precio de 5 euros, lo que obviamente no desajusta el presupuesto, convirtiéndose en una de sus más atractivas ventajas; solamente se tienen que observar las opiniones de sisbela para saber que es buena. Es muy recomendada para pieles normales o secas, que las hidrata y aporta suavidad.