Protegerse del frío

¿Puedes cuidar el medio ambiente mientras te proteges del frío?

Cuidar de nuestro medio ambiente también no necesita de acciones colosales o ciertas temperaturas, sino que desde el interior de tu casa cuando te estés protegiendo del frío podrías realizar múltiples gestos pequeños que podrían contribuir con su resguardo. Además, si ya tienes hijos, vas a ser su referente, por lo cual van a aprender observando lo que estés haciendo y lo intentarán imitar.

La idea es que puedas concienciarte tu y le enseñes a tus hijos valores y principios que permutar cuidar el mundo en el que están viviendo, los árboles, los animales, las plantas y los demás recursos naturales que tiene. Te vamos a proponer varias acciones y recomendaciones que podrás llevar a cabo para cuidar el medio ambiente desde tu hogar cuando esté haciendo mucho frío.

Acciones y recomendaciones para cuidar el medio ambiente desde el hogar

Te propondremos varias recomendaciones y acciones sencillas que permitan cuidar el medio ambiente desde el hogar cuando las temperaturas sean muy frías y así en todo momento les puedas transmitir a tus hijos a su vez principios y valores frente al cuidado del planeta:

Utiliza productos que se puedan volver a usar

Existen muchísimos productos que se podrían utilizar muchas veces para resguardar a la naturaleza. Por ejemplo, usa las servilletas de tela en vez de las servilletas clásicas de papel.

Separa los desechos

Desde una edad muy temprana es excelente que los infantes puedan aprender a separar la basura para que posteriormente se reciclen. Enséñales en que cubo debe ir cada residuo y el motivo por el cual esto es así.

Consume verduras y frutas

Estos productos de características naturales cuidan el medio ambiente porque la mayor parte de su producción no requiere de fertilizantes ni de otros productos contaminantes.

Desplázate en el transporte público

La contaminación en ciudades grande es proveniente en gran parte por los autos. Usa el transporte público para moverte y vas a ayudar mucho a cuidar el planeta.

Apaga las luces

Parece algo muy obvio, pero no podemos darnos cuenta la cantidad de ocasiones en las cuales encendemos las luces de nuestra habitación sin ocupar y allí la dejamos encendidas. Acostumbra a tus niños a apagar las luces y cuando tengas que salir de casa revisa que todo se encuentre apagado.

Sácale provecho a la luz natural

Para reducir el consumo de energía eléctrica podrías considerar abrir las ventanas y subir las persianas para que ingrese la mayor cantidad de luz solar a tu hogar.

Trae contigo tus propias bolsas al mercado

Cada vez son más los establecimientos que venden las bolsas elaboradas en plástico para evitar su utilización y fomentar así el reciclaje. Lleva tus propias bolsas al mercado y las podrás utilizar muchas veces.

Usa el termostato

Muy necesario en el momento en el que pienses utilizar la calefacción. El consumo energético de la calefacción desciende cuando reduces en tan solo un grado la temperatura, y lo misma pasa en el caso de los aires acondicionados cuando se aumenta en un grado.

Cierra los grifos de la forma correcta

Cuando no estés usando el agua, cierra el grifo y controla la aparición de fugas.

Evita dejar dispositivos conectados

Recuerda que los equipos que se encuentran apagados pero siguen conectados están consumiendo energía, por lo cual es primordial que los desconectes.

Cambia las luces de tu hogar

La luces de bajo consumo no se calientan tanto y consumen mucha menos energía, alumbran igual y tienden a durar mucho más.

Regula todo lo que esté a tu alcance

Antes de botar a la basura ropa, juguetes o libros, piensa si podrías darle una segunda oportunidad para no gastar dinero comprando otras cosas nuevamente. Así vas a ahorrar un poco de dinero y podrás proteger al medio ambiente.

Como puedes observar, son pequeñas acciones que pueden facilitar el ahorro energético, el cuidado de nuestros recursos naturales y el reciclaje aun cuando te encuentres a temperaturas muy bajas que te impidan salir del hogar.

Añadir comentario