Saltar al contenido

Lo que se debe saber sobre la depresión

Con respecto a la salud mental, la depresión es la causa más frecuente en el mundo occidental y la cuarta causa a nivel mundial de disfuncionalidad en las relaciones y en el bienestar de los individuos. Debido a su incidencia, ha llegado a ser considerada la nueva epidemia de la sociedad en general.

depresión

La depresión es una enfermedad mental que genera impactos negativos, tanto en la persona que la padece, como en su entorno social. Crisis familiares, aumento de costes en salud y ausentismo laboral, son algunos de los efectos que tiene ese síndrome en la sociedad, a grandes rasgos.

¿Qué es la depresión?

Darle una definición concreta a la depresión resulta complicado, ya que existe una gran ausencia de causas para establecer una definición precisa con respecto al aspecto biológico de la enfermedad.

Aunque aparecen varias definiciones de la depresión, la que ha ganado más consenso en la actualidad, es la que procede de la 4ª Edición del Manual Diagnóstico de los Trastornos Mentales de la American Psychiatric Association (DSM-IV), la cual establece que la depresión es un trastorno mental que se caracteriza por alteraciones del comportamiento y personalidad del paciente.

Por lo general, se presenta más en mujeres que en hombres.

Síntomas de la depresión

Aunque es sumamente complicado diagnosticar la depresión, existen ciertos síntomas que la caracterizan. De presentar estos síntomas durante al menos dos semanas, el afectado deberá consultar a un profesional para que le ayude a superarla, en este enlace puede ampliar información.

  • Estado de ánimo deprimido.
  • Pérdida de interés/placer en cualquier actividad.
  • Aumento/disminución drástica en el apetito.
  • Pérdida de energía.
  • Problemas de concentración y/o en la toma de decisiones.
  • Aumento o disminución excesiva de la actividad mental.
  • Sentimientos de culpabilidad o inutilidad.
  • Pensamientos suicidas recurrentes.
  • Disminución en la calidad de la realización de actividades cotidianas.

Una de las consecuencias inmediatas

Las repercusiones somáticas de cualquier problema psicológico no tardan en manifestarse, desde simples pero constantes jaquecas, hasta irregularidades en el aparato gastrointestinal.

Incluso, puede llegar a ocasionar problemas osteomusculares por el exceso o la ausencia exagerada de actividad, como dolores de espalda por ejemplo, que deben ser tratados por profesionales como https://www.infoespalda.es/, lugar de referencia para profesionales especializados en problemas de espalda, donde se encuentran especialistas cualificados que ofrecen terapias especiales, orientadas a pacientes con dolencias cervicales o lumbares, que pueden ser consecuencia de trastornos por depresión.

Tipos de depresión

A grandes rasgos, la depresión ha sido clasificada en 3 tipos, sin embargo, es recomendable tener en cuenta que cada paciente puede tener síntomas de más de una clasificación. Los tipos de depresión se clasifican según la intensidad de los síntomas de la misma, y son los siguientes:

  • Distimia: también conocida como neurosis depresiva, la distimia se caracteriza por un cuadro de depresión con la intensidad más baja de la clasificación, es un trastorno de evolución crónica aproximada de más de dos años con síntomas constantes. Está relacionada con la personalidad y el estrés prolongado.
  • Depresión reactiva: tiene una intensidad media y sus causas proceden de una adaptación incorrecta a circunstancias estresantes y repentinas del entorno.
  • Depresión mayor: como su nombre lo indica, es la de mayor intensidad dentro de la clasificación, debido a que su origen procede de lo biológico-genético y no tiene mucho que ver con los factores externos, aunque en algunos casos guarda relación con la estación del año. El paciente puede tener apariciones recurrentes.

¿Por qué es importante diagnosticar la depresión?

Pese a los diferentes prejuicios que se han introducido en las sociedades con respecto a la depresión, es importante conocer sus síntomas y, sobre todo, acudir a un profesional que la diagnostique y controle si es necesario.

Esta enfermedad es considerada ya una epidemia mundial, entre el 8% y el 15% de la población mundial la han sufrido a lo largo de su vida, por lo que en los últimos años, ha venido a representar un gran problema para la salud pública, por los altos niveles de incidencia de la misma.

Asimismo, se calcula que alrededor de 350 millones de personas en el mundo sufren de depresión, e incluso, según la Organización Mundial de la Salud, esta enfermedad es la principal causa de discapacidades en el mundo entero.

En Europa, más del 7 por ciento de la mortalidad prematura es causada por la depresión y, concretamente en España, estas cifras se ven más inclinadas hacia las mujeres, pues el 16,5% de las mujeres españolas han tenido un episodio de depresión grave a lo largo de su vida, frente al 8,9% de hombres españoles.

Sin embargo, sin importar el género, el 4% de la población española padece esta enfermedad anualmente. Así, es importante tener en cuenta que la depresión es un problema real y, sobre todo, que puede ser controlada con el tratamiento indicado para cada persona.