Saltar al contenido

¿Estás en una relación tóxica? Descubre síntomas y aprende a evitarla

El ser humano, desde el momento en el que puso un pie en la tierra, indistintamente de la forma en que creas que sucedieron las cosas, ha buscado la cercanía de más personas con las que sentirse conectado de forma sentimental.

Las personas, indiferentemente del tiempo en que vivan, necesitan de alguien con quien estar, con quien sentirse amados y con quien conversar de las cosas más nimias. En fin; para vivir se necesita amor. No es un secreto para nadie que las personas son capaces de amar, y que además necesitan hacerlo para poder vivir una vida interpersonal más satisfactoria, y a la vez más sana.

Sin embargo, el problema radica cuando ya esa persona, por el deseo de estar en pareja y de sentirse uno con alguien más, permite que pasen sobre él/ella, y le maltraten de forma bien sea verbal o física, únicamente porque no desea separarse de quien le maltrata.

Las relaciones tóxicas son algo que se da en todas partes del mundo, y en todos los tiempos de la historia, pero que en nuestro tiempo moderno, buscamos con mayor ahínco la forma de evitarlas. En este post conocerás la manera de saber si estás en una relación tóxica; cuáles son sus características, cómo puedes evitarlas, y la forma de terminarlas.

Definamos las relaciones tóxicas

Es un poco complicado definir este tipo de relaciones, pues a cada persona le afectan de manera distinta las relaciones amorosas, y lo que puede resultar dañino para algunas puede no serlo para otras.

No obstante, cuando hablamos de este tipo de relaciones podemos decir que son las relaciones personales que nos afectan, y que poco a poco nos van desgastando de manera que nos sentimos impotentes de terminar con ellas. En algunos puntos el amor se desvanece y el sentimiento que nos vincula con esa persona pasa a ser otro que realmente es muy dañino: miedo, culpa y lástima son los más comunes a la hora de quedarse en una relación, por toxica que sea.

Ahora, podemos pensar que las relaciones que son tóxicas son únicamente las relaciones de pareja. No obstante, cualquier relación, sentimental, familiar o de amistad puede resultar tóxica si alguna de las partes se ve afectada de manera negativa. Después de todo, hay relaciones de padres e hijos que pueden ser inapropiadas y catalogadas como relaciones tóxicas. Asimismo hay amistades en las que una de las partes es afectada negativamente por la otra, que la lleva a participar de acciones en las que la otra no quiere verse implicada.

Si hablamos de relaciones dañinas, es importante saber que primero debe reconocerse que se está en una relación que es tóxica. Puede parecer simple, pero hay mucha gente que en verdad no quiere reconocer que la relación en que se encuentra le hace daño, y en el momento en el que quieren tomar consciencia de que se encuentran en un mal momento y en una terrible relación, puede llegar a ser demasiado tarde.

Reconocer una relación tóxica

Cuando se está en una relación, es posible que por el hecho de estar en pareja sientas que eres feliz, y no te des cuenta que en realidad te encuentras en un noviazgo o matrimonio que te destruye por dentro. Hay algunas señales inequívocas de que estás en una relación que te hace daño. A continuación una lista de estas razones.

  • No puedes ser tú:

Quizás en un primer momento no te des cuenta, pues al inicio de la relación todo es color de rosa, pero llega un punto en el que te das cuenta de que para que no hayan discusiones, o para mantener a la otra parte contenta, has tenido que renunciar a ser tú mismo/a. debes medir las cosas que dices, como le hablas, como te vistes, debes cambiar las cosas que te gustan y poco a poco vas renunciando a tu espontaneidad por el simple hecho de mantenerle contento/a. Esta es de las primeras conductas, y es de las más difíciles de superar.

  • Vives con miedo de tu pareja:

Llegado a un punto comienzas a sentir miedo de las reacciones emocionales que pueda llegar a tener tu pareja, porque en un momento dado puede llegar a ser explosivo/a. Pasas el tiempo pensando en que si discuten es tu culpa, y de esa forma empiezas a maquillar las cosas y a enmascarar tus sentimientos porque te encuentras temiendo su desprecio, su enfado o su indiferencia. En algunas ocasiones, la persona teme incluso que se llegue a los golpes.

  • No puedes hablar de lo que te importa:

Hay momentos en la relación en los que quisieras hablar de tu pareja de diversas cosas que te interesan o te inquietan: qué hacer con los hijos, el lugar al que va la relación, incluso en muchos casos puede que temas una infidelidad y quieras hablar de ello; no obstante, la otra parte únicamente se ocupa en menospreciarte, levantarse e irse, ser indiferente o insultarte si tiene la oportunidad.  Luego de ello comienzan a aparecer temas tabúes que no puedes tocar nunca, y cuando te das cuenta ya no pueden hablar de nada sin que se enfade.

  • Te vas aislando del mundo:

Tu pareja constantemente se muestra celosa y te ataca por el simple hecho de hablar con algún amigo/a, o porque siente que estás haciendo algo que no le gusta. Se enfada si sales con amigos, tiene celos de compañeros de trabajo o de clases, y hasta de tu propia familia, no te deja tener tu propio espacio pues es una persona posesiva. Poco a poco te va acaparando, de manera que te aíslas del mundo y pierdes amistades y familia porque únicamente puedes preocuparte por tu pareja y ocuparte de que sus sentimientos estén bien, pues son los que importan.

  • Siempre tienes tú la culpa:

Una vez que discuten, que cada vez se hace con más frecuencia, la culpa no gira en torno a la otra parte. En realidad, no le interesa hablar del tema, pues para él/ella, siempre tienes tú la culpa. Lo peor del caso radica en que generalmente la parte afectada se cree que todo esto es verdad, y comienza a pensar que es el/la culpable de todo.

  • Siempre justificas a tu pareja ante tu entorno:

Curiosamente, la última persona que se da cuenta de que vive dentro de una relación tóxica, es la persona afectada por la misma. El resto del círculo de amigos y familiares sí se da cuenta, y comienzan a hacer preguntas. En esos momentos te encuentras justificando la conducta de tu pareja, y en muchas ocasiones te echas la culpa. Esta era una de las más comunes: “No, no fue él… yo tropecé y me golpeé sola”, o “es que tenía un mal día”.

Evita estas relaciones

Si sientes que podrías estar adentrándote en una relación dañina para ti, es importante que busques la manera de evitarla antes de caer en ella. Aquí algunos consejos que pueden ayudarte:

  • Estudia el carácter de la otra persona:

Es muy común que las personas con las que vayas a tener una relación tengan un carácter difícil, pero que a la hora de la conquista sean demasiado melosos y ofrezcan bajar el cielo y las estrellas. En este caso la forma más útil de descubrir el carácter de alguien es verlo como se comporta cuando está con otras personas. También el definir a sus amistades puede ayudarte a darte una idea de quién es realmente y lo que le gusta.

  • Piensa con la cabeza:

Cuando se está en la etapa de conquista, es muy común que se digan muchas palabras bonitas de una y otra parte; sin embargo, es importante que no te emociones demasiado pronto, y que mantengas la cabeza fría, pues de esa forma podrás pensar mejor y ver las señales.

  • Mira cómo reacciona:

Cuando una persona tiene mal carácter, es muy probable que tenga malas reacciones, aún en las situaciones más nimias. Generalmente puede tender a molestarse si algo le sale mal, y no únicamente se molesta, sino que pelea y se exalta cuando esto sucede.

  • Mira qué opina de tus amigos:

Cuando una persona es celosa o es tóxica, desde el mismo inicio siente que tus amigos son un estorbo para su persona. Esta es de las pocas cosas que suelen mostrar desde antes de iniciar una relación. Lo primero que hacen es criticar a tus amigos y decirte que pasas demasiado tiempo con ellos. Debes ser cuidadoso/a con esto en cuanto lo llegues a ver.

Cómo salir de una relación tóxica

A pesar de todo esto, es posible que no lo hayas podido evitar y te encuentres en una relación tóxica con una persona que no te deja alejarte, o de la que no te quieres alejar. Estos consejos son para cuando has reconocido el estado en que te encuentras y quieres terminar con ello inmediatamente:

  • Decídete:

Esta es, verdaderamente, la parte más difícil. Mientras no te decidas a dejar la relación y vivir tu propia vida no conseguirás hacerlo, y seguirás en ese dolor por mucho más tiempo. No puedes quedarte así, aunque pienses que es lo mejor. Debes salir adelante y decidir lo que verdaderamente es mejor para ti.

 

  • Recurre a las personas que tengas más cerca:

Cuando has entrado en una relación tóxica, es posible que necesites escapar más temprano que tarde, pero lo más seguro es que no consigas hacerlo en soledad, pues cuando se está solo es más difícil armarse de valor para salir de situaciones. Recurre a tus amigos, a tus familiares, vecinos inclusive, que puedan ayudarte a salir de esa relación. Es importante que no lo hagas en soledad, pues es posible que no te decidas.

 

  • Pide ayuda profesional:

Es muy importante reconstruir tu autoestima una vez has terminado con la relación, pues la exposición a una relación tóxica por mucho tiempo puede dañarlo gravemente. Un profesional puede ayudarte de forma en que puedas seguir adelante con tu vida y superar el mal trago.